Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 24 de Julio de 2024         •         Dólar= $946,70         •         UF=$37.587,44         •         UTM=$65.967

PREVENCIÓN DE RIESGOS EN OBRA
Más allá de los cascos de seguridad
Por Daniel Avilez Fernández, Subgerente de Prevención de Riesgos de Constructora 3L.
La Construcción es un rubro que se debe hacer cargo del dinamismo que la afecta, ya que también involucra a personal de poca experiencia que debe ser sumado a una cultura de seguridad.
Por Daniel Avilez Fernández, Subgerente de Prevención de Riesgos de Constructora 3L.

Entendiendo el impacto social que tiene un accidente en obra y el real compromiso del empresariado en esta materia, la industria de la Construcción ha implantado paulatinamente una cultura preventiva, la que muestra un mayor y mejor control de las condiciones en terreno, generando lugares de trabajo más seguros. Tomando en cuenta el dinamismo de este sector y el constante cambio de las técnicas constructivas (el que nos presenta nuevos desafíos), no podemos detenernos aquí, sino que ampliar nuestra mirada hacia una visión más amplia.

Por su naturaleza, la gran mayoría de las faenas presentan condiciones de alto riesgo, por lo que se puede decir mucho sobre las medidas preventivas que se deben tomar al realizar trabajos en altura, excavaciones, o al manipular herramientas eléctricas, entre otros. Con ello, solo lograríamos engrosar el ya contundente material generado por organismos gubernamentales, técnicos o especializados en la materia. Eso sí, cabe destacar que las empresas constructoras han dado un eficiente control a este tipo de faenas.

Mi intención es dar una mirada distinta a la problemática que aqueja hoy a nuestra industria. Estoy convencido -y comparto opinión con colegas- que actualmente el sector se está viendo sometido a una vorágine que afecta sus procesos constructivos, motivada por acortar cada día más los tiempos de ejecución de los proyectos y la constante búsqueda de optimizar al máximo los costos. Esto da como resultado un aumento considerable de accidentes, desencadenados por acciones riesgosas, realizadas directamente por trabajadores que confunden un avance rápido y sostenido, con ignorar las medidas de seguridad.

Con esto, no quiero desviar ni minimizar la importancia que tiene el compromiso real y serio de las altas gerencias en materia de prevención de riesgos laborales, ni mucho menos de quienes lideran el trabajo al interior de cada proyecto, como los administradores de contrato. Pero, sí quiero detenerme a comentar la participación de nuestros trabajadores como un factor más dentro de esta ecuación.


Escenario actual

Cada día vemos que gran cantidad de jóvenes ingresan a nuestras obras, pertenecientes -la mayoría- a la conocida “Generación Y”, quienes reciben instrucciones diarias de líneas de control pertenecientes generalmente a la “Generación X”. Este es uno de los factores que debemos considerar seriamente, tanto en la selección de nuestro personal como en el desarrollo de perfiles, programas de capacitación y generación de competencias de nuestras líneas de control operacional, que son los que están día a día interactuando con el personal de obra.

A esto, debemos sumar el hecho de que a lo largo de los años y gracias al establecimiento de una comunicación más fluida, los trabajadores de las obras han entendido que un objetivo importante en el que nos debemos concentrar es en asegurar la continuidad operacional de nuestros proyectos, lo que nos permitirá cumplir con los propósitos planteados por los inversionistas.

Se trata de dos puntos de vista que podrían interpretarse como opuestos a la prevención de accidentes y enfermedades profesionales, pero si hacemos un segundo análisis nos daremos cuenta de que están directamente relacionados.

Si todos los que participamos en la ejecución de un proyecto tomáramos la premisa de asegurar la continuidad operacional, en el más amplio sentido, concordaríamos en la necesidad de contar con líneas de supervisión -es decir, profesionales de terreno, jefes de obra y capataces (Generación X)- con mayores habilidades blandas, como liderazgo, comunicación efectiva y técnicas de oratoria, entre otras. Esto permitiría lograr que quienes ejecutan el punto más directo de la operación (Generación Y) entendieran el verdadero sentido del trabajo diario que realizan, la importancia que tienen como trabajadores en el avance del país, la necesidad de cumplir con los objetivos planteados por las empresas y el impacto de los costos que genera el trabajo mal hecho, un accidente laboral o, simplemente, la pérdida de materiales.

En nuestra empresa, trabajamos bajo el lema “no solo construimos viviendas, construimos hogares”. Este es un mensaje potente, con el que buscamos lograr el compromiso real de todos los colaboradores, para que seamos cuidadosos en la planificación y corrección de condiciones de riesgos, antes de que se produzcan. Al asegurar la continuidad operacional, logramos un control efectivo de accidentes y siniestros, minimizamos el impacto al medioambiente y disminuimos fallas en los procesos o estándares de calidad que obliguen a repetir el trabajo. Así, obtenemos como resultado la optimización de los procesos, el acortamiento de los plazos de ejecución y, por ende, un aumento de las utilidades obtenidas.

De esta manera, podemos dar continuidad a futuros proyectos junto a nuestros propios trabajadores, y ¿por qué no?, dar trabajo a sus familiares en nuevas obras. No quiero terminar esta reflexión sin destacar la importancia de los profesionales que ejercemos la Prevención de Riesgos y la necesidad imperante de mejorar nuestro nivel de conocimiento, no solo en competencias de administración o comunicación, sino que principalmente en lo técnico. Debemos mejorar la calidad de los profesionales e incluso evaluar un cambio de legislación, que permita nuestra acreditación por especialidad y rubro, así como la reacreditación por períodos.

Julio 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.