Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 17 de Julio de 2024         •         Dólar= $916,27         •         UF=$37.595,93         •         UTM=$65.967

Seguridad en tronaduras
Artículo gentileza de Nelson Castillo Cortez, Jefe de Tronadura en Tromax.

La fragmentación de roca mediante tronadura es básica en obras de minería, donde se debe extraer mineral y lograr que tenga una granulometría o tamaño adecuado para su posterior procesamiento. Esta labor requiere de un alto grado de seguridad, ya que trabajar con explosivos significa grandes riesgos.

Se define tronadura como la acción de encender, mediante accesorios adecuados, material explosivo que ha sido colocado al interior de pozos previamente perforados. Esto, con el propósito de fracturar o fragmentar la roca circundante. Los pozos se perforan de acuerdo al diseño de una “malla”, la que especifica la cantidad, separación y profundidad de dichos pozos. Luego, se insertan los explosivos y accesorios que conectan los pozos entre sí. Una vez conectada la malla completa, se procede a la detonación del explosivo.

Los materiales explosivos se diferencian por características propias, como sensibilidad, densidad, velocidad y presión de detonación, resistencia al agua, presentación, entre otras. Todos los explosivos, agentes de tronadura y accesorios, son considerados de alto riesgo en su almacenamiento, transporte y en su uso u operación.

Si bien esta tarea es común en la minería, también se utiliza en la construcción y obras civiles, cuando es necesario abrirse paso entre cerros y zonas rocosas para construir caminos, túneles o nivelar terreno para la instalación de infraestructura.


Almacenamiento y Transporte

Como medidas de seguridad para su almacenamiento, estos elementos deben ubicarse en dependencias especiales, con medidas de seguridad estándares y autorizadas por los estamentos correspondientes. Su transporte debe realizarse solo con vehículos adaptados para la labor y respectivamente autorizados. Para su manipulación, todo el personal, incluyendo el chofer del vehículo de transporte, debe contar con Licencia de Manipulador de Explosivos, otorgada por la Autoridad Fiscalizadora de la Ley 17.798 de Control de Armas y Explosivos.

El mayor peligro existente es, desde luego, la detonación prematura, que puede provocarse por varios factores, como por ejemplo, maltrato al material explosivo por descuido o exceso de confianza, descomposición y sensibilización extrema del material por envejecimiento, circulación no programada ni autorizada de vehículos o personas ajenas al área de carga, mala manipulación por entrenamiento inadecuado del personal de cargadores de tiros, entre otros. Una detonación prematura causa severos daños materiales y a la integridad de las personas, incluso la muerte, tanto para los manipuladores como para personas que se encuentren en las cercanías de la obra en la que se estén almacenando explosivos.


La operación de tronadura

Para minimizar los riesgos durante la operación, se deben seguir las siguientes recomendaciones:


Antes de la tronadura

Pleno dominio de los supervisores, capataces y cargadores, del trabajo que están realizando (charla previa al inicio del trabajo).

Cierre perimetral del área con las distancias reglamentarias y estricta prohibición de entrada y circulación de personal ajeno a la tarea.

Trabajar en equipo, pero con labores específicas para cada cargador. Esto debe controlarlo minuto a minuto el supervisor de tronadura.

El personal debe estar capacitado para detectar alguna anomalía y ser capaz de corregirla, siempre con aviso previo al supervisor de tronadura.

Especial cuidado se debe tener en la acuciosidad con que se realizan las conexiones entre cada pozo de la malla, para evitar que pozos con explosivos queden sin detonar.


Durante la tronadura

Se deben evacuar maquinarias y personal de los sectores previamente determinados con la colocación de trabajadores señaleros, llamados “loros vivos”, quienes impiden el paso a personas y equipos, barreras físicas y letreros que indiquen el cierre perimetral. Este personal es seleccionado e instruido antes de su colocación en el sitio y solo obedece órdenes del supervisor que lo apostó en el lugar indicado.


Después de la tronadura

Una vez despejado el sector de polvo en suspensión y gases provenientes de la tronadura, se debe revisar el área cuidadosamente para confirmar que todo el material cargado fue detonado. Solo una vez asegurada el área, esta es entregada para la reanudación del resto de las faenas. Pozos con explosivos que no hayan detonado, llamados “tiros quedados”, que no sean detectados en la revisión posterior a la tronadura, podrían ser activados por los equipos de movimiento de tierra, provocando detonaciones no deseadas y serias consecuencias.

La tronadura es una actividad esencial en los proyectos que se desarrollan diariamente en nuestro país. Bien ejecutada, permite extraer riqueza, mejorar nuestra infraestructura y conectividad, y avanzar en pos del desarrollo. Sin embargo, es importantísimo que esta actividad se desarrolle con la máxima seguridad, para que nuestro crecimiento como país no cause ninguna tragedia que debamos lamentar, sino únicamente beneficios para todos los chilenos.

Abril 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.