Inicio
Facebook
Twitter
Viernes 19 de Octubre de 2018         •         Dólar= $679,28         •         UF=$27.400,31         •         UTM=$48.016

SOLUCIONES HIDRÓFUGAS
Barreras contra la humedad

Hace aproximadamente 20 años, en los albores de la implementación de la primera etapa de la reglamentación térmica, comenzó la preocupación por hacer las viviendas más eficientes energéticamente, incentivando su estanquidad, sobre todo en invierno, pues el ingreso de aire frío y la fuga de aire caliente debido a infiltraciones, derivaban en pérdidas de calor. Hoy la tecnología ha avanzado.

Las soluciones constructivas de la envolvente de una vivienda, como lo son muros y cubiertas de techumbres, deben protegerse contra la infiltración de agua, aire y humedad exteriores. Asimismo, estas soluciones constructivas deben prevenir los problemas de condensación superficial e intersticial derivados de la generación de vapor de agua dentro de la vivienda (personas, combustión, baño, cocción, etc.). Para esto, en el mercado de los materiales de construcción existen atractivas opciones para responder a esta necesidad, como por ejemplo los fieltros hidrófugos y las membranas hidrófugas.


Velando por el confort interior

Estas soluciones consisten en productos o aplicaciones que actúan como barrera contra la humedad, evitando su ingreso o filtración en una edificación. “Son de vital importancia ya que la humedad causa diversos problemas en las edificaciones, entre los que se cuentan la degradación de materiales, aparición de hongos, moho y eflorescencias, junto con ello la corrosión en enfierraduras, lo que puede provocar problemas o fallas estructurales”, señala Jorge Bravo, Ingeniero Civil y Académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Talca.

Por su parte, Héctor Hernández, Académico de la Escuela de Obras Civiles y Construcción de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central, comenta que la solución hidrófuga “busca proteger o prevenir en la vivienda los problemas de humedad que se acentúan en época de invierno. Por un lado, busca frenar el acceso del agua (en estado líquido o gaseoso) y del aire hacia el interior de la vivienda, protegiendo del paso del viento y de la lluvia que podrían causar daños graves a la estructura de la vivienda, por ejemplo, en las soluciones constructivas de muros o techumbres. Por otro lado, debe permitir que el vapor de agua generado dentro de la vivienda, producto del desarrollo de las actividades humanas (duchas, cocción de alimentos, calefacción por combustión, entre otros) salga al exterior de la vivienda (permitir que la vivienda ‘respire’). Si esto no ocurre, el agua podría quedar condensada sobre la superficie o al interior de los muros o cubierta de techumbre (condensación superficial e intersticial), generando daños por humedad que pueden ser muy costosos de reparar, ocasionando además problemas de salubridad y generación de hongos y moho”.


Tecnologías

Las empresas han ido tomando conciencia sobre la importancia del uso de estos elementos hidrófugos, que de no utilizarse, pueden provocar perjuicios múltiples en las edificaciones. En este sentido, las constructoras y mandantes han internalizado estas especificaciones, ya que de no ser así, deberían realizar costosas reparaciones como parte del servicio de posventa en una vivienda.

Un ejemplo concreto, señala el académico de la Universidad de Talca, es la exigencia que hoy tiene el Minvu, que indica que las casas construidas a través del fondo solidario de elección de vivienda deben tener un tratamiento hidrófugo en muros, que permita la salida de humedad desde el interior y que evite la entrada de ella. Junto con esto, es indispensable en los sobrecimientos incorporar un tratamiento hidrófugo. En el caso de elementos de hormigón, existen pinturas de impermeabilización bituminosas, que se utilizan, principalmente, en muros sometidos a humedad constante como jardineras, muros de sótano, etc. Junto con eso, los aditivos impermeabilizantes para hormigón cierran los circuitos capilares del mismo, impidiendo el paso de humedad.

De acuerdo a lo que indica Héctor Hernández, de la Universidad Central, “las principales tecnologías son el fieltro orgánico, comúnmente llamado fieltro tradicional o fieltro asfáltico y el fieltro sintético, comúnmente llamado membrana hidrófuga. Ambos vienen en rollos para cubrir diferentes necesidades de superficies, ya sea en muros o cubiertas”. Otro elemento “son las pinturas anticorrosivas que se aplican en superficies metálicas, aunque solo reducen la velocidad con que el metal se desgasta, ya que el interior del mismo sigue siendo susceptible a la corrosión”, complementa Jorge Bravo de la Universidad de Talca.


El aporte de las soluciones hidrófugas

Richard Wulliamoz, Gerente de Negocios de Dynal, plantea que el vapor entra y sale de un edificio principalmente de una de estas tres formas: con las corrientes de aire, por difusión a través de los materiales y por transferencia de calor. Explica que en todas ellas el movimiento de aire es la fuerza dominante porque, al igual que la mayoría de los fluidos, el aire se desplaza en forma natural de una zona de alta presión a otra de menor presión por la trayectoria de menor resistencia. “La transferencia de humedad por medio de corrientes de aire es muy rápida y representa más del 98% de todo el movimiento de vapor de agua en las cavidades de la vivienda. Por lo tanto, es muy importante sellar en forma cuidadosa y permanente todos los caminos imprevistos que pueda tomar. Las otras dos fuerzas motrices implican procesos mucho más lentos, y la mayoría de los materiales comunes de construcción reduce en gran medida la difusión de la humedad, aunque nunca la detiene por completo” Agrega que sea del interior o del exterior, ciertos lugares por donde el vapor de agua contenido en el aire atraviesa la cubierta de la vivienda -como los resquicios que rodean los tubos de plomería, la red de conductos, el cableado y los tomacorrientes-son solo algunos de los puntos menos evidentes, pero de igual importancia, por donde el aire puede penetrar y abandonar la cubierta térmica.

Por su parte, Harold Cuthbert, Gerente General de Klober, comenta que “luchar contra la humedad es muy difícil, por lo tanto el tema hoy día es cómo evacuarla sin tener pérdida energética, como lo hacen por ejemplo las membranas hidró- fugas. Los impermeabilizantes son productos interesantes, pero no permiten que la humedad salga al exterior, como sí lo hacen las soluciones hidrófugas”. Añade que “en la actualidad se observa en el mercado una completa gama de alternativas hidrófugas, las que posibilitan que las viviendas, independientemente de su tamaño, mantengan la estructura de un ambiente interior sano, confortable y seco.

Rodrigo Sánchez, Product Sales Manager de Becton, señala que el uso de soluciones hidrófugas permite “que la edificación quede libre de humedad, mejorando, además, el confort térmico de las viviendas y, por supuesto su habitabilidad, y durabilidad de los materiales. Su función principal es permitir la evaporación y evacuación de la humedad desde el interior de la vivienda hacia el exterior, y evitar el repeler el agua desde el exterior”. Indica que el uso del tipo de solución va a depender fundamentalmente del material o solución constructiva en la que se haya trabajado. “Por ejemplo, en muros de albañilería, habitualmente se trabajan con pinturas hidrófugas, y en muros de Metalcon o madera, se utiliza habitualmente las membranas hidrófugas (que pueden ser microperforadas y microporosas) o fieltro. En cubiertas de madera o Metalcon, se recomienda en general el fieltro, ya que otorga buenas propiedades acústicas y térmicas, no obstante, también se utilizan otros tipos de barrera como las membranas del tipo papel kraft aluminizadas. En otros casos, el fieltro también es utilizado para colocar bajo solera, en estructuras de madera, para evitar el contacto de la madera con la humedad del radier”, afirma.

El ejecutivo destaca que las innovaciones principalmente han ido más por el lado de mejorar los sistemas constructivos, de modo que los materiales actuales funcionen de manera más eficiente. “Desafortunadamente, en términos de materiales de construcción, no se han desarrollado ‘materiales inteligentes’ que permitan discriminar el ingreso y la salida de humedad. Al día de hoy, cualquier membrana o pintura hidrófuga, permiten el ingreso y la salida de agua en forma de gas, no obstante si son impermeables al agua en estado líquido. Las pocas innovaciones que se han visto, han ido más por el lado de los impermeabilizantes y barreras líquidas, que son aplicables en su mayoría sobre el hormigón y la mampostería de ladrillo”, declara.

Julio 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.electroindustria.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.