Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 20 de Julio de 2024         •         Dólar= $934,31         •         UF=$37.593,51         •         UTM=$65.967

Los accidentes de trayecto también se pueden evitar
Por Demetrio Valenzuela, Experto Departamento de Desarrollo de Productos y Servicios Mutual de Seguridad CChC

Siempre estamos sujetos a la posibilidad de que nos ocurra un accidente en nuestro tránsito diario desde nuestro hogar al trabajo o viceversa. ¿Quién es responsable de qué y en qué momento?

Cualquier accidente ocurrido en el desplazamiento entre la habitación y el lugar de trabajo, se denomina accidente del trabajo en el trayecto. Las razones que llevan a un peligro a transformarse en un accidente, tienen que ver con un espectro variopinto de posibilidades, que van desde el caminar descuidado, hasta la conducción imprudente (que puede afectar tanto al propio conductor como a pasajeros y peatones), pasando por un sinnúmero de condiciones adversas presentes en los lugares de desplazamiento.

Es ampliamente conocido el efecto pernicioso del accidente, tanto para el país como para las empresas, las familias y los propios afectados, pues no solo limita sus posibilidades de desarrollo en distinto grado (dependiendo de la consecuencia del mismo), sino que resulta a todas luces intolerable, toda vez que hay mucho por hacer para evitar tan negativo acontecimiento.

Si revisamos las estadísticas de accidentes en el trayecto de las empresas adheridas a la Mutual de Seguridad CChC, encontramos que las variaciones desde el año 1995 al 2013, se mueven desde 0,99% a 1,06%, en el mismo orden, con algunas bajas y subidas entre estos extremos.

Lo preocupante es que la tendencia acumulada es al alza en lugar que a la baja, que sería lo esperable. Asimismo, revisando los accidentes más comunes que ocurren en el trayecto, sobresalen los atropellos, las colisiones y las caídas, y una parte significativa corresponde a accidentes de tránsito.

Además, en el análisis de estas mismas cifras, de todos los accidentes mortales de los trabajadores, se aprecia que durante 2013, un 64% correspondió a accidentes de tránsito, mientras que 38% correspondieron a trayecto.

Revisando los datos proporcionados por la Superintendencia de Seguridad Social, se observa que durante 2013, se registraron 157 casos de accidentes de trayecto con resultado de muerte, lo que corresponde al 42% del total de los accidentes laborales mortales registrados en el período, lo que es un poco superior a la realidad de la Mutual.

En primera instancia, parece una tarea difícil de abordar, toda vez que los citados accidentes ocurren normalmente lejos del espacio que creemos más controlado del interior de la empresa, y que dependen de una multifactorialidad de razones, muchas de las cuales están fuera de cualquier control del empresario.

Siendo éste un mal que afecta a todo el país, pues no en vano fue considerado por el legislador en la Ley 16.744, es sin duda un aspecto no solo de preocupación, sino que obliga a la acción concreta de todos los actores del sistema de seguridad social, es decir, el Estado, las Empresas y las Personas.


¿Cómo prevenir?

Entonces, para combatir este problema, la respuesta natural es prevenir, cada uno en su esfera de influencia. Y esta prevención no es resultado de la suerte, sino que de un trabajo importante y sistemático de concientización y educación, en la que los diferentes actores de la sociedad y el entorno -personas, familias, empresas y Estado- tienen mucho que hacer.

Por parte de las empresas, la creación de cultura de seguridad que provoque cambios más profundos y duraderos en el actuar consciente en contra de las causas de estos accidentes, parte desde los directivos y así debe permear a los trabajadores, de forma natural.

En tanto, por el lado de las personas, es clave la real toma de conciencia -lo que es parte también de una cultura de seguridad y que pese a todas las falencias que podamos encontrar en los espacios por donde nos movemos o en todos los factores externos, hay mucho que hacer para evitar accidentes por nuestra parte, si actuamos responsablemente en cada desplazamiento. Los accidentes como tal siempre podran ocurrir, pero es responsabilidad de todos los que nos desenvolvemos en el entorno hacernos cargo de su prevención, minimizando el error, porque así como con los accidentes laborales, en esta situación la meta del “cero daño” también es posible.

Medidas clave en planes

Todo plan relacionado a accidentes de trayecto debe reforzar algunos puntos. Su incorporación y reiteración permitirán que estas acciones se realicen de manera natural. Con ello se apela al autocuidado el que se refuerza en la cultura de seguridad.

Planificar los tiempos prudentes y necesarios para el traslado.

Velocidades de desplazamiento (no correr al desplazarse a tomar movilización).

Cruzar las calles únicamente en las esquinas.

Respetar las señalizaciones o luces del tránsito.

Descender o subir a un vehículo solo cuando esté detenido.

Circular preferentemente por lugares iluminados.

Restringir el uso del celular o elementos distractores en los traslados.

No conducir a la defensiva.

Usar vestuario con elementos reflectantes que permita su visibilidad.

Junio 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
juan carlos ... (08/10/2017)

no entiendo este concepto"• No conducir a la defensiva."

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.