Facebook
Twitter
Domingo 18 de Noviembre de 2018         •         Dólar= $670,83         •         UF=$27.397,67         •         UTM=$48.160

Impacto de las certificaciones en la industria TI

Las certificaciones son una excelente solución para que gobiernos, empresas y personas puedan desarrollar rápidamente las habilidades necesarias para ser productivos. Todo esto, a una fracción del precio del modelo tradicional de los sistemas de educación secundaria y post-secundaria, así como los programas de capacitación comercial. Es un hecho documentado y funciona.

La responsabilidad de las Tecnología de la Información (TI) es cada vez más esencial para las operaciones comerciales exitosas. Los cuatro pilares del marco corporativo de TI de Datos, Software, Infraestructura y Seguridad, junto con el movimiento global hacia la transformación digital, están creando demandas cada vez mayores de personas con las habilidades adecuadas. La alta dirección de todo el mundo está luchando para llenar la brecha de habilidades y está perdiendo la carrera.

Estos líderes necesitan personal de TI que brinde una ventaja de rendimiento. Estudios han demostrado, una y otra vez, que los candidatos y el personal con certificaciones neutrales de productos de la industria, se desempeñan mejor que el personal que no está certificado.

El rendimiento de un área de TI es fundamental, no solo para la rentabilidad y la relevancia de una empresa u organización. Las entidades de todos los tamaños y en todas las industrias, requieren personal de TI para proporcionar servicios esenciales, mantener la infraestructura y las herramientas críticas, y salvaguardar los sistemas e información vitales del negocio. En ese sentido, los profesionales certificados ofrecen ventajas de rendimiento a las organizaciones. Durante la última década, múltiples estudios han mostrado el mismo resultado con respecto a los empleados certificados:

1. Tienen mayor confianza.

2. Son más conocedores.

3. Logran el dominio del trabajo más rápidamente.

4. Son más confiables.

5. Se desempeñan en un nivel superior.


El impacto en el negocio es un aumento en la productividad y, por supuesto, en las utilidades.

Otro valor clave de un profesional certificado es que se tiene una medida de la capacidad de esa persona para establecer un objetivo y lograrlo. No están haciendo lo mínimo, sino que están haciendo ese esfuerzo adicional. ¿Es la certificación la “bala de plata” para los empleadores? Hay quienes afirman enfáticamente que la “experiencia” es la medida clave, pero ¿cómo se mide la “experiencia”? Hay muchas personas inadecuadamente capacitadas con muchos años de experiencia. Requerir certificaciones permite a los empleadores concentrarse en muchas respuestas sin tener que examinar cientos o miles de currículos.

Otra excusa para no formar empleados del personal es que se irán cuando se certifiquen. De nuevo, hay varios estudios que han demostrado que éste no es el caso. Los empleadores que invierten en sus colaboradores desarrollan lealtad, mientras que los entornos corporativos que no invierten en sus empleados tienen mayores problemas de retención de talento. Al final, ¿desea invertir en desarrollar habilidades en un empleado, que, tal vez, se irá, o no quiere invertir para mejorarlos y hacer que se queden?


La brecha de habilidades

No es ningún secreto que existe una importante brecha de habilidades no solo en TI y tecnología, sino en todas las industrias. Las soluciones temporales son para “externalizar” o usar servicios de BPO, pero esos proveedores de servicios tampoco pueden encontrar a los trabajadores calificados, porque tienen el mismo problema. Es una epidemia.

Lo que alimenta esta “epidemia”, es que muchos empleadores se centran solo en contratar personas con títulos universitarios. Hay un falso nivel de comodidad que viene con este enfoque. La empresa puede pretender contratar a las mejores escuelas, pero las habilidades de estos graduados no se pueden medir de manera cuantificable. Al final del día, los graduados no pueden comenzar su primer día de trabajo y ser productivos. Los programas universitarios no son relevantes; han tenido siglos para abordar el problema y aquí nos sentamos hoy.

Existe una campaña mundial de desinformación que tiene empleadores y jóvenes que creen que necesitan títulos universitarios para tener éxito y ser productivos. Muchas personas potencialmente productivas están siendo bloqueadas de sus carreras, simplemente porque no pueden permitirse asistir a una universidad. Sin embargo, los empleadores de todo el mundo se quejan de que los graduados que contratan fuera de las universidades, no pueden hacer lo que se necesita de ellos. Muchos de los que trabajan por primera vez en TI comienzan sus carreras y descubren que lamentablemente no están preparados ni capacitados. ¿Qué está mal con esta imagen? ¿Por qué pasar por una universidad, graduarse, conseguir un primer trabajo y descubrir que no puede hacerse el trabajo? Tiempo y mucho dinero desperdiciado.

Hay una solución. Los programas exitosos de desarrollo de habilidades en todo el mundo hacen que las personas obtengan un empleo remunerado sin títulos universitarios. ¡Ellos tienen certificaciones! Con un programa de certificación, se puede crear a un profesional de TI productivo por una fracción del tiempo y una fracción del precio. Es un hecho. Está sucediendo hoy.


Entregando entrenamiento para certificaciones

Las certificaciones son los medios para abordar el problema creciente de la brecha de habilidades, no solo en TI, sino en todas las industrias. Sin embargo, la ejecución de la preparación para las certificaciones también es importante.

A nivel mundial, hay otro mito relacionado con cómo preparar a las personas para las pruebas de certificación:

“campamentos de entrenamiento” (“boot camps” o “training camps”) de una semana. El mito de que se capacita en una semana, enseñando con una manguera de incendios, es básicamente una “estafa” para los estudiantes y las compañías que los envían. Estadísticamente, este método de entrenamiento resulta en menos del 30% de éxito, si los estudiantes toman el examen, que también es un porcentaje muy bajo. La gran mayoría de los estudiantes nunca rinde la prueba de certificación, porque saben que no están preparados. La “relación entre la prueba y el entrenamiento” es una medida muy importante de la calidad de un programa de capacitación que las personas no entienden. El alumno olvidará todo en dos semanas y la brecha de habilidades no se habrá reducido. La empresa de capacitación recibe su dinero, pero el estudiante no está certificado.

El método de “campamento de entrenamiento” de una semana, no es una buena práctica en educación, y los estudiantes deben huir de cualquier programa que enseñe de esta manera. El “campo de entrenamiento” solo funciona cuando se utiliza como una herramienta de revisión para las personas que ya conocen el contenido.

Aquí es donde las universidades y las escuelas tienen razón. A lo largo de un semestre escolar, los estudiantes asisten a clases dos o tres veces a la semana, se preparan para cada clase y digieren lo que se discutió. Al final del semestre, saben más que cuando comenzaron y pueden salir del aula y aprobar con éxito una prueba… una prueba de certificación. Este método conduce a más del 70% de éxito.

Existe otra advertencia en el modelo de entrenamiento/educación. Los instructores deben ser competentes y relevantes; es decir, deben tener la versión actual de cualquier certificación que estén enseñando y deben contar con experiencia práctica en lo que están enseñando. Cualquier cosa menos que esto hace que el modelo educativo sea defectuoso.


Por Leonard Wadewitz, Director para Latinoamérica y el Caribe de CompTIA. • www.comptia.com
Octubre 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.revistahsec.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 2018 Editora Microbyte Ltda.