Sábado 16 de Noviembre de 2019       •      Dólar= $780,86      •      UF=$28.117,58       •      UTM=$49.229

ESPACIOS DE USO PÚBLICO
Mejorando la calidad de vida de las personas

Las plazas y espacios públicos cumplen una gran cantidad de funciones; conforman una auténtica red de soporte a la vida urbana, enriqueciendo la experiencia de la ciudad y generando una oportunidad de relación con nuestro paisaje.

Mejorar el estándar de cada uno de los elementos de los espacios públicos contribuye a la consolidación de los espacios y rituales comunes, especialmente en áreas de alta densidad, donde estos ambientes pasa a ser una extensión orgánica de la vivienda. El adecuado uso de los materiales según la zona climática, la dimensión y escala correcta, las nuevas tecnologías constructivas, el adecuado ajuste de estas variables contribuyen a un espacio público más dinámico y vital.

Adicionalmente, nuestra geografía ha generado la necesidad de incluir la resiliencia urbana a través del espacio público, especialmente en situaciones de riesgo, como los bordes costeros o fluviales; así, el espacio público puede mitigar amenazas, sirviendo de colchón natural ante lo impredecible de nuestro paisaje. En ese sentido, destaca el Parque Fluvial Renato Poblete y los parques de mitigación que se han logrado concretar en la zona centro sur (Dichato, Tirúa, Cobquecura).


¿Cantidad adecuada o déficit?

En Chile existe una percepción moderadamente positiva del entorno. En la última encuesta de calidad de vida urbana, de la Comisión de Estudios Habitacionales y Urbanos del Minvu (año 2015), cinco de cada 10 personas manifestaba una percepción positiva de las plazas y parques, cifras que son consistentes con el Índice de Calidad de Vida Urbana. Pese a esta impresión, claramente existe un déficit cuantitativo, aunque el principal problema es cualitativo, es decir, la calidad de los espacios públicos; su mantenimiento, pertinencia a la geografía, su correcta elección de materiales y mobiliario de calidad.

Adicionalmente, la disparidad en términos de cantidad y calidad que se da en las zonas metropolitanas es abrumadora, ya que existe un problema serio de segregación urbana y territorial. El indicador más brutal en este sentido son los metros cuadrados de áreas verdes por habitante, que en la Región Metropolitana pueden fluctuar desde 1,8m²/hab. en El Bosque hasta 56,2m²/hab. en Vitacura (encuesta de calidad de vida urbana, de la Comisión de Estudios Habitacionales y Urbanos del MINVU, 2015).


Oferta y nuevos diseños

Pese a que existe una oferta variada y una creciente competencia de empresas, lo que efectivamente se concreta en el espacio público se remite a un rango todavía muy limitado de soluciones. Por ejemplo, suelen repetirse las mismas bancas de un número limitado de proveedores y cuesta lograr una adaptación a la realidad local. De hecho, todavía se venden masivamente algunos escaños diseñado para otra realidad social, que no poseen un sistema de anclaje eficiente, lo que ha obligado a muchos diseños a improvisar sistemas de fijación.

Es necesario innovar, ya que las plazas y parques son un territorio apropiado para expandir los sentidos, así como educar en la curiosidad y entendimiento del entorno. Un ejemplo perfecto de aquello son los juegos musicales, que se han aplicado todavía de manera marginal, pero que marcan una pauta de generar opciones realmente interactivas y estimulantes.

Asimismo, la tendencia actual es a hacerse cargo del paisaje, utilizarlo. Un ejemplo paradigmático de aquello es el parque Bicentenario de la Infancia, en Santiago, donde una ladera se transforma en una enorme cascada de toboganes. Por último, la innovación en la materialidad es también relevante; materiales reciclados, hormigones permeables, etc.


Mantenimiento

A nivel nacional, uno de los problemas más críticos que enfrentan parques y plazas en la actualidad, particularmente en comunas pequeñas, es garantizar una adecuada mantención. Es una de las razones por la que en muchos diseños se termina optando por mobiliario de hormigón o acero.

El uso de luminarias solares, por ejemplo, ha sido muy lento; existen municipios que han dejado de instalarlas debido a las complicaciones de mantención. Muchas ideas innovadoras se caen en los procesos de diseño porque nunca se llega a un acuerdo sobre cómo administrar las áreas verdes o el mobiliario en sí; esto suele suceder, por ejemplo, con las plazas de agua, que despiertan reticencias infundadas. Una tendencia en cuanto al uso de vegetación, apunta a soluciones sustentables que se adaptan a la geografía; planicies costeras, altiplano, valle central, sur de Chile, cada uno posee una identidad paisajística que debe respetarse.

En la actualidad, uno de los requerimientos más críticos para los paisajistas es lograr establecer ese equilibrio; elegir especies que -idealmente- ya se encuentren adaptadas a la zona y que requieran la menor cantidad de cuidados, y lograr con ellas generar un diseño variado, atractivo y funcional. Por ejemplo, en vez de utilizar césped, que requiere enormes cuidados, se puede utilizar una pradera natural que otorgará variedad y textura.


Fuente: Hans Intveen, arquitecto, especialista en urbanismo.
Diciembre 2017
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.