Lunes 3 de Agosto de 2020       •      Dólar= $759,80      •      UF=$28.664,66       •      UTM=$50.322
HOTEL NOI
Jorge Figueroa + Asociados Arquitectos

Ubicado entre Avenida Nueva Costanera y calle Aurelio González, en la comuna de Vitacura, el proyecto se emplaza en un barrio emergente en donde se sitúan, además de residencias, las tiendas más renombradas de Santiago y una amplia gama de restaurantes, bares, cafés y galerías de arte. El Hotel, un edificio de 10 pisos sobre nivel de terrenos más 5 subterráneos con 13.186 m² totales, posee una fachada unitaria y minimalista, compuesta por celosías de madera de Pino Oregón.

En el hall de acceso se ve claramente una distribución hacia las actividades que reúne el hotel; un restaurant de franquicia internacional, una tienda de exclusividad y un café-bar. Desde el segundo hasta el octavo piso, se encuentran 87 habitaciones amplias y con diferentes opciones de distribución. En su último piso, destaca una terraza lounge abierta al público exterior del hotel.


Partido General


La idea central de la propuesta arquitectónica se basó en crear una obra que enfatizara la Funcionalidad del Edificio y la relación-imagen que éste presenta para con el barrio. Un concepto de “calle” define gran parte de la Funcionalidad, ordena los principales programas existentes y se refleja en las fachadas principales enriqueciendo la imagen global que el Hotel presenta. Tales fachadas están constituidas por materiales nobles y locales, artesanía fina en madera que entrega una imagen grata al peatón y una calidez para un funcional interior.
Arquitectos: Jorge Figueroa + Asociados
Ubicación: Avda. Nueva Costanera 3737, Vitacura
Colaboradores: Isabela Neves, Manuel Pais Vieira, Paulo Fernandes da Silva
Ingeniero Calculista: Enzo Valladares
Contratista: J. Camilo
Superficie construida: 13.186 m² totales
Año: 2009


Lo Funcional


El concepto de “calle” ayuda a ordenar y dividir por zonas todo el sector de hall y habitaciones del edificio. Verticalmente la organización general hace que salones de eventos y convenciones, Restaurant Piegari, servicio al Hotel y las propias habitaciones se organizan para obtener el mayor provecho a los 2700 m2 de terreno. Verticalmente es posible reconocer un orden funcional claro. Desde los estacionamientos ubicados en el -4 piso; pasando por los salones de eventos y convenciones ubicados en -3 piso (dispuestos acá para entregar mayor cabida a las habitaciones en los pisos superiores) y siempre trabajando un concepto. Los salones son perímetro de un Foyer general que se acompaña de una cascada de agua. Luego en los pisos -2 y -1 se localizan la cocina general, el restaurante propio del hotel más el restaurante Piegari. Estos últimos programas interactúan con un vacio que nace desde el nivel de acceso y entrega luz natural al Foyer general de los salones de eventos en el piso -3.

Considerando el concepto inicial de “calle” el primer piso muestra su claridad y juego de puentes que van de ascensor a habitación desde los pisos 2 al 7, además de una horizontalidad que sólo es contenida por celosías de madera que arman la imagen de fachada y entregan una luz controlada hacia el interior. Sin más limitación que las propias vistas del lugar, se engrandece una terraza en el piso 9° que busca la continuidad de las vistas y la interacción del visitante con el barrio, la ciudad y el aire libre. Este nivel, con un programa de piscina, quincho y barra se conforma bajo un techo que permite una dualidad de ambientes manteniendo su funcionalidad en toda época del año.


Las Fachadas

Como un tamiz continuo y uniforme, las celosías de madera de Pino Oregón constituyen las fachadas y cubren los principales ventanales de las habitaciones. Estas celosías, con un formato de 0.95 x 2.90 m, proporcionan dos cualidades al perímetro del edificio: Primero, módulos de ventanas de piso a cielo completos con una medida de 0.95 x 2.60 m libre, permitiendo mayor entrada de luz a las habitaciones y controlada la vista desde el exterior hacia los pasajeros por la propia celosía; y, segundo, filtrar de manera controlada el paso de la luz, personalizando los espacios y haciendo sentir a los pasajeros la presencia de un material noble como la madera. El edificio respeta el contexto donde se localiza, valora el significado de ver y ser visto trabajando con pocos materiales para no “ensuciar” o simplemente recargar de colores el sector. Hacia el interior, se distingue un manto que controla su luminosidad naturalmente y habitaciones con identidad, naturales y cálidas.


Los Materiales


Los materiales de esta obra son lo más representativos de elementos locales sin perder su elegancia y autenticidad. A la madera de las celosías se suman la piedra como enchape en muros, el hormigón a la vista y el agua presente en el edificio, que reflejan el espíritu de la naturaleza de nuestro país, la pureza de su cordillera y su océano. La materialidad entrega pureza, simpleza, elegancia, un diseño sencillo, de líneas trabajadas en un contexto de gran calidad urbana.

Cabe destacar que el diseño interior del hotel NOI, está inspirado en los mismos conceptos que definen la arquitectura del edificio: materiales nobles, sencillos, simples y atemporales.

Octubre 2012
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.