Lunes 4 de Marzo de 2024       •      Dólar= $967,74      •      UF=$36.891,98       •      UTM=$64.793
07/12/2023

La transición a los vehículos eléctricos

Por Jim Scapa, Presidente y Director Ejecutivo en Altair.

Para mitigar con éxito los peores efectos del cambio climático, la ciencia es clara: debemos transformar la forma en que vivimos, trabajamos y nos movemos. Pocas industrias enfrentan mayores desafíos que la industria automotriz. No nos equivoquemos, la industria automovilística ha revolucionado la vida moderna. Hoy en día, las personas tienen más movilidad que nunca tanto en su vida personal como profesional. Pero ha llegado el momento de cambiar rápidamente la forma en que funcionan los vehículos automotores modernos. Si queremos alcanzar los objetivos ambientales globales y evitar crisis económicas, ambientales y humanitarias impulsadas por el clima, debemos innovar.

Los gobiernos y las empresas de todo el mundo son firmes en su compromiso de crear una industria automotriz impulsada por vehículos eléctricos. Si bien creo que la transición a los vehículos eléctricos ya está ocurriendo (especialmente a medida que surgieron nuevos actores como Tesla y Rivian), las regulaciones y políticas han incentivado aún más a los fabricantes de automóviles a lanzarse de cabeza al futuro eléctrico.

En Latinoamérica, de acuerdo a Statista, la venta de vehículos eléctricos de batería (BEV) ha ido en constante y exponencial aumento en los últimos años. Colombia se posiciona como uno de los líderes en registros de este tipo de vehículos en la región, con más de 3.000 unidades en 2022. Una de las causas de estos resultados en el sector automotor colombiano son los incentivos existentes para la compra y propiedad de vehículos eléctricos. México, Chile y Costa Rica son otros claros ejemplos del incremento en la comercialización de autos eléctricos debido a la implementación de políticas públicas.

En Estados Unidos, la administración Biden-Harris ha anunciado nuevos estándares y políticas destinadas a crear nueva infraestructura para vehículos eléctricos, apoyar la fabricación de vehículos eléctricos e incentivar la compra de vehículos eléctricos mediante créditos fiscales y subvenciones. Además, la Ley de Reducción de la Inflación del año pasado también contiene incentivos como créditos fiscales, subvenciones y préstamos para fabricantes, consumidores y gobiernos locales que incentivan las compras e infraestructura relacionadas con vehículos eléctricos.

Otros países y regiones de todo el mundo también ofrecen una variedad de beneficios y políticas que incentiven la fabricación y el uso de vehículos eléctricos. En Europa, muchos países eximen a los propietarios de vehículos eléctricos del pago del impuesto de circulación, y algunos países (incluidas las provincias/municipios locales) ofrecen otros beneficios como estacionamiento gratuito, exenciones del impuesto de matriculación, subsidios para la compra y más. Existen muchos incentivos similares en Asia, y países como China, Japón, Singapur y Sri Lanka se han comprometido a que los vehículos eléctricos representen el 100% de las ventas de vehículos nuevos en las próximas décadas. Y en Noruega, el futuro de los vehículos eléctricos ha llegado, donde alrededor del 80% de los coches nuevos vendidos funcionan con baterías.

Pero aún quedan grandes obstáculos. Creo que, contrariamente a la intuición, el mayor de estos problemas son los problemas empresariales, no los problemas tecnológicos. Tengo fe en que la tecnología crucial que impulsa los vehículos eléctricos (baterías, componentes eléctricos, motores eléctricos, etc.) seguirá desarrollándose. La parte difícil para los fabricantes de automóviles, especialmente para los ejecutivos que toman decisiones, es que tendrán que asignar el gasto y el desarrollo entre los motores de combustión interna tradicionales y los vehículos eléctricos.

Este problema será pronunciado entre los grandes fabricantes de automóviles tradicionales que deben equilibrar la venta y el desarrollo de sus vehículos con motor de combustión interna y al mismo tiempo seguir siendo competitivos en el mercado emergente de vehículos eléctricos. En muchos aspectos, estos fabricantes de automóviles tendrán un pie en ambos mundos. Tendrán que determinar cómo poner ambos pies en el futuro impulsado por vehículos eléctricos de una manera que sea rentable y oportuna.

Por otro lado, las nuevas empresas centradas en vehículos eléctricos también enfrentarán desafíos. Tendrán que competir por el reconocimiento de marca, la coherencia, la escala y la rentabilidad no sólo entre otras nuevas empresas, sino también entre los fabricantes de automóviles tradicionales que jugarán cada vez más en el espacio de los vehículos eléctricos. Irrumpir en la industria automotriz siempre ha sido difícil, pero ahora existen aún más desafíos ya que la tecnología aún está en desarrollo. En esencia, la pregunta para las nuevas empresas y los fabricantes de automóviles más nuevos y menos establecidos será: ¿Qué aportamos que nadie más pueda ofrecer?

La transición a los vehículos eléctricos también debe ser accesible. Cuando digo accesible, me refiero principalmente a asequible. Los vehículos eléctricos son geniales, pero en este momento son demasiado caros para muchas personas. Además, a las personas también les preocupa la autonomía de la batería, la disponibilidad de carga y la seguridad, lo que las desincentiva a considerar los vehículos eléctricos como su próximo vehículo. Como cualquier vehículo, los fabricantes de automóviles deben centrarse en reducir el peso y los costos, especialmente en elementos clave del vehículo, como el sistema de propulsión y la batería. Aquí es donde persisten algunos desafíos técnicos.


También queda trabajo por hacer para ampliar el acceso y la facilidad de carga. Afortunadamente, hay algunos avances en este frente, ya que las empresas están comenzando a estandarizar componentes y procesos que harán que la carga sea más fácil, más disponible y más asequible. Un gran ejemplo es la reciente noticia de que General Motors y Ford se asociarán con Tesla para implementar la tecnología de carga del Estándar de carga norteamericano (NACS) de Tesla para sus vehículos eléctricos a partir de 2025. Esto significa que los clientes de GM y Ford podrán acceder a 12.000 estaciones de carga adicionales alrededor del país. También mueve el mercado y anima a otros fabricantes de automóviles a sumarse a esta tecnología, que sólo hará que la carga sea más accesible. Estos son pasos positivos, pero aún queda trabajo por hacer.

Y, más allá de los propios vehículos eléctricos, la accesibilidad también se extiende a la forma en que se diseñan nuestras ciudades y espacios. Por ejemplo, un artículo reciente del New York Times describió la escasez de estaciones de carga cerca de densos complejos de viviendas multifamiliares en Noruega. Además, el artículo analiza cómo los residentes pasan más tiempo en las estaciones de servicio, ya que cargar lleva más tiempo que llenar un tanque, y cómo los vehículos más pesados están causando más abrasión en la carretera, lo que aumenta ciertas partículas en el aire. Como industria y como sociedad, debemos garantizar que nuestros entornos y servicios hagan que la adopción de vehículos eléctricos sea fácil, conveniente y saludable para los ciudadanos. No importa dónde viva alguien o adónde viaje, debemos asegurarnos de que tenga a su disposición los recursos que necesita.

En resumen, el vehículo eléctrico debe convertirse en un vehículo para muchos, no para unos pocos. La industria automotriz debe seguir reduciendo la barrera de entrada para los potenciales compradores de vehículos eléctricos. No nos haremos ningún favor a nosotros mismos y al clima si no creamos un mercado en el que aquellos que quieran comprar un vehículo eléctrico puedan hacerlo sin tener que gastar mucho dinero.

En Altair, llevamos mucho tiempo a la vanguardia de las herramientas que ayudan a los fabricantes de automóviles a diseñar y fabricar vehículos eléctricos. Nuestras soluciones de simulación, computación de alto rendimiento (HPC) e inteligencia artificial (IA) permiten a los fabricantes de automóviles diseñar vehículos más ligeros, más rápidos, más seguros y más eficientes que nunca. También ayudan a los fabricantes de automóviles a reducir los tiempos de diseño (por ejemplo, mediante validación virtual), reducir la creación de prototipos físicos con tecnología de gemelos digitales, reducir peso y materiales con iniciativas de aligeramiento y ahorrar tiempo y dinero durante todo el ciclo de vida de desarrollo.

Al agilizar el proceso de desarrollo y prueba (y al ayudarlos a crear mejores vehículos), Altair ayuda directamente a los fabricantes de automóviles a reducir su huella de carbono. Me encanta hablar sobre nuestra tecnología y lo que puede hacer. Pero no lo haría si no tuviera un papel tan importante que desempeñar en la industria del automóvil ahora y en el futuro.

Los fabricantes de automóviles deben tener hardware y software que les permita recopilar, organizar y actuar sobre sus datos para poder acelerar el proceso de desarrollo y crear mejores diseños. Altair proporciona todas las herramientas que los fabricantes de automóviles necesitan para lograrlo, desde recursos HPC de clase mundial hasta soluciones de gemelos digitales líderes en la industria y más.

Todavía hay muchas preguntas que debemos considerar que permitirán a las organizaciones y a los gobiernos hacer la transición a los vehículos eléctricos de manera más fluida y segura. Por ejemplo, ¿compartirán las empresas datos de seguridad para que todas las organizaciones y gobiernos puedan utilizarlos y aprender de ellos? ¿Crearán las empresas un conjunto estandarizado de regulaciones y directrices para ayudar a agilizar el desarrollo y la investigación de vehículos eléctricos?

Estas preguntas y más tendrán un impacto enorme en el futuro de la industria. Pero una cosa es constante: los fabricantes de automóviles necesitarán contar con herramientas que les brinden capacidades integrales de principio a fin. A través del completo conjunto de herramientas de Altair impulsado por nuestra visión de convergencia, esperamos ayudar a crear una industria automotriz más ecológica y sustentable.

La industria automotriz ha desempeñado durante mucho tiempo un papel enorme en las emisiones globales de gases de efecto invernadero, y puede escribir un nuevo capítulo en su historia haciendo de los vehículos eléctricos seguros, eficientes y asequibles el estándar mundial. Hay mucho en juego y los objetivos globales son ambiciosos, pero creo que podemos lograrlo antes de que se acabe nuestro presupuesto de carbono. Puedo decir con orgullo que Altair está ayudando a los clientes (desde fabricantes de baterías, pequeños proveedores hasta megaproveedores y fabricantes de equipos originales) a participar en la descarbonización de la industria automotriz, y espero con ansias el impacto que nuestras soluciones y herramientas tendrán en el futuro.

Noticias Relacionadas
Hyundai Camiones & Buses reafirma compromiso con la electromovilidad (01/12/2023)
Dercomaq y JAC se suman a acuerdo por la electromovilidad (30/10/2023)
Ventajas de la electromovilidad (13/10/2023)
Crean primera mesa de seguros colaborativa para avanzar en electromovilidad (26/09/2023)
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.