Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

Visión integral de seguridad en la industria salmonera
Por Alex Dávila, Ingeniero en Prevención de Riesgos de Mutual de Seguridad CChC.
La evolución de la industria salmonera nos ha obligado a rediseñar nuestras estrategias de apoyo a la gestión preventiva en el rubro, situación que nos lleva en la actualidad a tener una visión integral en lo que respecta a la asesoría de Seguridad y Salud Ocupacional.

El aumento en la tendencia de consumir productos de cultivo incrementó paulatinamente la salmonicultura en Chile, y la posicionó dentro de los principales exportadores a nivel mundial. Así, la seguridad de quienes trabajan en este sector se volvió un tema relevante. Desde sus inicios, hace aproximadamente treinta años, el rubro salmonero ha entregado señales del dinamismo que parece caracterizarlo, aun cuando era inimaginable el impacto del clúster y lo que significaría en el país, el que, en ese entonces, comenzaba a incorporarse a los mercados globales.

Como resultado de esta evolución, nuestras estrategias de apoyo a la gestión de prevención en el rubro salmonero y en la industria en general, han tenido que rediseñarse consecuentemente con los procesos de mejoramiento continuo que todo sistema debe tener.

Hace algunas décadas, probablemente apuntábamos al control de acciones y condiciones “sub-estándar”, pero hoy el foco es el “cero daño”, concepto que implica la necesidad imperiosa de entregar protección frente a los riesgos laborales, así como brindar una mejor calidad de vida a las personas, una vida sana en la comunidad y, sobre todo, fomentar una “Cultura de Seguridad”.

Respecto a los principales objetivos de nuestros planes de trabajo, la idea es aportar en el desarrollo de la “Cultura de Seguridad” como valor organizacional, proporcionando a la organización herramientas y soporte técnico, mediante una estrategia de gestión preventiva transversal, sistemática y homogénea.


Riesgos asociados

Los principales factores de riesgos asociados a los procesos productivos en plantas de proceso son: caídas a mismo y distinto nivel, golpes y contacto con elementos cortantes. Por otra parte, en lo referente a enfermedades ocupacionales, sobresalen los sobresfuerzos y trastornos musculoesqueléticos de extremidades superiores.

En tanto, en pisciculturas, lagos y centros en general, preponderan factores como sobresfuerzos, golpes y contacto con elementos cortantes. Aunque controlados los riesgos en la actualidad, los accidentes en centros de cultivo tienen un mayor potencial de fatalidad en virtud de las maniobras y faenas realizadas, lideradas principalmente por el buceo y el trabajo en agua mar.

Paralelamente, en las plantas procesadoras, los accidentes que representan una magnitud mayor, se relacionan con el contacto con elementos energizados y con atrapamiento en partes móviles o sistemas de transmisión. Por ello, cobra vital importancia la implementación de los protocolos de vigilancia vigentes y un adecuado proceso de identificación de peligros y evaluación de riesgos, donde exista participación integral de los involucrados y un acucioso proceso de mejoramiento continuo en las medidas de control operacional.


Recomendaciones generales

Para el caso de las plantas de proceso donde existen riesgos de atrapamiento y/o contacto eléctrico, se recomiendan prácticas como:

No intervenir los equipos mientras se encuentren en funcionamiento.

Mantener distancia prudente, durante la ejecución de la tarea.

En caso de mantención, informar a todos los involucrados antes, durante y al finalizar cada tarea.

Desenergizar y utilizar sistemas de bloqueo en los equipos antes de manipular.

No retirar protecciones; si es necesario, el equipo deberá estar detenido.

Una vez concluido el trabajo, colocar las protecciones en su lugar.

No utilice ropa suelta.

Asimismo, las recomendaciones para los centros de cultivo son:

Planificar adecuadamente las maniobras de buceo, respetando los tiempos de inmersión y ascenso según lo indican las reglas de descompresión.

Formación constante del personal en maniobras de supervivencia en el mar, a fin de aumentar la probabilidad de vida en casos extremos.

Respetar la normativa vigente y las indicaciones de la autoridad marítima en virtud de la utilización de naves y artefactos navales.

Utilizar dispositivos de salvamento y elementos de protección personal acordes al riesgo.
Marzo 2015
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.