Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 24 de Julio de 2024         •         Dólar= $946,70         •         UF=$37.587,44         •         UTM=$65.967

Los riesgos de trabajar bajo el sol

Chile es uno de los países con los índices más elevados de radiación ultravioleta. De acuerdo al último reporte de la Red Nacional de Medición Ultravioleta de la Corporación Nacional del Cáncer (Conac), cinco regiones del país, entre Arica y Coquimbo, presentan niveles “extremos” de radiación UV y otras ocho, desde Valparaíso a Los Lagos, se encuentran en la categoría de “peligroso”.

Sin duda, el país ha avanzado en el fomento de una cultura de la salud dermatológica que prevenga a los trabajadores sobre la gran cantidad de riesgos que conlleva la exposición prolongada al sol, pero considerando que la intensidad de la radiación UV aumenta cada año, se vuelve indispensable que las empresas estén informadas sobre los riesgos a los que se ven expuestos sus trabajadores y las medidas preventivas que deben implementarse para reducir los efectos nocivos del sol.

Se entiende por trabajadores expuestos a radiación ultravioleta aquellas personas que ejecutan sus labores sometidas a emisión solar directa en días comprendidos entre el 1° de septiembre y el 31 de marzo, entre las 10 y las 17 horas. También, se incluyen dentro de esta condición a aquellos que desempeñan funciones habituales bajo radiación UV directa con un índice de intensidad igual o superior a 6, en cualquier época del año.

Mario Ignacio Maturana, ACHS.
Eduardo Corradini,
FUNDACION ARTURO LOPEZ PEREZ.
Tatiana Riveros, SOCHIDERM.
René Prado, ACHS

El Jefe de Salud Preventiva de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), Mario Ignacio Maturana, indica que “los mayores índices de enfermedades relativas a la exposición solar se encuentran en el rubro agrícola, donde se emplean trabajadores permanentes y temporeros”. La lista de riesgo continúa con los empleados que desarrollan su actividad en el agua (pescadores, buzos, tripulantes de embarcaciones, etc.), los que trabajan en altura (mineros, personal de aduanas, fuerzas armadas, guarda parques y el personal de centros de montaña) y trabajadores que desarrollan su actividad en zonas urbanas sin posibilidad de áreas sombreadas, como carteros, operadores de parquímetros, vigilancia pública y jardineros.

Si bien pequeñas cantidades de radiación (UV) son beneficiosas para la producción de vitamina D o como tratamiento de la psoriasis, existen efectos nocivos a corto y mediano plazo. Entre los principales efectos perjudiciales para la salud, el médico dermatólogo Patricio Amaro, especialista en medicina del trabajo en el Hospital Clínico de la Mutual de Seguridad, destaca: “el fotoenvejecimiento, la activación de enfermedades cutáneas como la rosácea y el lupus eritematoso, las quemaduras solares severas y las enfermedades crónicas como el cáncer de piel”.


El rol del autocuidado

En Chile, la tasa de incidencia del cáncer de piel es de 220-240 casos por cada 100.000 habitantes y se estima un crecimiento de 36.100 a 36.500 casos nuevos por año. “Lamentablemente, quienes trabajan expuestos a mayor radiación tienen una probabilidad mayor de contraer cáncer a la piel”, señala Eduardo Corradini, dermatólogo oncólogo de la Fundación Arturo López Pérez.

Corradini identifica tres tipos de cánceres distintos. El menos frecuente, pero más agresivo, es el melanoma, que surge de las células de los lunares y que puede invadir y provocar metástasis con mucha facilidad; en un grado de agresividad media se encuentran los que surgen de las células espinosas que conforman la piel y que, a pesar de crecer con relativa rapidez, generan metástasis en un porcentaje mucho más bajo; finalmente, el más frecuente de todos, pero el menos agresivo, es el carcinoma basocelular, que se origina en las capas más profundas de la piel y cuya capacidad de producir metástasis es casi inexistente. La doctora Tatiana Riveros, Miembro de la Sociedad Chilena de Dermatología (Sochiderm), recalca que “toda exposición solar es acumulativa en la vida, por eso es importante protegerse cada vez que se está expuesto al sol, aunque el índice UV no sea alto”.

“Casi el 80% de la radiación ultravioleta que el ser humano acumula en la vida lo hace antes de los 20 años; por eso es tan importante cuidarse en la vida adulta y hacer que el trabajador se proteja también en sus horas libres”, agrega la doctora.

Si bien no existe a nivel nacional un plan de vigilancia de riesgo a la exposición, la normativa sugiere que, en la medida de lo posible, se haga rotación y distribución de faenas, así como el sombreamiento de las áreas de descanso. Además, existen sesiones de educación en terreno, de carácter obligatoria, sobre los posibles daños de la radiación UV de origen solar.

Maturana recalca la importancia de “evaluar los métodos de control de las actividades realizadas bajo la exposición al sol”. Para el especialista es indispensable revisar desde una mirada ingenieril el espacio físico, identificando elementos naturales o artificiales capaces de producir sombra en las áreas de trabajo y analizar administrativamente la posibilidad de calendarizar y programar horarios de trabajo, faenas y tareas, según riesgo y exposición a la radiación solar. René Prado, especialista en ingeniería ocupacional de la ACHS, agrega que “si bien es cierto que antes de existir la normativa se percibía un grado mayor de despreocupación, hoy en día con la difusión, información y campañas preventivas implementadas en las empresas, la conciencia de protegerse de las exposiciones al sol ha ido mejorando sostenidamente”.

En esta línea,el especialista enfatiza la importancia de “mantener estas campañas año tras año hasta generar una cultura preventiva, que ya no requiera difusión para que la población tome conciencia de protegerse naturalmente”. Las leyes y normativas respaldan la importancia del cuidado ante la radiación solar, pero todo parece indicar que lo más importante al momento de reducir los riesgos de contraer enfermedades graves relacionadas a la sobreexposición solar sigue siendo el autocuidado y la prevención.

Los consejos de los expertos

Los especialistas advierten que las personas no deben exponerse al sol sin protección, especialmente entre las 11 y las 16 horas. Aunque pueda parecer básico, lo primordial es informar a los trabajadores respecto a los riesgos que implica la exposición y las medidas más apropiadas que pueden reducir sus efectos. Lo más importante es la prevención, por lo que son de gran relevancia las medidas de control, ya sean ingenieriles, orientadas a reducir la cantidad de rayos UV a los que los trabajadores están expuestos (poner mallas protectoras en el lugar de trabajo o aumentar el número de árboles capaces de proveer de sombra), o administrativas (horarios de trabajo según el riesgo de exposición a radiación UV, rotaciones de puestos de trabajo, etc.).

Igual de importante es el uso de ropa adecuada que proteja la piel, tal como el sombrero de ala ancha (más de 7 cm), guantes, lentes, junto con filtros solares adecuados con factor de protección solar (FPS) mayor de 30. Los filtros solares deben aplicarse cada 2 ó 3 horas en forma habitual y cada 1 hora si se trabaja en superficies que aumenten la cantidad de radiación reflectada (la nieve o el agua, por ejemplo). Se recomienda utilizar 1 cucharadita para cada extremidad (aproximadamente 6 cucharaditas de té para el cuerpo completo) y ½ cucharadita para cara y cuello, incluyendo orejas y la parte de atrás del cuello. Asimismo, se sugiere tener una buena hidratación de la piel y tomar al menos 2 litros de agua al día.
Octubre 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.