Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 20 de Julio de 2024         •         Dólar= $934,31         •         UF=$37.593,51         •         UTM=$65.967

Fomentando las buenas prácticas en los trabajos de altura
Por Luis Salamanca, Director del Área Ingeniería de Carreras de Prevención de Riesgos IP-CFT Santo Tomás.
Los accidentes por caídas desde altura se encuentran entre los principales riesgos de seguridad a nivel industrial. Ante ello, el ISP ha desarrollado una guía que identifica los EPP adecuados para realizar la tarea de manera segura. A continuación una reseña de los puntos principales.
Luis Salamanca.

Hace unos días tuve el honor de ser invitado a un seminario de sistemas de protección contra caídas en altura física, organizado por el nuevo Centro de Cultura de la Mutual de Seguridad, ocasión en la que fui testigo de interesantes análisis y relatos acerca de estos sistemas obligatorios, que los trabajadores deben asumir al subir a alguna plataforma sobre o bajo el nivel del piso.

Según datos de dicha mutualidad, en el sector Construcción, actualmente un 36% de los accidentes de trabajo con resultado de muerte son producidos por caídas de altura, seguido con un 27% por los accidentes de tránsito, estadísticas que nos ayudan a dimensionar la importancia de contar con sistemas de protección contra caídas.

En una mirada más detallada, las caídas de altura son en un 23% producto de caídas de techumbres; un 17%, desde andamios o superficies en altura; un 14% se producen en la instalación o retiro de moldajes y de caídas en losas o shaft o en caja de escalas; un 12%, en escaleras; un 11%, en procesos de montaje, y un 9% durante procedimientos de movimiento mecánico de materiales.

Además, cabe destacar que un 34% de los casos se han registrado en etapa de obra gruesa, es decir, un tercio de los accidentes en altura con consecuencias mortales se producen dentro de los primeros meses del proceso de construcción de una estructura, lo que no representa ninguna novedad, pero tampoco se han registrado cambios.


Apoyo de una guía específica

Justamente para producir un cambio en la industria, ha surgido una nueva guía para la selección de equipos de protección personal (EPP) para trabajos con riesgo de caídas, documento emitido y a disposición en el sitio web del Instituto de Salud Pública (www.ispch.cl), que está basado en referencias y aportes de numerosos expertos y colaboradores, tanto desde la empresa privada como de otros organismos dependientes del Estado.

Esta guía simplifica y estandariza los diversos factores que se presentan para los trabajos en altura física, estableciendo claramente los objetivos más importantes que persigue el documento: unificar criterios y ser una referencia técnica, fundamentando las definiciones básicas; y determinar las funciones de los equipos de protección y el procedimiento adecuado en caso de accidentes, dando así respuesta a muchas dudas y malas interpretaciones.

El documento se divide en interesantes puntos de desarrollo temático. Por ejemplo, entrega detalles específicos de cómo elegir o seleccionar un Sistema para Detención de Caídas (SPDC) de forma simple y clara. Esto es fundamental, ya que pensando en la masificación del documento entre los propios trabajadores, la guía no se detiene en explicaciones profundas, pero sí de rápida aplicación y entendimiento, desde los parámetros específicos de equipos de detección de caídas, hasta la justificación técnica, pasando por la descripción de las normas básicas de puntos de anclaje, y la determinación del espacio mínimo de caída del trabajador, entre otras temáticas.

También podemos encontrar la siempre útil clasificación según la norma oficial de los equipos, como los arneses de cuerpo completo, los que se clasifican en cuatro distinciones separadas y distinguidas alfabéticamente:

Clase A, para detención de caídas, que es la más frecuente de las clasificaciones que los trabajadores distinguen.

Clase D, para ascenso o descenso controlado, que son usados cuando el trabajador debe estar en suspensión, generalmente sentado.

Clase E, para control de acceso a espacios confinados, empleados generalmente en cámaras subterráneas o pilas de profundidad, comunes en el rubro de la construcción.

Clase P para posicionamiento en lugares de trabajo, que fundamentalmente delimitan las acciones a un radio de seguridad.

Junto con indicar con diagramas cómo hacer uso de los diferentes tipos de anclajes y su combinación, esta guía conjuga diversas normas, consolidando materias como mantención y almacenamiento de los equipos, recomendaciones para la capacitación en su uso para trabajadores, la revisión de equipos cuando han sido usados o han estado involucrados en algún incidente, y cómo y cuándo sustituirlos.

Además, propone las buenas prácticas y la unifica. Un aporte significativo son los anexos que se le han incluido, en especial el útil plan de rescate y tratamiento del trauma por suspensión, que fundamentalmente nace de una sentencia descrita en las primeras hojas: “La selección de un SPDC (Sistema de Detección de Caídas) no tiene sentido si la empresa no cuenta con un plan que incluya el rescate rápido y la primera atención del trabajador para evitar las secuelas del trauma por suspensión”.

En este sentido, esta guía nos llama a estar siempre preparados para un escenario que va más allá de la prevención. Además, representa la composición de un sistema para la detección de caídas basado en la codificación, simplificando el lenguaje y creando una cultura e idioma propios del trabajo en altura.

Abril 2015
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.