Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

Hipoacusia causada por agentes tóxicos
Por Marcelo Molina Ibaceta, Higienista Ocupacional BOHS, Subgerencia de Salud Ocupacional Mutual de Seguridad CChC.
Aunque todavía no se demuestra que la hipoacusia también podría ser causada por agentes tóxicos, todo indica que la relación es cierta. Considerando este antecedente, es necesario proteger a los trabajadores.

En términos generales, la pérdida auditiva se asocia, en un porcentaje absolutamente predominante, al efecto de la exposición a ruido. El número estimado de personas afectadas por esta patología en el mundo aumentó de 120 millones, en el año 1995, a 250 millones en el año 2004 (Protocolo de Exposición a Ruido del Minsal). Sin embargo, estudios efectuados en países desarrollados confirman que también se produce pérdida auditiva por la exposición a diversos agentes químicos presentes en el lugar de trabajo. Estas cifras no están determinadas, pero se están desarrollando investigaciones que permitan tener un conocimiento más acabado en este tema.

Entre estos agentes ototóxicos, destaca el monómero de estireno, el que se encuentra presente en la fabricación de piezas de fibra de vidrio, tales como piscinas, estanques, lanchas, piezas de carrocerías y parachoques de automóviles y buses, entre otras.

Otro agente bastante común es el tolueno, que suele formar parte de los diluyentes de pintura y compuestos de adhesivos, por lo que su uso es bastante habitual. De este modo, lo encontramos en la industria de pintura, tanto en su fabricación o preparación, como durante la aplicación mediante pistolas de aspersión en el pintado de muebles y vehículos. En el rubro de la construcción, tanto por la aplicación de pintura como por el uso de adhesivos, podemos encontrar que el tolueno estará presente, por ejemplo, en el armado de muebles y pegado de alfombras.

Por otro lado, en el área minera, encontramos metales pesados, como el mercurio y compuestos de cromo, que también son reconocidos como ototóxicos.

También lo son gases como el monóxido de carbono y el ácido sulfhídrico, los que cada año dan muerte a dos o tres trabajadores en un solo evento. En el caso del monóxido de carbono, estas muertes resultan de la combustión incompleta de este, cuando se encuentra presente en espacios mal ventilados, compartido con motores de combustión interna; lo que, en caso de exposición crónica, puede ampliar el espectro de lugares de trabajo de riesgo.


En la práctica…

Ahora bien, ¿a qué cantidad de estos agentes se debe exponer una persona para que se produzca daño auditivo? En salud laboral, la exposición a cualquier agente químico (estireno, tolueno) o físico (ruido, radiaciones) puede ser dañina, dependiendo de la dosis diaria.

En el caso de los agentes ototóxicos mencionados, los límites permisibles en ambientes de trabajo que ocupamos en Chile, y que se derivan de normativas de países más desarrollados, no están relacionados con su potencial ototóxico, sino con otros riesgos de daños ampliamente demostrados, como los que afectan al sistema nervioso central. En este sentido, no se cuenta aún con límites reconocidos como valores a partir de los cuales una exposición crónica, es decir una exposición de todos los días durante años y años, tal como puede suceder en el lugar de trabajo, pueda causar un efecto ototóxico.

Más aún, si consideramos que gran parte de los expuestos a estos agentes ototóxicos también se exponen a ruidos en niveles considerados de riesgo para la salud auditiva... ¿qué ocurrirá en estos casos? ¿Será que la exposición a ruido y un agente químico ototóxico simultáneamente, tendrán un efecto aditivo de daño? Los límites permisibles individualmente de ruido y del agente químico debieran, en estos casos, reformularse y rebajarse, para establecer un margen de seguridad que proteja a los trabajadores frente al riesgo combinado de dos o más agentes que afectan el sistema auditivo.


¿Cómo proteger al trabajador?

En primer lugar, la exposición a cualquier tipo de agente nocivo para la salud debe ser minimizada mediante controles técnicos. Por ejemplo, un estudio que identifique productos alternativos que no contengan los compuestos más peligrosos. Si esto no es posible, se podría contar con sistemas de extracción que capturen los aerosoles en el ambiente de trabajo, procurando que esto ocurra antes de que alcancen al trabajador. Cuando estas medidas no resultan 100% eficaces, entonces se debe recurrir a la protección respiratoria y dérmica, apoyadas de acciones administrativas, como el control de tiempos de exposición.

El uso de protección respiratoria es la medida más extendida; sin embargo, para que llegue a ser eficaz y se logre tener un respaldo técnico legal que avale un nivel óptimo de protección, es decir, que le permita al trabajador y al empleador confiar en que se está logrando el objetivo de protección esperado, debe manejarse dentro de un programa de gestión. Este requisito está parcialmente logrado en empresas de mayor madurez en seguridad laboral, pero aún está en deuda en la mayoría de los centros de trabajo del país.

En efecto, para poder garantizar la protección individual de cada trabajador, se requiere considerar los siguientes pasos:

Selección de filtro adecuado al agente químico con que se trabaja.

Selección de la máscara por su marca, modelo y talla que mejor se acomode a la fisonomía del trabajador y en relación al uso de otros elementos de protección, como gafas y casco.

Selección de guantes impermeables al agente en cuestión.

Capacitación al trabajador respecto de los riesgos, medidas de control, procedimiento de trabajo, uso correcto de la máscara y guantes, y reconocimiento.

Capacitación al empleador, mandos medios, adquisiciones, bodegueros, profesionales de salud y seguridad del trabajo, en sus responsabilidades y participación activa dentro del funcionamiento del plan de gestión.

Todos los procesos involucrados deben funcionar como un sistema, lo que nos hace reflexionar respecto de que inclusive la protección personal es un asunto corporativo que involucra a toda la organización y no solo al trabajador de manera aislada.

Septiembre 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.