Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

Cambio Climático en Chile y sectores industriales
Por Raimundo Bordagorry, Investigador del Centro de Energía y Desarrollo Sustentable de la Universidad Diego Portales.
En la actualidad, existe un amplio consenso científico en que el fenómeno del cambio climático es un hecho inequívoco, y sus efectos adversos se consideran amenazas que pueden poner en riesgo el desarrollo de los países.
Raimundo Bordagorry.

Los análisis científicos respecto al cambio climático señalan una tendencia creciente en la frecuencia e intensidad de los eventos meteorológicos extremos en los últimos cincuenta años y se considera probable que las altas temperaturas, las olas de calor y las fuertes precipitaciones, continuarán siendo más frecuentes en el futuro. En esta medida, la industria se verá afectada de manera directa en sus diferentes rubros, y se han definido los siguientes sectores que presentan mayores amenazas frente a este fenómeno: silvoagropecuario, pesca y acuicultura, infraestructura, recursos hídricos, energía, turismo y salud.


Sector silvoagropecuario

Los efectos del cambio climático sobre las temperaturas y las precipitaciones, sumados a la erosión de los suelos, producto de las lluvias y a la desertificación, tendrán impactos diversos sobre la productividad del sector silvoagropecuario. La CEPAL (2012) distingue en este contexto tres tipos principales de impactos: en la calidad de los suelos, en la productividad y en la ocurrencia de plagas y enfermedades.


Sector pesca y acuicultura

El cambio climático está afectando características fundamentales de los océanos, de las costas y de sus ecosistemas asociados. Los cambios específicos se pueden observar en las características físicas (temperatura, patrones de corriente oceánica) y biogeoquímicas (acidez, contenido de oxígeno, productividad primaria, estructura comunitaria del plancton). Asimismo, este fenómeno modificará la frecuencia e intensidad del fenómeno del Niño y la Niña y la repercusión que ellos tienen sobre la corriente de Humboldt. Sumado a lo anterior, existe la posibilidad de que aumente la ocurrencia de eventos de mínima concentración de oxígeno, con sus correspondientes consecuencias negativas para la fauna marina y costera (CEPAL, 2012).

En el caso de la acuicultura, pueden existir otros efectos relacionados a la exposición de los centros de producción, los que se verían forzados a realizar cambios en su localización, de manera progresiva o, en casos menos extremos, modificaciones en su infraestructura, incluyendo las instalaciones de operaciones y los sistemas de cultivo. Otro posible impacto en estos centros, y referido al aumento del nivel del mar, es el cambio en las salinidades de los sistemas de estuario, lo que pudiese influir negativamente en los rendimientos y mortalidades de los individuos. Un ejemplo ha sido el reciente Bloom de algas que ha provocado pérdidas millonarias en la industria salmonera.


Infraestructura

Dados los efectos proyectados del cambio climático, es posible concebir las obras de modo que su seguridad sea tan alta como se desee, considerando siempre los costos económicos asociados a dicho estándar. Este balance de costos y beneficios, permitirá adoptar soluciones que satisfagan las necesidades de la sociedad en un contexto de incertidumbre frente a los eventos meteorológicos.

De acuerdo a lo señalado, los impactos están relacionados con el incremento en la frecuencia e intensidad de los eventos extremos, como inundaciones por precipitación, aludes y desborde de ríos producto de lluvia intensa y tormentas cálidas, los que presentan un riesgo para las obras construidas en bordes de ríos, la infraestructura de puentes, las obras de contención, los sistemas de drenaje de aguas lluvias, etc.


Recursos hídricos

Siendo este un recurso transversal, los impactos sobre su disponibilidad, afectarán directamente a los sectores que dependen de ellos, tales como el sector sanitario, el riego, la generación hidroeléctrica, la industria, la minería, los ecosistemas y la biodiversidad, entre otros.

De acuerdo a los estudios de vulnerabilidad desarrollados en el país (AGRIMED, 2008; U. de Chile, 2010; CEPAL, 2012c), considerando los efectos del aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones, esperados para gran parte de la zona centro-sur del país, se estima una reducción de los caudales medios mensuales para las cuencas ubicadas entre las regiones de Coquimbo y Los Lagos (paralelos 30°S y 42°S). El alza en la isoterma 0°C, producto de las alzas en las temperaturas, reduciría la capacidad de almacenar nieve a lo largo del año, además de alterar la fecha en que los caudales se manifiestan en las cuencas, especialmente aquellas de influencia nival, en las cuales se afectará de manera significativa esta componente, reduciendo los caudales disponibles en época estival.

Uno de los impactos directos sobre los recursos hídricos previsibles del cambio climático que ha sido poco estudiado es el impacto del retroceso de glaciares. Este podría llegar a ser significativo, especialmente en aquellas cuencas con altos porcentajes de cubertura de glaciares y altas demanda de recursos hídricos (CCG, 2013). En el extremo austral del país (paralelos 50°S y 55°S), se espera un leve aumento de los caudales disponibles. En el caso del extremo norte, disminuirán los caudales de las cuencas, en la primera mitad del siglo XXI.


Sector energía

Para este sector, los principales cambios esperados se refieren a la disponibilidad y temporalidad de los caudales, de aquellas cuencas en las cuales existe generación hidroeléctrica. Debido al aumento de las temperaturas, se espera un aumento en el consumo energético, tanto por parte de las industrias como a nivel residencial, producto del mayor uso de sistemas de aire acondicionado. Esto, sumado a la merma en generación hidroeléctrica, puede provocar un aumento de consumo desde otras fuentes de energía.


Sector turismo

Los efectos del cambio climático tendrán impactos sobre los ecosistemas y, por lo tanto, sobre las actividades turísticas asociadas a los mismos. En términos generales, se espera un cambio hacia una condición más tropical en el sector norte del país, lo que puede tener una incidencia positiva en el turismo de sol y playas, pero asimismo al haber un aumento en las precipitaciones en los sectores cordilleranos, las situaciones de riesgos naturales deben ser manejadas para ofrecer un territorio seguro y estable. Por otro lado, se debe poner atención al ascenso altitudinal en la línea de nieves, lo que puede traer como consecuencia impactos negativos en los centros de esquí.

Los impactos directos pueden alterar los ciclos reproductivos de distintas plagas, aumentando su cantidad y variedad, como mosquitos en el norte grande; tábanos y coliguachos en el sector centro sur; algas como el Didymo en la zona sur y austral, entre otros, lo que repercute en el turismo (CCG, 2013). Un ejemplo de ello fue la aparición de la “fragata portuguesa” en costas chilenas, lo que afectó fuertemente el turismo estival en la costa central del país.

En definitiva, existen diversas amenazas sobre diferentes sectores productivos nacionales, para lo cual se ha estado trabajando en planes de adaptación y mitigación de impactos, que deben ser internalizados y conocidos por los stakeholders, de manera de generar políticas públicas adecuadas y decisiones de inversión que incluyan y consideren estos factores emergentes asociados al cambio climático.

Abril 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.