Miércoles 23 de Septiembre de 2020       •      Dólar= $780,53      •      UF=$28.701,15       •      UTM=$50.322

Augusto Holmberg

Especial Pavimentos de Hormigón
Instituto Chileno del Hormigón (ICH)
Nuevas tendencias tecnológicas impulsan innovación y desarrollo
del sector

A fines de marzo, el ICH junto al MOP realizaron un seminario internacional sobre las tendencias en materia de diseño y construcción en pavimentos de hormigón. El tema de las últimas tecnologías y en especial la innovación son conceptos fundamentales para el desarrollo país, según sostiene Augusto Holmberg, Gerente General de ICH. De acuerdo al ejecutivo, la capacidad de generar nuevos mecanismos de innovación para desarrollar infraestructura, que es la plataforma para impulsar otras actividades económicas, resulta clave hoy en día para impulsar el crecimiento del segmento de pavimento hormigón a nivel local.

Uno de los grandes desafíos para el sector del pavimento de hormigón es generar innovación en nuevos materiales, métodos de diseño y procesos constructivos. “El tema es cómo podemos transmitir eso en una obra, lo cual significa no sólo mayor capacitación, sino también la capacidad de simplificar los mecanismos administrativos que limitan las posibilidades de innovar”, asegura el ejecutivo.

“Cuando se innova, lo que se busca es hacer las cosas de manera distinta. Pero si hay sistemas de especificaciones o reglamentos que privilegian la forma tradicional para evitar riesgos, lo que va a suceder es que no se logre ese cambio deseado”, agrega.

Holmberg señala que en Chile progresivamente se han ido generando más desarrollos a nivel local, aunque todavía se requiere un mayor trabajo conjunto entre universidades y empresas. Además, advierte, se requiere un mayor nivel de apropiación de esos resultados de la investigación, de manera que aquél que generó esa idea, reciba los beneficios de aplicarla.

En ese sentido, el profesional asegura que el ICH ha hecho un esfuerzo importante en esta materia al incorporar nuevas tecnologías en materiales, diseños o sistemas informáticos, por ejemplo. “Hay innovaciones importantes en materia de pavimento de hormigón y están aumentando los proyectos, sobre todo en materia de vías interurbanas como vialidad rural y carreteras”, sostiene.

Los cambios tecnológicos han hecho que la situación sea hoy mejor que hace un par de años. Primero, desde el punto de vista del diseño de los pavimentos, se ha logrado validar y consolidar fuertemente la alternativa de las losas cortas. “Es un sistema altamente eficiente que ha revolucionado los mercados de toda América Latina. Es un pavimento que trabaja mucho mejor y permite reducir los espesores y lograr la misma durabilidad de los pavimentos antiguos, que tenían un 30% más de espesor”, indica Holmberg.

Agrega que otra de las aplicaciones interesantes en esta materia es el corte con sierra delgada, mediante el cual no se requiere sellar el pavimento. “El costo del corte ha ido bajando, ya que se puede realizar hoy en fresco, y también ha bajado el costo de los equipos y de los discos, entre otras cosas. Además, se demostró en el caso de Chile, que las juntas sin sello, funcionan muy bien”, explica.


Exigencias vitales

Otra alternativa interesante que existe actualmente en el mercado es la utilización de pavimentos ultra delgados para caminos secundarios o de bajo tránsito. Son pavimentos de 8 cm de espesor que se colocan sobre la base existente considerando hormigones con fibras y losa corta. “Hoy hay tramos en prueba, pero todo indica que se van a convertir en una opción interesante a futuro”, afirma el profesional.

Otro cambio importante desde el punto de vista constructivo se dio hacia mediados del 2007, con motivo de las obras del Transantiago, cuando se comenzaron a importar a Chile trenes pavimentadores de uso urbano, un importante salto para el parque de maquinarias del país en el área de pavimentos de hormigón.“Durante mucho tiempo estuvimos sin renovación del parque de equipos, pero en los últimos años se ha actualizado sistemáticamente. Esto resulta fundamental para lograr mayor eficiencia, velocidad, productividad y reducción de costos en la construcción de pavimentos”.

Holmberg indica, además, que también se ha logrado romper con uno de los mitos más fuertes existentes en materia de hormigón: tener que esperar largo tiempo para su recepción final. Hoy, con los avances tecnológicos, explica que un pavimento de hormigón puede ser entregado al tránsito final en espacios muy reducidos, equivalentes a dos o tres días. Las empresas constructoras pueden manejar hoy la madurez del hormigón, especialmente en materia de caminos interurbanos. “A veces, había que esperar incluso hasta 28 días. En cambio, hoy se están especificando en muchos contratos, especialmente en los del MOP, estas nuevas exigencias”, asegura.

El ejecutivo del ICH agrega que el reto es poder utilizar en el corto plazo este tipo de soluciones en materia de pavimentación urbana. “No se puede tener cerrada una calle una semana. Las ciudades actualmente no se pueden dar ese tipo de lujos”, critica.

Pero, ¿qué se busca hoy obtener de los pavimentos? “Primero que nada, lograr un nivel de servicio de alta calidad cuando se entrega una calle al tránsito. El rodado debe ser suave, principalmente, y que no existan baches o una sensación de un pavimento áspero. Eso se consigue, básicamente con buenos equipos de pavimentación”, plantea Holmberg. Añade que, en segundo lugar, se busca que el pavimento sea económico. El costo inicial hoy en día ya no es mayor al de los pavimentos de asfalto debido particularmente a la introducción de las losas cortas. Incluso, en muchos casos, el costo puede llegar a ser menor y, además, se requiere menos mantención. En tercer lugar, comenta, hay que lograr un pavimento que dure. “Hoy uno de los problemas más grandes que tiene el MOP es que una parte cada vez más significativo de su presupuesto para obras se va en el ítem de mantención. Con el volumen actual de construcción en Chile, no podemos pensar que vamos a tener que estar rehabilitando pavimento cada 10 o 15 años”, afirma. Los criterios deben ser iguales tanto para concesiones privadas como para obras desarrolladas con dineros públicos.


El reto de la capacitación

El tema de la mano de obra es un ítem relevante en todo el rubro de la construcción, asegura Holmberg.

El nivel de actividad y alta demanda en general, provoca una escasez de mano de obra, por lo cual resulta hoy mucho más desafiante atraer personas para que se desempeñen en este rubro económico. “Como Instituto, formamos hace un par de años una OTEC para afrontar esa situación. No sólo hay que capacitarlos, también hay que encantarlos para que se mantengan en la construcción y que no migren a otras áreas como la minería”.

En el segmento de hormigón, sostiene el Gerente General de ICH, los esfuerzos aún son insuficientes en esta materia. “Hay muchas empresas que están abordando proyectos con nuevos equipos humanos, los cuales requieren altos grados de capacitación”, afirma. “Deben estar al tanto de conocimiento, buenas prácticas y manejo de materiales”.

Las empresas están tratando de estandarizar sus procedimientos como parte de su esfuerzo por mantener calidad y rendimiento, señala, pero a esto se suma el problema inevitable de la alta rotación laboral. “Eso significa un trabajo permanente de capacitación y aplicación de buenas prácticas. La presión hoy por capacitar es más crítica que hace un par de años y la exigencia también se aplica a lograr mejores instructores que enseñen estas prácticas”, concluye.

Mayo 2012
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.