Miércoles 13 de Noviembre de 2019       •      Dólar= $781,89      •      UF=$28.095,18       •      UTM=$49.229

TRABAJO EN ALTURA
La importancia de velar por la seguridad

La industria de la construcción ha avanzado en materia de seguridad en los últimos años, de la mano de la ley de subcontratación, que ha permitido que la tasa de accidentabilidad del sector se encuentre levemente sobre el 5% al año 2013.

Arturo Cares, Gerente de Prevención ACHS, comenta que el trabajo en altura es una de las condiciones que permanentemente está presente en las faenas de construcción, siendo un factor de preocupación por parte de los empresarios del rubro. “Hoy se han realizado importantes inversiones para dotar a las obras de andamios estructurales, propios o arrendados, lo que asegura que en la mayoría de los casos se cumpla con la normativa nacional y con normas de seguridad respecto de estos equipos. También se han incorporado equipos móviles de levante, el uso obligatorio de arnés con doble cola y líneas de vida, para potenciar la seguridad de los trabajadores”.

No obstante lo anterior, René González Goye, Gestor de Proyectos Gerencia Innovación, Investigación y Desarrollo Mutual de Seguridad CChC, señala que si bien hoy existen empresas muy preocupadas por la seguridad de sus trabajadores y que fomentan medidas preventivas y de protección, hay otras en que las condiciones de trabajo son muy deplorables.


Trabajo seguro

René González Goye sostiene que desde el punto de vista administrativo, para que el trabajo en altura sea seguro es fundamental la planificación y control en la ejecución de las tareas; y en términos de la administración del riesgo, son muy importantes la capacitación y la confiabilidad técnica.

Complementando lo anterior, Arturo Cares indica que las principales medidas de seguridad se pueden resumir en lo que se denomina “la regla de las 5 A”: andamio instalado con todas sus piezas, arriostrado y sobre una superficie adecuada; arnés de seguridad en buenas condiciones y perfectamente colocado; anclajes y cuerdas de vida disponibles para la fijación del arnés de seguridad y que pueda soportar al usuario frente a una falla en el sistema; amarre de las colas del arnés a un elemento de anclaje en forma permanente; y autocuidado al realizar trabajos en altura.

El Gerente de Prevención ACHS plantea que la capacitación es clave para un trabajo seguro. El reconocimiento de los riesgos y las medidas preventivas por parte de los trabajadores es fundamental. “Lo ideal es que el trabajador reciba una instrucción que incluya elementos prácticos. En la ACHS contamos con el Centro de Entrenamiento de Riesgos Mayores, en el que se entrena a grupos de trabajadores a trabajar en altura, de manera teórica y práctica”, dice.

Por su parte, el Gestor de Proyectos Gerencia Innovación, Investigación y Desarrollo Mutual de Seguridad CChC, acota que “la capacitación ayuda también en materia de productividad, pues tener trabajadores formados disminuye la tasa de accidentabilidad, dado que la capacitación ayuda al trabajador a adaptarse en su cargo, promueve su desarrollo, le enseña a conocer su puesto de trabajo y otras áreas de la empresa, y favorece su integración”.


Prevención de riesgos

En opinión de René González Goye, “la prevención de riesgos llevada con disciplina puede evitar un accidente. El punto de inflexión está en el compromiso e involucramiento de los gerentes y dueños de las empresas con respecto a los temas preventivos”. En acuerdo con esto se muestra Arturo Cares, quien indica que la creciente conciencia preventiva desarrollada en la industria de la construcción ha permitido disminuir en forma gradual los niveles de accidentabilidad en el sector. Eso, junto con el liderazgo de empresarios, convencidos de que la prevención es una responsabilidad ineludible, no solo por los riesgos de multa o por temas económicos, sino porque se han comprometido de corazón con la salud y seguridad de sus trabajadores.


Normativa y fiscalización

La normativa chilena es bastante general en lo referente al tema de altura. René González Goye explica que si bien indica la existencia de algunas medidas específicas que deben implementarse ante trabajos con presencia de altura, las medidas reales de implementación pueden variar entre una obra u otra, debido a factores como el tipo de proceso productivo, el diseño de la edificación y la ubicación geográfica. Así, muchas de las medidas preventivas específicas quedan a criterio de las empresas (de aquí derivan las “buenas prácticas”).

Arturo Cares acota en todo caso que el Código del Trabajo es claro respecto de la responsabilidad ineludible que tiene el empleador en cuanto a velar por condiciones de seguridad a sus trabajadores. Añade que sí existen series de normas chilenas emitidas por INN que establecen estándares de seguridad para este tipo de tareas, tales como: la NCh2458. Of1999, sobre sistemas de protección para trabajos en altura; la NCh1258. Of2004, referida a sistemas personales para detención de caídas; la NCh351. Of2000 que alude a las escalas; y la NCh2501/1.Of2000, sobre andamios. El Gerente de Prevención de la ACHS destaca que la Autoridad Sanitaria Regional y la Dirección de Trabajo en forma permanente realizan acciones para fiscalizar el cumplimiento de medidas de seguridad al interior de las empresas. “Hace años que la autoridad ha generado programas de apoyo orientados a colaborar en el cumplimiento de las medidas preventivas de las empresas constructoras, lo que en conjunto con la obligación de las Mutualidades de asesorar a las empresas, han logrado aumentar el nivel de cumplimiento”.

Aportando a este tema, el Gestor de Proyectos Gerencia Innovación, Investigación y Desarrollo Mutual de Seguridad CChC señala que si bien las fiscalizaciones han aumentado, dada la gran cantidad de faenas existentes, la presencia de fiscalizadores en terreno es insuficiente. “Esto, además, está directamente relacionado con los montos de las multas ante faltas relacionadas con temas preventivos. A mayor monto de multas habría una tendencia a aumentar la implementación de medidas preventivas por parte de las empresas que “acostumbran” evitar gastos en prevención”, afirma. Añade que si bien el nivel técnico de los profesionales fiscalizadores ha mejorado en los últimos tres años, aún falta cubrir algunas brechas que permitan llegar a un nivel óptimo de la identificación de los peligros y faltas técnicas durante las fiscalizaciones.


Proyectos ejecutados por contratistas

Consultado sobre si en proyectos ejecutados por contratistas, funciona la seguridad con la misma rigurosidad, René González Goye señala que la respuesta es relativa. “Si bien es un aspecto que está normado, puede depender de factores como tipo de mandante (por ejemplo empresa minera), tipo de contrato (que considere indicadores de seguridad), cultura preventiva de la empresa principal, entre otros”. La Ley N°20.123 (de Subcontratación), en su artículo tercero indica: “La empresa principal será solidariamente responsable de las obligaciones laborales y previsionales de dar que afecten a los contratistas en favor de los trabajadores de estos,…”. En efecto, la incorporación de la ley de subcontratación el año 2007 estableció la obligatoriedad de generar una serie de acciones preventivas asociadas al trabajo en régimen de subcontratación. Como explica Arturo Cares, sistemas de gestión, la obligación de constituir comités paritarios de faena, así como formar departamentos de prevención de riesgos, han sido elementos que han apuntado a mejorar el estándar de seguridad de las empresas contratistas, permitiendo que muchas de las prácticas adoptadas por las empresas se hayan ido transfiriendo a los subcontratistas.

Octubre 2014
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.