Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

Dolor Disfuncional de la Extremidad Superior
Por Dra. Vanja Sturiza G., Traumatóloga Equipo Extremidad Superior, Hospital del Trabajador.

La Disfunción Dolorosa de la Extremidad Superior (DDES), puede o no estar relacionada con el trabajo, cuyo diagnóstico y calificación laboral requiere de la experiencia y conocimiento médico especializado, apoyado por un terapeuta ocupacional o experto en prevención de riesgos que realizan el APT (análisis del puesto de trabajo) y/o EPT (estudio en terreno del puesto de trabajo).

Para considerar el dolor de origen laboral se debe cumplir los criterios de NIOSH (National Institute for Occupational Safety and Health). Este describe cuatro criterios fundamentales: repetición, fuerza o resistencia, postura y vibración por un período determinado de exposición al riesgo.

Basados en estudios epidemiológicos, según el segmento corporal involucrado, podrían producirse distintas patologías laborales.


Hombro:

Tenosinovitis bicipital

Tenosinovitis manguito rotador

Bursitis subacromio subdetoidea


Codo:

Epicondilitis

Epitrocleítis

Muñeca/mano

Tenosinovitis de flexores de muñeca/mano

Tenosinovitis de extensores de muñeca/mano

Síndrome del túnel carpiano


Diversos segmentos:

Síndrome miofascial específico


Una patología multifactorial

El dolor disfuncional de la extremidad superior es multifactorial, ya que influyen factores psicosociales, ambientales, individuales o constitucionales, productivos, de edad o género, y patologías de origen común (inflamatorio degenerativas, reumáticas, endocrinas, etc.). Es así que, frente a un mismo factor de riesgo laboral, no todas las personas serán igualmente sintomáticas o se les manifestará una enfermedad.

Para que el dolor sea considerado laboral debe estar el trabajador expuesto a factores de riesgo en cuanto a tiempo de exposición, resistencia o fuerza, repetición y vibración en rangos que superen lo fisiológico.

Como factores psicosociales, entendemos las características individuales, grupales y organizacionales que influyen en el desempeño y satisfacción laboral; los ambientales son la temperatura, calidad del aire, el ruido. Los productivos tienen que ver con las posturas incómodas mantenidas, actividades monótonas, no fisiológicas en lo físico y mental.

Los que consultan con mayor frecuencia por DDES e ingresan para estudio y calificación son los trabajadores sedentarios, oficinistas, secretarias, administrativos, digitadores, telefonistas, donde suelen pesquisarse desajustes ergonómicos (posturas incorrectas, con el computador a una altura inadecuada, la silla más alta o más baja quedando los pies y rodillas en posiciones incómodas, los antebrazos sin apoyo, técnicas de digitación inadecuadas, sin pausas intercaladas ni ejercicios compensatorios) los que generan dolor muscular por fatiga que afecta a los músculos de las manos, antebrazos, brazos, incluso hombro y cuello. Si a esto le agregamos el estrés de la vida diaria y cumplimiento de metas, se agrega un dolor miofascial que es una respuesta individual, generalmente en pacientes autoexigentes. Esto en sí no constituye una enfermedad profesional y responde a modificaciones de los de-sajustes ergonómicos, ejercicios regulares y a medicamentos.

El síndrome del túnel carpiano y las tenosinovitis de muñeca y mano no tienen su origen en estas actividades administrativas mencionadas, ya que no cumplen criterios de flexión sostenida, resistida ni de vibración, pero su coexistencia acrecienta el dolor disfuncional provocado por la fatiga muscular y tensión.

Frente a un dolor disfuncional de la extremidad superior, el trabajador debe ser evaluado y se efectuará el diagnóstico con su historia laboral y los exámenes que sean necesarios. Si no califica para una enfermedad laboral (sobresfuerzo puntual o crónico), se derivará a su sistema previsional común de salud. Si es acogido según ley 16.744, se realizará el tratamiento correspondiente específico para la patología según segmento afectado y se recomendarán las modificaciones ergonómicas a efectuar en su puesto de trabajo, a cargo del terapeuta ocupacional.


¿Cómo prevenir el DDES?

Efectuando estudios ergonométricos de los distintos puestos de trabajo (evaluar duración del esfuerzo, ciclos por minuto, posturas, duración del esfuerzo, duración de la jornada laboral, sobretiempos, técnicas de trabajo) determinándose, según los factores de riesgo, si el trabajo es seguro, moderado o peligroso.

Evaluando los factores ambientales que pudiesen afectar su salud física y mental y la eficiencia productiva.

Analizar los factores fisiológicos en cuanto a exigencias de adaptación que el trabajador debe responder, sin alterar su homeostasis (equilibrio biológico interno) frente a la biomecánica, biodinámica y métrica para realizar su trabajo.

En lo psicosocial, evitar trabajos rutinarios, que generen aburrimiento y disminución de la productividad.

En lo productivo, generar un sistema formal de pausas, con entrenamiento en ejercicios compensatorios para así evitar la fatiga muscular. Rotación de puestos para evitar la monotonía, el sueño, automatismo y riesgos de accidentabilidad. Por otra parte, preocuparse que al rotar se ejerciten o se esfuercen otros grupos musculares (rotar antes de que aparezca la fatiga).

Adecuada organización del espacio de trabajo (localización correcta de los elementos de trabajo).

Mantener equilibrio en la relación Trabajo - Trabajador - Familia- Medioambiente

Con programas de detección precoz de síntomas y derivación a evaluación médica oportuna.

Mayo 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.