Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

NANOTECNOLOGÍA
Virtudes y riesgos en su manipulación
Por Dr. Rodrigo Segura del Río, Académico del Instituto de Química y Bioquímica de la Universidad de Valparaíso.

Según el sistema internacional de unidades, el prefijo “nano” indica un factor de 10-9, por lo que si hablamos de unidades de longitud, un nanómetro equivale a la mil millonésima parte de un metro. Se ha encontrado que a esas dimensiones ocurren fenomenologías que distan del comportamiento que estamos acostumbrados a observar en objetos macroscópicos.

Nuevos efectos, comportamientos y propiedades es lo que podemos encontrar cuando nos sumergimos en el nanomundo donde la ciencia y la tecnología asociada a manipular la materia a esta escala se conocen como nanociencia y nanotecnología. Esta posibilidad de modular el comportamiento de la materia y crear nuevas estructuras y dispositivos con “superpoderes”, ha calado hondo en la imaginación tanto de la comunidad científica como del público en general.

En la actualidad no es extraño ver productos comerciales en base a nanomateriales, desde las tecnologías más avanzadas en procesadores computacionales hasta implementos deportivos de alto rendimiento, o incluso en productos como cosméticos o alimentos. Tampoco sería extraño que con ayuda de la nanotecnología se resuelvan, en parte, problemas energéticos o la cura de enfermedades catastróficas, pero ojo… no todo lo que brilla es oro.


Posibles riesgos en su manipulación

Como todo nuevo material, debemos aprender a conocerlos y manipularlos, aprovechando sus beneficios, pero sin dejar de lado los potenciales riesgos que puedan tener. Así como sabemos que se comportan de una manera inusual, estos nuevos materiales se comportarán de esa manera con nuestro organismo y con el medioambiente, o sea, de una manera poco predecible y con consecuencias que podrían aflorar no necesariamente en lo inmediato o en el corto plazo.

A nivel mundial se llevan a cabo muchos estudios respecto de la toxicidad de este tipo de sustancias, ya que por sus dimensiones pueden incluso atravesar las membranas celulares, pero como la gama de tamaños, tipos de estructuras y sus componentes puede ser tan diversa, la velocidad con que se descubren efectos adversos es menor a la progresión de las tecnologías basadas en ellos.

Debido a esta gran diversidad, no existen indicaciones particulares… Todos son peligrosos hasta que se demuestre lo contrario. Una indicación primaria sería consultar la toxicidad de los elementos o compuestos de los cuales están hechos, pero la indicación más importante tiene que ver con su tamaño: al ser muy livianas y pequeñas pueden llegar fácilmente a las vías respiratorias y alojarse permanentemente en los pulmones. Muy conocido es el caso de la asbestosis, enfermedad provocada por un tipo de fibra micrométrica presente en el asbesto, utilizado como materia prima para la construcción de fibrocementos. Estas pequeñas fibras se depositan en los pulmones y no pueden ser degradadas por el organismo causando fibrosis e incluso cáncer pulmonar. Similar es el caso de la silicosis, producida por la aspiración de partículas de sílice provenientes de la explotación de canteras o industrias como la del vidrio.

Para los nanomateriales, existen los mismos riesgos o incluso mayores, ya que por su tamaño pueden interactuar con las estructuras celulares. Otra particularidad de algunos nanomateriales es que su reactividad se ve notoriamente aumentada por el incremento del área superficial, por lo que al entrar en contacto con la piel podrían causar graves irritaciones o quemaduras.


Abordando la materia

En el contexto nacional, existen diversas iniciativas de parte del Gobierno por impulsar el desarrollo de la nanotecnología, pero, por otro lado, existe una normativa nula respecto del estudio y desarrollo de productos basados en nanomateriales.

Aun cuando el tema ya ha estado en la palestra en el Congreso Nacional en varias instancias, como por ejemplo a través de publicaciones internas (Medio Ambiente y Calidad de Vida 2004, 2, 12), o en algunas charlas en el “II Congreso del Futuro. Ciencia, tecnología, humanidades y ciudadanía” en 2013, no se visualizan proyectos respecto de normativas exceptuando el controversial proyecto de Ley presentado por el Senador Navarro en 2007, el cual prohibía como medida precautoria la investigación y desarrollo de la nanotecnología, iniciativa que solo tuvo impacto mediático. Así como nosotros y varios países en vías de desarrollo sin un marco regulatorio apropiado, podemos ser blanco del uso indiscriminado de este nuevo conocimiento.

Algunos países desarrollados presentan normativas y regulaciones en distintos grados de avance. Por ejemplo, la Comisión Europea publicó en 2011 una recomendación específica sobre la definición de nanomaterial, la cual ha debido ser incorporada en diversas normativas, como las de productos cosméticos (Directiva 76/768/EEC), productos alimenticios (Directiva EU Nº 1169/2011), productos biocidas (Regulación EU Nº 528/2012). En estos documentos, se señala que la detección, la medición del tamaño y el porcentaje son aspectos fundamentales para dar cumplimiento a la normativa. Adicionalmente, los productos deben ser evaluados a fondo para garantizar la seguridad de su uso e informar al consumidor mediante un etiquetado apropiado.

Por otra parte, REACH -organismo de la Unión Europea- fiscaliza cualquier sustancia química que esté dentro de esta categoría. En todas estas regulaciones, no se hace alusión a algún tipo específico de nanomaterial y todos debiesen ser considerados como sustancias potencialmente peligrosas, pero un problema adicional que se debe enfrentar es la transparencia de las empresas que ingresan productos al mercado.

Desde el punto de vista académico, considero que el Estado chileno debe seguir financiando iniciativas conducentes al desarrollo de la nanotecnología, ya que es un tema del cual no debemos estar exentos, pero además se debe promover el estudio de los probables impactos de estos nuevos materiales y tecnologías, procurando un marco regulatorio que salvaguarde la salud humana y el medioambiente.

Junio 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.