Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 21 de Febrero de 2024         •         Dólar= $968,46         •         UF=$36.785,65         •         UTM=$64.343

Diana Florea, Neuróloga Especialista Centro del Sueño
“Tomar una siesta de 30 minutos diarios aumenta la productividad”

Las largas jornadas laborales han hecho que empresas de muchos países adopten la siesta como una alternativa para mejorar la productividad de sus trabajadores. De hecho, un estudio de la NASA demuestra que dormir 26 minutos diarios después de almuerzo trae asociados importantes beneficios. A continuación, Diana Florea, Neuróloga Especialista en Trastornos del Sueño, profundiza en el tema.

¿De qué manera afecta el sueño en la actividad laboral?
Las necesidades de sueño de una persona normal son de 7 a 8 horas por noche, con algunas excepciones como los llamados “dormidores cortos”, que necesitan 4 o 5 horas, o los “dormidores largos”, que no se sienten recuperados si no duermen 9 o 10 horas por noche.

Está demostrado que, por causas laborales, sociales u otras, en las últimas décadas la población duerme cada vez menos. En promedio, dormimos 2 horas menos que en la década de 1950 y más del 30% de la población duerme menos de 6 horas por noche de manera habitual. Es por eso que esta privación de dormir nos lleva a acumular una “deuda de sueño” que en algún momento debemos pagar.

Un período muy sensible es el postprandial (después del almuerzo), cuando está demostrado que nuestro rendimiento intelectual y físico está más bajo; de hecho, es la fase del día en donde se produce el mayor número de accidentes. Es allí cuando sentimos el “llamado de la siesta”, sobre todo si no hemos cumplido del todo con nuestras necesidades de sueño nocturno.

En este contexto, ¿qué beneficios tiene la siesta?
Hay estudios que mencionan que la siesta mejora el rendimiento intelectual, las capacidades de concentración, atención y reacción; la consolidación de la memoria y el estado de alerta mental al grado de que disminuyen los índices de accidentes y errores laborales, o de la vida cotidiana. En definitiva, tomar una siesta de 30 minutos diarios aumenta la productividad.

Asimismo, está comprobado que la privación crónica de sueño (este incumplimiento habitual de las necesidades de sueño de nuestro organismo) conllevan a mayores riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares, metabólicas (diabetes y obesidad), algunos tipos de cáncer y problemas cognitivos. Es lógico pensar que si con la siesta logramos disminuir nuestro déficit de sueño, también podríamos reducir estos riesgos, pero este es un tema que aún no está completamente demostrado. De lo que sí tenemos certeza es que la siesta no remplaza el sueño nocturno, solamente lo complementa.

A nivel mundial, ¿qué países tienen más integrada esta práctica?
Estados Unidos, Japón, Austria y Alemania son los países en donde se ha incorporado más esta medida, ya que algunos empresarios se han dado cuenta de la importancia de una siesta reparadora de 15 o 20 minutos para mantener el rendimiento, motivación y creatividad de sus empleados.

¿Cuál es la situación de la siesta laboral en nuestro país?
En 2003, se presentó al Parlamento un proyecto de Ley que modificaba el Código del Trabajo, legalizando la siesta de 20 minutos después de la hora de colación. La idea era que si el trabajador hacía uso de este beneficio, debía compensar el tiempo de la forma que acordara con su empleador. Sin embargo, después de analizar la propuesta, la Cámara de Diputados la rechazó con un número muy alto de votos. En este sentido, creo que en la medida en que esta práctica se vaya extendiendo a nivel internacional, irá afianzándose en Chile.

¿Se recomienda esta práctica para todo tipo de trabajos y actividades?
Considerando los beneficios de la siesta, podríamos pensar que para todos los empleos debiera ser positiva. Sin embargo, hay algunos que la requieren más que otros, como por ejemplo, los que deben mantener la atención y concentración por tiempos prolongados, o donde el estado de vigilancia y rápida capacidad de reacción es fundamental para la vida de muchas personas (conductores de buses y otros medios de transporte, controladores aéreos, entre otros).

¿Cuánto tiempo debe durar una siesta?
Hay una siesta para cada persona; no todos los que la toman deben dormir igual. Esto puede obedecer a las mismas razones por las que algunas personas necesitan 8 o 9 horas de sueño nocturno, mientras que otras solo 5. La duración ideal de la siesta es media hora, aunque hay personas que quedan bien con 10 minutos. La NASA recomienda específicamente 26 minutos como duración ideal para ayudar al cuerpo a soportar el día. Pero lo que por ningún motivo se aconseja es pasar los 40 minutos, ya que se pueden alcanzar etapas de sueño profundas y presentarse dificultades para despertar.

¿Dónde se recomienda tomar este descanso?
Para reposar la siesta, es mejor hacerlo en un sofá o sillón y no en la cama, porque así le dejamos claro a nuestro cerebro que se trata de una siesta y no del sueño nocturno.

En este contexto, es necesario tener en cuenta que hay muchas personas que no se benefician de la siesta y se está investigando el porqué. Se debe aparentemente a diferencias genéticas entre los que necesitan la siesta y los que no. Un punto importante es que muchas veces nos encontramos con personas que duermen lo suficiente en cantidad de horas, pero su sueño no es reparador debido a patologías como apnea del sueño, que pueden manifestar durante este período. Se sienten como si no hubieran descansado, se levantan agotados y pasan todo el día con sueño.

Abril 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.