Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

La ingeniería en seguridad contra incendios

Esta disciplina silenciosamente ha ido tomando forma y, hoy en día, puede ser señalada como la razón de que muchos incendios no se produzcan. Aborda la problemática de manera integral y ataca antes los focos de riesgos.
Por Miguel Ángel Pérez, Experto Técnico de la Sección Ingeniería contra Incendios de IDIEM.

Podríamos definir la ingeniería en seguridad contra incendios como la aplicación de la ciencia y los principios de la ingeniería para la protección de las personas y su entorno de los daños provenientes de los incendios destructivos. Tomando como base la definición previa, los primeros registros que se tienen del uso de la ingeniería contra incendios se remontan al año 64 DC, con el gran incendio de Roma, a partir del que el emperador Nerón estableció un requerimiento de utilización de materiales a prueba de fuego para las paredes externas en la reconstrucción de la ciudad.

No fue hasta el siglo XVII en que volvió a resurgir un enfoque técnico para la protección contra incendios, cuando tras el incendio de Londres de 1666 (que destruyó más del 80% de la ciudad), se adoptó en el reglamento urbanístico la edificación de casas en base a piedra y ladrillo resistente al fuego, con separaciones con pared divisoria, y se estimuló el interés por desarrollar equipos de extinción de incendios.

Posteriormente, con la Revolución Industrial, los nuevos procesos industriales y las prácticas de almacenamiento de material, constituyeron un riesgo muy elevado que potenciaron el desarrollo de los sistemas fijos de extinción de incendios, surgiendo así los primeros rociadores automáticos. Asimismo, se crearon una serie de instituciones provenientes de la industria de los seguros, las que se encargaron de establecer el concepto de esta ingeniería, posibilitando su crecimiento y reconocimiento como una profesión.


Una disciplina definida

Esta disciplina de la ingeniería es más bien reciente, consolidándose como una profesión a partir de la segunda mitad del siglo pasado (1950), debido principalmente al desarrollo de un cuerpo de conocimientos específicos de la ingeniería de protección contra incendios, la formación de una sociedad profesional, los inicios de la consultoría independiente y el desarrollo de directrices específicas a este ámbito.

Debido a este desarrollo reciente, existe una escasez de profesionales a nivel mundial, especialmente en países desarrollados, donde los problemas de la seguridad contra incendios son abordados exclusivamente por profesionales capacitados (no como en países como el nuestro, en que la experiencia prima por sobre la capacitación formal). Esta escasez incide en un mejor salario promedio comparado con otras ingenierías.

La ingeniería contra incendios es una disciplina en la que convergen muchas especialidades, tales como Química, Mecánica, Estructuras, Psicología, Gestión, Arquitectura y Electricidad, entre muchas otras. La necesidad de manejar variados conceptos y aplicar ciencia de distinta índole es una de las razones por las que esta ingeniería se vuelve tan atractiva. Otra razón radica en el hecho de que este trabajo tiene un beneficio directo de las personas, contribuyendo a la seguridad de estas, evitando daños e inclusive la muerte.


Beneficios de la ingeniería de seguridad contra incendios

Un ingeniero de seguridad contra incendios debiese estar involucrado en cada uno de los proyectos de construcción de edificios, desde su etapa de concepción, con la finalidad de establecer su estrategia de seguridad contra incendios sobre la base del marco regulatorio que lo rige. Esto permite dirigir los recursos hacia los temas que realmente importan, logrando soluciones de ingeniería óptimas a bajo costo y a un alto nivel de seguridad.

Por ejemplo, muchas veces se gastan sumas importantes de dinero para evitar el colapso de un edificio, protegiendo todos sus elementos estructurales, mientras que el aspecto más importante pudiese ser lograr la evacuación segura de personas mediante un sistema simplificado de control de humos. En otras ocasiones, un análisis de ingeniería permite establecer que, bajo la acción del incendio probable para cierto edificio, ciertos elementos estructurales no requieren protección contra el fuego, ya que no colapsarían, dadas las condiciones de temperatura y flujos de calor generados. Estos ejemplos se contraponen, a veces, con los requerimientos reglamentarios que especifican prescriptivamente como debe construirse un edificio, con conceptos no totalmente aplicables a todas las condiciones o todos los tipos de edificios.

Es así como en el mundo, en contraposición al diseño prescriptivo, hace más de una década se ha introducido el concepto de diseño prestacional o basado en el desempeño, que permite al ingeniero disponer de todas las herramientas de la ingeniería para demostrar que el diseño de un determinado proyecto cumple con los criterios de desempeño asignados. Ese es el paso que nuestra reglamentación tiene que dar en el futuro cercano, aprovechando el incremento de profesionales capacitados y el desarrollo de herramientas de cálculo avanzados, tales como la simulación computacional, que permiten la optimización de recursos y el desarrollo de proyectos más seguros.

Agosto 2015
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.