Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 20 de Julio de 2024         •         Dólar= $934,31         •         UF=$37.593,51         •         UTM=$65.967

Productividad v/s jornadas laborales
Por Isaías Sharon, Director Ejecutivo de Smart Coach.
En Chile nos encontramos dentro de la lista de países que cuentan con las jornadas laborales más extensas. Sin embargo, no nos encontramos ni cerca de estar entre los países más productivos. Entonces, ¿qué hacemos durante todas esas horas que pasamos en nuestros puestos de trabajo?
Isaías Sharon.

Una cultura del trabajo que premia la alta cantidad de horas en un puesto laboral, la falta de habilidades de planificación de los líderes, la poca claridad de las metas que las personas tienen en las funciones que desempeñan, y una relación laboral tensada por el discurso permanente de “los buenos” y “los malos” (elija usted quién es quién), nos llevan a trabajar más de la cuenta, producir menos de lo necesario y perjudicar tanto el crecimiento de las organizaciones como del país.


Modelos laborales exitosos

Según un reciente estudio, las ciudades del mundo que cuentan con las jornadas laborales más cortas y que han logrado mejorar la productividad son París, Lyon y Moscú, las que lideran este ranking con jornadas laborales que fluctúan entre las 6 y 7 horas diarias. Además, estos trabajadores han logrado mantener o mejorar sus salarios por medio de la alta productividad, ampliar la cantidad de vacaciones legales por año y tener más tiempo para la vida familiar, el esparcimiento y el ocio. Datos que desde este lado del mundo podemos observar con interés, sobre todo en el contexto actual, en el que la reforma laboral aún no incorpora a la discusión esta relación entre productividad, jornadas laborales y calidad de vida, ya que sigue enfrascada en discusiones que a ratos tienen más de consignas que de bien común.

¿Qué debemos aprender de estos modelos laborales que nos podrían ayudar en Chile? Seguramente, lo primero, sería poner algunas consideraciones para abordar el tema con perspectiva y prudencia. Algunos han planteado que con el mero hecho de reducir la jornada laboral las personas van a producir más, y olvidan los factores culturales, sociales y económicos que llevan a que Chile trabaje mucho y produzca poco; por lo tanto, esta visión debiéramos revisarla con algunas dudas razonables. Quizás el camino va en otra dirección, y es por medio del aumento de la productividad que se hace más posible la reducción del horario de la jornada laboral, pero ello nos vuelve a poner en el contexto de cambiar nuestras relaciones laborales y mirarlas de una perspectiva más colaborativa y menos confrontacional, que es el caso de aquellas ciudades y organizaciones donde estas medidas han funcionado.


Cambiar el paradigma

Esto pone sobre la mesa varias recomendaciones que podemos considerar para la implementación de una estructura del trabajo diferente, y que brinde mayor calidad de vida y no solo producción de riquezas. Lo primero es cambiar el paradigma de las relaciones entre empleados y empleadores, promoviendo una visión de mayor unidad por objetivos comunes, lo que claramente requiere voluntad y generosidad de ambas partes para ganar más. Ya no sirve buscar ganar por sobre el otro; debemos aplicar de forma clara un ganar-ganar para avanzar hacia el desarrollo que tanto ha buscado el país.

El trabajo con los líderes de las organizaciones jugará un papel clave en este proceso, pues en encuestas internacionales ha quedado en evidencia que más del 60% de los trabajadores no renuncia a su puesto laboral, sino que lo hace a sus malos jefes, por no sentirse apoyado, ni en confianza, ni en un espacio en que pueda desarrollarse. Por lo tanto, la labor parte por cada persona que tiene gente a su cargo.

Las organizaciones tienen una responsabilidad importante en brindar condiciones laborales que permitan a las personas desarrollarse, vivir dignamente y realizar sus proyectos en las diversas áreas, por lo que trabajos de mejor calidad son necesarios para poder pensar en relaciones laborales de mayor colaboración.

El establecimiento de metas claras, con procesos de seguimiento y condiciones para que cada uno pueda llevar a cabo lo que se le ha pedido, son muy importantes para comenzar a salir de la lógica de marcar horario y entrar al mundo del trabajo por cumplimiento de metas, donde cada persona debe auto-gestionarse y administrar sus tiempos.

La discusión laboral tiene múltiples factores y es algo que a todos nos debe interesar, ya que todos somos trabajadores, sin importar la posición que tengamos dentro de una empresa o institución. Por lo tanto, aprender de aquellas ciudades que han logrado compatibilizar tiempo de trabajo y productividad, junto con aquellas que brindan mejores beneficios por el trabajo realizado, puede darnos las luces de los cambios de relaciones laborales y de nuestra cultura del trabajo que nos pueden llevar a modelos que impulsen un avance conjunto a un país más desarrollado, y un nivel de vida que nos haga a todos más felices.

Diciembre 2015
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.