Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 20 de Julio de 2024         •         Dólar= $934,31         •         UF=$37.593,51         •         UTM=$65.967

Trastornos del sueño en trabajos de turnos
Por Dra. Diana Florea, Neuróloga especialista en trastornos del sueño, Centro del Sueño.
La sociedad moderna conlleva una creciente demanda de actividades fuera de los horarios laborales tradicionales. Cada vez más se hace recurrente oír de servicios o industrias operativas 24/7, aunque no siempre se consideran los efectos en los trabajadores.
Dra. Diana Florea.

Se estima que alrededor del 20% de la población urbana trabaja fuera del horario habitual (de 8 a 17 horas), determinando que la actividad laboral se desarrolle en otros horarios, como vespertino y nocturno, o en turnos rotativos, turnos divididos, turnos de llamada, turnos de 12 o 24 horas, o en horarios totalmente irregulares (como es el caso específico del personal de vuelo). De acuerdo a la Encuesta Laboral 2008 de la Dirección del Trabajo, en Chile un 7,5% del total de los trabajadores se desempeñan en turnos nocturnos, con predominancia de hombres respecto a las mujeres. Lo preocupante es que, en las últimas décadas, hay cada vez más evidencias que relacionan el trabajo en turnos con efectos negativos para la salud.

Una persona que se ve obligada a estar despierta en horarios para los cuales su organismo se prepara a dormir y, al revés, que se le obliga a dormir en horarios para los cuales su cuerpo se prepara para despertar, puede desarrollar “cronodisrupción”, fenómeno que consiste en un desacople, una ruptura, entre la fase de nuestros sistemas biológicos internos y los ciclos de 24 horas del medio externo, que genera una alteración del orden temporal interno de los ritmos circadianos bioquímicos, fisiológicos y de comportamiento.

Nuestro sistema circadiano interno está compuesto por un “marcapasos” central, cuya sede se encuentra a nivel del hipotálamo, que posee un período endógeno de aproximadamente 24 horas en humanos. Para poner en hora este marcapasos, son necesarias una serie de entradas periódicas de información, de las cuales el ciclo de luz-oscuridad es la más importante. Del mismo modo, existen multitud de salidas que informan de la actividad del marcapasos central al resto del organismo. Esta vía de información se lleva a cabo a través de distintos mecanismos nerviosos y humorales, entre los que destaca la melatonina.

La luz brillante, sobre todo la parte azul del espectro, produce un efecto inmediato en el funcionamiento del reloj biológico, llevando a la supresión del ritmo de melatonina, que solo se produce y libera durante la noche.


Trastornos ocasionados por mal sueño

Nuestro reloj biológico tiene una capacidad de adaptación que funciona muy bien cuando hay desfases pequeños de horario o cuando los desfases son paulatinos, pero cuando estos son bruscos o muy grandes, nuestra capacidad de adaptación es limitada. Por esa razón, los trabajadores en turno se adaptan solo en forma parcial a los cambios de horario y apenas un 3% llega a adaptarse de forma completa.

Estudios epidemiológicos muestran una relación estadísticamente significativa entre la cronodisrupción y el aumento en la incidencia de los trastornos del sueño, pero también aumento de incidencia de diferentes enfermedades como síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares, deterioro cognitivo, trastornos afectivos, alteraciones del sueño, algunos tipos de cáncer y envejecimiento.

Los problemas de sueño que aparecen con mayor frecuencia en el trabajador en turnos son el insomnio, ya que debe dormir en una fase no adecuada para el sueño, y la somnolencia excesiva durante el horario de trabajo, cuando este coincide con el horario normal de sueño.

Los turnos de noche, tanto fijos como rotatorios, son los que generan mayores quejas de sueño. Teóricamente, un turno de noche fijo podría permitir una mejor sincronización del trabajador, ya que su organismo se adaptaría a este ritmo, pero se ha visto que en la práctica no es así. La mayoría de estos trabajadores sufre una inevitable exposición a la luz en horas inadecuadas, nocturnas; tienen que cumplir post turno obligaciones familiares, y están expuestos nuevamente a cambios de horario en los días libres de turno. El objetivo de cualquier tratamiento en un trabajador a turnos, debe ser el tratar de mantener un patrón lo más regular posible, tanto en sus horarios de sueño como en el de las comidas y actividad física, compatible con sus turnos de trabajo.


¿Cómo abordarlo?

Para estos trabajadores en turno fijo de noche, se sugiere generar y mantener un retraso de fase de sueño estable, es decir, mantener el patrón de acostarse tarde también en los días libres. En cambio, para los turnos rotatorios, debido a la imposibilidad de conseguir una óptima sincronización a ninguno de los turnos y debido al predominio de turnos de día (mañana, tarde y días libres) frente al turno de noche, la estrategia debería ser la de mantener la sincronización del sujeto estabilizada al día, siendo los turnos de noche una excepción en su patrón diurno normal.

Aparte del control de horarios de sueño, para los trabajadores a turnos también se ha recomendado el uso exógeno de melatonina. Se debe tener en cuenta que la melatonina es una substancia cronobiótica (encargada de mantener nuestro ritmo circadiano) y no un hipnótico, y el horario y la dosis recomendada debe ser adaptada en cada caso en particular, pero se ha visto que es mejor respetar el mismo horario para una misma persona y no cambiarlo según el turno, ya que los cambios de horario de uso de la melatonina exógena podría generar un mayor problema de cronodisrupción.

La somnolencia excesiva es consecuencia de la privación de sueño que sufre el trabajador en turnos. Está demostrado que las personas que trabajan en turnos duermen menos que los que trabajan en horario diurno. Cuando estos trabajadores recuperan su sueño de noche en horario diurno duermen en general menos de 6 horas, aun teniendo oportunidad de dormir 8 horas. El proceso de recuperación de la falta de sueño es lento, especialmente cuando la privación de sueño ha sido crónica, pudiendo requerir entre 2 noches de 10 horas hasta 7 noches de 8 horas para volver a una condición normal, lo que depende de cuánto sueño se adeude.

Una de las principales consecuencias de la somnolencia, es el mayor riesgo de accidentabilidad que presentan estos trabajadores, no solo expresado en una mayor posibilidad de accidentes, sino en la mayor gravedad que presentan los accidentes en donde participa la somnolencia. Se ha reportado un riesgo tres veces mayor de accidentabilidad en trabajadores de turnos versus quienes trabajan de día, con accidentes no solo laborales sino también en el trayecto a casa. Hasta un 48% de los trabajadores en turno, reconocen haber conducido somnoliento y estudios en conductores demuestran que la somnolencia es máxima alrededor de las 4 a.m.

Marzo 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.