Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

Lo importante de estar preparados
Por Sergio Pinilla Rosales, Ingeniero en Prevención de Riesgos, Diplomado en Seguridad y Salud Ocupacional, Instructor Certificado NFPA 1041.
Cuando se trabaja con electricidad, no solo es necesario saber de Prevención de Riesgos, sino también qué hacer cuando sucede un accidente.
Sergio Pinilla Rosales.

La integración de normativas ligadas al ámbito laboral, las cuales han contribuido en mejorar las condiciones y estándares de seguridad en el desarrollo de diversos trabajos, ha favorecido considerablemente a corregir las estadísticas de accidentes laborales en Chile. A esta se suma el compromiso de diversas empresas en invertir en capacitación hacia sus trabajadores para mejorar el desempeño en el desarrollo de sus labores, así como también incrementar la llamada cultura preventiva. Lamentablemente, ocurren situaciones en las que una simple acción o algunas falencias en las condiciones de trabajo generan accidentes con diferentes grados de consecuencias, en algunos casos con resultados fatales.

Por este motivo, es importante estar debidamente preparados. Si bien el principal objetivo del trabajo que desarrollamos en forma cotidiana es prevenir accidentes y enfermedades profesionales, también debemos instruirnos para poder enfrentar diversos incidentes con el objetivo claro de entregar un soporte vital básico a un lesionado, lo que puede marcar la diferencia entre la vida o la muerte.

Dentro de los diferentes rubros de trabajo con exposición a riesgos críticos, podemos mencionar los accidentes que ocurren con energía eléctrica, tanto en Baja como en Alta Tensión. Por ejemplo, un contacto con electricidad o un Arc Flash puede generar graves lesiones, como quemaduras en diversos grados, que pueden comprometer a la piel y vías respiratorias; y la exposición a una descarga eléctrica puede provocar una fibrilación ventricular y un posterior paro cardiorrespiratorio.

Dado lo anterior, los profesionales que se desarrollan en el ámbito eléctrico deben tener un constante entrenamiento en prevención de riesgos, pero a la vez, estar preparados para entregar un soporte básico a lesionados que se vean enfrentados a incidentes que involucren la electricidad. Capacitación que debe incluir desde la atención a quemaduras en sus diferentes grados, inmovilización por caídas de altura, hasta la aplicación de la técnica de RCP (reanimación cardiopulmonar). Estas habilidades del personal que trabaja directa o indirectamente con energía eléctrica, deben mantenerse en constante entrenamiento.

Estos conocimientos pueden marcar la diferencia de continuidad de vida al entregar un soporte vital básico a tiempo, junto al equipamiento adecuado para dar la atención primaria a un trabajador lesionado.


Artículo gentileza UFEL – Grupo Comulsa. www.ufel.cl
Marzo 2015
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.