Inicio
Facebook
Twitter
Lunes 20 de Agosto de 2018         •         Dólar= $668,98         •         UF=$27.248,94         •         UTM=$47.729

CIELOS FALSOS
Tecnología, funcionalidad y diseño

Los cielos falsos poseen variadas funciones, como dar seguridad a las estructuras, potenciar el acondicionamiento acústico y/o térmico, y aportar a la estética, entre otras. En la actualidad se observa en el mercado nacional una amplia gama para dar respuesta a todo tipo de requerimientos.

“Los cielos falsos son elementos arquitectónicos bastamente utilizados en las edificaciones que se construyen actualmente. Sus funciones son muy variadas y van de ser elementos meramente estéticos a sistemas que proveen seguridad a las estructuras, como por ejemplo, proveyendo un determinado nivel de resistencia al fuego”. Así lo señala en su Documento Técnico Nº 31 la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT) de la Cámara Chilena de la Construcción, la que define a estos elementos como un “sistema de revestimiento superior de un recinto, generalmente horizontal, pudiendo ser inclinado o curvo, que cuenta con una estructura de soporte propia y se posiciona bajo una estructura resistente, compuesto por placas y entramado de perfiles metálicos o madera, especialmente diseñados para cumplir con uno o más de los siguientes requerimientos: estético, acondicionamiento acústico y/o térmico, resistencia al fuego e higiene, entre otros”.


Clasificación y prestaciones

Uwe Rohwedder, Director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Central de Chile, comenta que como en todos los elementos constructivos y materiales, en el tema de los cielos falsos, se pueden encontrar una gran gama de variedades, tamaños y materialidades. En cuanto a los tipos de productos existentes en la actualidad en el mercado nacional, indica que “se podrían clasificar en modulares, de placas o bandejas y/o por materialidades y propiedades que van desde lo acústico, térmico, ignífugo, impermeables y, lo más importante, que sean antisísmicos”.

Por materialidades, los más usados hoy son las placas de fibra o cielos americanos, las de PVC, las metálicas lisas o de fibra mineral, en general de aluminio o aluzinc, que también pueden ser perforadas, las de fibra de vidrio con poliéster más livianas y las de materiales aglomerados enchapados en maderas naturales, que suelen ser más pesadas”.

El profesional sostiene que toda esta gama de posibilidades permite, en general, una flexibilidad de usos. “Desde lo funcional, se genera un espacio para instalaciones de clima, iluminación, ventilaciones, colocación de diversos sensores y permite manejar las alturas de los recintos como también esconder imperfecciones de la obra gruesa”, explica.

Agrega que “estos cielos permiten, además, registrar y mantener con facilidad todas las instalaciones ocultas por ellos, al ser modulares. Normalmente están sujetos a guías metálicas, posibilitando realizar modificaciones en los espacios, que van desde el tamaño de los recintos hasta cambios que tienen que ver con la cualidad de los ambientes, las texturas y el color”.


Estética

Según lo que indica la CDT en su Documento Técnico, “si bien los cielos falsos pueden poseer una gran variedad de propiedades y funciones, aspectos estéticos son comúnmente los criterios decisivos de selección. En la actualidad existe una gran variedad de colores, texturas, tamaños, formas y materiales que hacen que este producto cuente con una gran versatilidad estética”.

Uwe Rohwedder plantea que los cielos falsos “permiten generar cambios estéticos que pueden estar relacionados con los usos y los estándares que se exigen, por ejemplo, en espacios comerciales, tiendas, edificios corporativos, clínicas y estaciones de trabajo en edificios destinados para oficinas. Cada vez es más importante, el poder generar ambientes adecuados y de buen confort, lo cual queda asociado también a lograr eficiencia cuando son empresas productivas en el área de ventas y económicas”.

Agrega que las últimas tendencias apuntan a “usar ciertas combinaciones que en su conjunto generen espacialidades atractivas, que generen sensaciones de continuidad y bienestar acústico. Últimamente se ha transitado bastante de los sistemas lisos a sistemas perforados, texturados y celulares combinando colores y tamaños”.


Otras características

La CDT establece en su Documento Técnico que otras características de los cielos falsos son:

• Resistencia al fuego: En el mercado nacional existen soluciones para cielos falsos que pueden soportar distintos períodos de tiempo expuestos a altas temperaturas, siendo de gran utilidad para crear barreras contra incendio que retardan o impiden la propagación del fuego. De este modo, los cielos falsos pueden servir de protección contra fuego para las estructuras, ductos e instalaciones, u otros elementos vulnerables al fuego.

• Comportamiento ante el fuego: Al entrar en contacto con el fuego no solo la resistencia al fuego del cielo es importante, sino que también lo es el comportamiento de los materiales que lo componen. El comportamiento ante el fuego involucra efectos de combustibilidad tales como la cantidad de humo y partículas incandescentes que liberan los materiales al incinerarse. Estos aspectos pueden variar según las características propias de los materiales que constituyen los cielos falsos y se recomienda considerarlos para el diseño y especificación.

• Acústica: La acústica puede causar que el confort de los usuarios de un recinto resulte agradable o desagradable. El diseño acústico de un espacio se basa principalmente en dos requerimientos: la absorción del ruido y el aislamiento del recinto. Si bien elementos estructurales pesados tales como el hormigón son buenos aislantes de ruido, muchas veces no es viable disponer de este tipo de elementos. Algunos sistemas de cielos falsos pueden tener un coeficiente de absorción NRC=1 (absorción del 100% del sonido en las frecuencias de 250, 500, 1000 y 2000 Hz), favoreciendo el rendimiento acústico y mejorando la inteligibilidad de las palabras.

• Acondicionamiento térmico: El acondicionamiento térmico de un recinto no solo afecta el confort de las personas en su interior, sino que también involucra un tema de economía si se consigue controlar el flujo de calor, de modo de alcanzar una construcción eficiente energéticamente. Los cielos falsos pueden proveer aislamiento térmico y estabilidad en la energía caló- rica, colaborando de esta forma con el acondicionamiento térmico de los recintos.

• Resistencia a la humedad: Dependiendo de su materialidad, los cielos falsos pueden ser resistentes a la humedad. Con estas características, algunos cielos pueden ser utilizados en recintos exteriores o lugares con alta humedad.

• Higiene: La terminación superficial de las placas de los cielos falsos puede tener la propiedad de no promover la propagación de hongos, así como la no emisión de material particulado. Además, algunos tipos de cielos falsos son posibles de limpiar. Estas características son de gran importancia para edificaciones tales como hospitales, donde se requiere un ambiente de asepsia.

• Registrabilidad: Los cielos falsos modulares registrables tienen la característica de poder ser removidos con facilidad, lo que es de gran utilidad para recintos que requieren acceso para inspección o mantención de ductos o equipos ubicados sobre el nivel de cielo falso.

• Reflexión de luz: Uno de los factores más importantes al momento de diseñar espacios interiores es la iluminación. Para proveer una correcta iluminación de los recintos se debe considerar la cantidad de luz necesaria, el tipo de luz y la ubicación de las fuentes de luz, conforme a los fines para los que se está diseñando. Los cielos falsos permiten instalar fuentes de luz donde son necesarias y, a través de la elección de los paneles, tienen efectos sobre la reflexión y difusión de la luz.


Instalación

En este tema, Uwe Rohwedder señala que “la forma de instalación, los perfiles de sustentación y los accesorios de sujeción deben asegurar un buen comportamiento ante un sismo de gran magnitud”. Ello es clave para un buen funcionamiento del cielo falso y para potenciar la seguridad, de manera de evitar situaciones como las producidas tras el terremoto el 27 de febrero de 2010, donde muchos de estos elementos colapsaron.

La CDT, por su parte, también hace referencia en su Documento Técnico Nº 31, sobre los requerimientos normativos y recomendaciones para el diseño e instalación de los sistemas de cielos falsos, de modo que sean capaces de resistir solicitaciones sísmicas. Los requisitos de diseño aquí descritos se basan fundamentalmente en las especificaciones de la norma NTM-001: Diseño Sísmico de Componentes y Sistemas no Estructurales y de los documentos en ella referenciados.

Adicionalmente, se presenta un conjunto de recomendaciones de detallamiento basadas en observaciones empíricas del comportamiento sísmico de los cielos falsos.

Mayo 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.electroindustria.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.