Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

Seguridad laboral en la industria de aserrío
Por Waldo Seguel Gallardo, Líder Seguridad y Salud Ocupacional Depto. Aserraderos y Remanufacturas Corma, sede Biobío.

La seguridad laboral en la industria de aserrío y plantas de remanufacturas ha tenido un notable desarrollo en este último decenio, influenciado por el liderazgo que han asumido las principales empresas al asegurar sus procesos, implementando de forma voluntaria sistemas integrados de gestión en seguridad y salud ocupacional, ambiental, calidad y en la cadena de custodia del producto.

La creciente importancia que la seguridad laboral ha experimentado en aserraderos y plantas de remanufactura ha hecho que las Pymes, asociadas directa e indirectamente a empresas de mayor tamaño, tengan que cumplir rigurosos protocolos en este ámbito, generándose un cambio importante respecto de las prácticas de antaño.

Los actuales sistemas de gestión a través de las cadenas de custodia, sean estos Certfor o FSC, también han obligando a los proveedores de madera a adoptar un mayor grado de responsabilidad y cumplir con estos requisitos.

Se suma a lo anterior un poderoso trabajo impulsado por la Corporación Chilena de la Madera, (Corma), quien realiza campañas comunicacionales y brinda apoyo en materia de certificación de competencias laborales, benchmarking y promulgación de mejores prácticas.

Un aspecto muy relevante tiene relación con la Ley de Subcontratación N°20.123, la que obliga a fortalecer los sistemas de gestión existentes, de modo que las mandantes puedan así garantizar el cumplimiento de los estándares por parte de sus empresas de servicios y la responsabilidad con sus trabajadores.

Todos estos esfuerzos han logrando que en la industria de la madera se haya generado una cultura de seguridad en el trabajo, lo que ha llevado a que los líderes de las empresas estén cada vez más motivados en implementar mejoras en sus procesos industriales, estableciendo progresivamente estándares para proteger la seguridad y salud de las personas.


Riesgos de la industria

Está muy claro que los principales riesgos asociados a la industria del aserrío y remanufacturas están dados por el comportamiento de las personas, por lo que el gran desafío es desarrollar una gestión para tener en todo momento a los trabajadores armónicos con sus manos y mente en la tarea que deben realizar.

Los accidentes típicos en este rubro -curiosamente gran parte de ellos ocurren durante turnos diurnos- se deben principalmente a: proyección de partículas, caídas en altura y a nivel, atrapamientos, atriciones, incrustaciones de astillas, exposición a contacto eléctrico y atropellamiento por equipos rodantes (cargadores frontales, grúas horquilla, camiones), entre otros. Cabe señalar que cuando ocurren algunos de estos eventos son de alta gravedad, dado el alto potencial de traspaso de energía entre la máquina o equipo y el trabajador.

Otro aspecto relevante a mencionar, tiene relación con que los accidentes más graves no se producen por las actividades centrales de los procesos productivos, sino por aquellas poco recurrentes o misceláneas. Lo anterior exige que toda actividad, la más mínima que sea, deba disponer de una evaluación de riesgo y un plan de control asociado.

Adicionalmente a lo anterior, están presentes los riesgos asociados a la salud ocupacional, identificándose preponderantemente: exposición a ruido, sobrecarga muscular, movimientos repetitivos, vibraciones, agentes químicos preservantes o sanitizantes, entre otros.


Claves para el desarrollo de un trabajo seguro

Los adelantos tecnológicos han permitido tener procesos más seguros y disminuir el esfuerzo físico de los trabajadores, pero no hay que perder de vista que, ante una intervención de equipos en movimiento, las consecuencias serán cada vez más graves.

Por lo anterior, uno de los desafíos en el ámbito de las condiciones es disponer de un acucioso levantamiento de peligros en los equipos o máquinas y sus riesgos asociados (en los ámbitos de la operación, mantención y limpieza), seguido del establecimiento de un plan de control que considere que está presente el error humano en la operación.

Lo anterior debe ser realizado por las personas que efectúan las diferentes tareas en el equipo, lo que permitirá priorizar el establecimiento de barreras duras y un adecuado plan de entrenamiento, para que el trabajador haga lo que tiene que hacer.

Se debe sumar la implementación de un modelo de gestión del comportamiento organizacional, que tiene relación con reforzar la cultura preventiva de la organización, la que necesariamente debe incorporar a todos los niveles de la organización, desde la gerencia general, pasando por la supervisión y finalmente por el involucramiento y conducta de los trabajadores.

Además, deben existir equipos de trabajos armónicos, que se valoren y cuiden. Si esto se logra materializar en trabajos de entrenamiento, gran parte del camino está hecho, ya que permitirá pasar definitivamente del umbral del autocuidado, hacia el mutuo cuidado.

Abril 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.