Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 20 de Julio de 2024         •         Dólar= $934,31         •         UF=$37.593,51         •         UTM=$65.967

Iluminación: Factor vital para un desempeño óptimo
Por Oscar Arredondo, Jefe Nacional de Prevención de Riesgos de AIEP.
La iluminación forma parte de los principios básicos a considerar para el bienestar de los trabajadores en los lugares donde desarrollan sus labores. La importancia radica en la calidad de luz a la que se exponen los trabajadores que de no ser la adecuada, puede tener consecuencias en la salud.
Oscar Arredondo.

La existencia de una luminosidad adecuada, permite ver sin dificultades las tareas que se realizan en su puesto o en cualquier otro establecimiento de la empresa, tales como bodegas, despachos y áreas de producción. También es importante contar con buena iluminación en las vías de circulación, como las escaleras y los pasillos.

Para entender mejor el fenómeno de la iluminación, es necesario diferenciar tres tipos de visión:

1. Visión fotópica (también llamada diurna): está regulada por órganos sensores de la luz, denominados conos y bastones. Se encuentran ubicados en la retina y permiten diferenciar la luz y el color. Su máxima sensibilidad está cercana a los 555 nanómetros, que corresponde al color amarillo limón.

2.- Visión escotópica (o nocturna): está regulada en gran medida por los bastones y permite discernir la luminosidad, pero no los colores. La máxima sensibilidad para la visión nocturna está cerca de los 500 nanómetros y hacia el color azul.

3.- Visión mesópica: es la intermedia entre las dos anteriores.

Por otro lado, las propiedades ópticas a tener en consideración son:

La reflexión: cuando la luz incide sobre una superficie y es reflejada. Es relevante, porque cuando las superficies son muy brillantes, es más probable que existan problemas de deslumbramiento y afecten la percepción de la lectura de objetos.

La refracción: cuando un rayo luminoso sufre una desviación al atravesar dos medios transparentes de distinta densidad. Es por esta razón que algunos elementos en el lugar de trabajo pueden ver alterada su forma.

La transmisión: una doble refracción (la luz viaja mediante el aire y luego a través de una ventana de una oficina).

La absorción: un fenómeno muy relacionado con el color, ya que cuando la luz llega a una superficie, esta última puede absorber toda o parte de la luz. La que se atrae, se convierte en calor y al órgano visual le corresponde la percepción de esas longitudes de onda en forma de color.

Ahora bien, las personas tienen una gran capacidad para adaptarse a los distintos tipos de visión, diversas calidades lumínicas y muchos espectros electromagnéticos, pero una baja calidad lumínica puede alterar algunas funciones del cuerpo humano, entre los que podemos mencionar: fatiga visual, dolores de cabeza, cansancio y efectos anímicos. También afecta el rendimiento en el trabajo, aumentan las fallas operacionales y en ocasiones incluso se producen accidentes de trabajo graves. Por ello, las tareas a realizar y las características individuales de los trabajadores, son aspectos fundamentales que se deben considerar para un adecuado análisis de las características del sistema de iluminación.


Recomendaciones

A modo de orientación, se pueden realizar las siguientes preguntas para el análisis del sistema de iluminación:

¿Qué tipo de tareas se desarrollan en el área de trabajo?

Dichas tareas, ¿se realizan en horario diurno y/o vespertino?

¿El espacio cuenta con las entradas de luz natural?

¿Qué tipo de luz se encuentra en el área de trabajo?

¿Existen resplandor o exceso de luz solar o artificial?

Otro factor a considerar es la iluminancia, el flujo luminoso que incide sobre una superficie. Su unidad de medida es el Lux y en el DS 594/2000 del Ministerio de Salud, se definen los niveles mínimos de iluminación, según requerimientos visuales para diversas tareas. La iluminancia es muy fácil de medir, utilizando un luxómetro o solicitando un estudio de iluminación al Organismo Administrador de la Ley 16.744.

A continuación, se presenta un conjunto de sugerencias que pueden ayudar a que cualquier actividad laboral se desarrolle dentro de unos parámetros normales de iluminación.

En general, hay que aprovechar al máximo la luz natural, pero que esta no incida directamente sobre las personas.

Usar la luz artificial como un complemento a la natural en el día y como fuente principal en la noche.

Se debe implementar un plan de mantención, limpieza y reposición de luminarias.

Utilizar una mezcla de iluminación general uniforme e iluminación focalizada.

Todas las luminarias deben tener interruptores individuales para cambiarse durante el día.

Controlar las fuentes de deslumbramiento.

Asimismo, es necesario verificar el ambiente cromático de los lugares de trabajo, en especial de cómo funciona cada color, de tal manera de crear un ambiente armonioso. Por ejemplo, en lugares en que la permanencia de los trabajadores es larga, se debe ocupar colores neutros, de tal manera que no fatiguen y permitan resaltar los elementos y equipos más importantes de un área de trabajo, como son las máquinas, obstáculos y señalizaciones de seguridad, entre otros.

Julio 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.