Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

Enfermedades y lesiones oculares en el trabajo
Por Dr. Alejandro Lutz, Oftalmólogo, Clínica Las Condes.

La visión es uno de los sentidos más importantes y es indispensable en la mayoría de nuestras actividades. Nuestros ojos son los mismos del cazador de hace 10.000 años y no han evolucionado para poder tolerar las exigencias a las que los somete nuestra vida moderna, en especial, las laborales.

El ojo es un órgano muy complejo, pero podemos asemejarlo a una cámara fotográfica para entender su funcionamiento. Se compone de un sistema de lentes (córnea y cristalino), un diafragma (iris) y un sistema que capta las imágenes y las transporta (retina y nervio óptico). Todas estas partes son sensibles a sufrir daño a causa de los diferentes tipos de trabajos, dependiendo esta patología del tipo de labor, pero también del ambiente en que se realice. Partamos de las patologías más habituales, y desde la zona más externa del ojo.

Ojos secos: Es sin duda uno de los problemas más frecuentes del mundo laboral y afecta la superficie del ojo. Los síntomas son sensación de sequedad o arenilla, ojos rojos y visión borrosa al final de la jornada, junto con sensación de cansancio y pesadez. Están expuestos principalmente las personas que trabajan en edificios climatizados con sistemas de calefacción y aire acondicionado que secan el aire. Este aire seco en movimiento, extrae rápidamente la humedad de nuestros ojos, haciendo que la capa de lágrima lubricante dure menos tiempo.

Además, la mayoría de las personas que realizan trabajos de oficina, están concentrados en una pantalla de computador o en la lectura. Durante estas actividades, al fijar nuestra mirada y concentrarnos, parpadeamos solo un 30% de lo que debemos, y es este parpadeo el que permite renovar nuestra capa de lágrima. De esta manera, la combinación de estos dos elementos (ambiente artificialmente seco con aumento de evaporación de la lágrima y menor lubricación por el menor parpadeo) lleva al desarrollo de esta enfermedad.

No hay una solución definitiva para este problema y es imposible, por supuesto, cambiar totalmente las condiciones de trabajo. Lo que se sugiere es lubricar con lágrimas artificiales, usar lentes -aunque no tengan aumento- para crear una barrera protectora, hacer pausas dentro del trabajo -aunque sean muy breves-, mirar de lejos y parpadear repetidamente.

En casos muy extremos, se pueden tomar otras medidas, especialmente en personas que tienen enfermedades que generan un ojo seco de base, como enfermedades autoinmunes. Estos problemas pueden verse acrecentados en personas que además viven en zonas secas, como las regiones mineras, o trabajan en zonas contaminadas, como cerca de refinerías y fundiciones.

Queratitis actínica: Es la típica quemadura del epitelio corneal que se produce por radiación ultravioleta. Esta radiación proveniente del sol, se refleja en superficies como la nieve y el agua, y está presente también en algunas herramientas, como las que emplean los soldadores al arco. Los síntomas son gran dolor ocular con sensación intensa de arena, gran fotofobia e hinchazón de los párpados. Están expuestos los trabajadores que laboran en actividades como la pesca, agricultura, minería y labores de montaña.

Su tratamiento es el sello ocular y ungüentos antibióticos. El epitelio de la córnea se recupera con rapidez, lo que permite que se acaben las molestias en 24 a 48 horas. Para la prevención, es fundamental el uso de lentes de protección, con filtro UVA y UVB 95% o superior, y que tengan protección lateral para evitar que la radiación ingrese por los costados.

La catarata: Es la opacidad del cristalino, lente que se encuentra detrás de la pupila y no se ve a simple vista desde afuera. Los síntomas son baja de visión y encandilamiento nocturno. Hay muchas causas para el desarrollo de esta patología, pero los trabajadores expuestos a radiación lumínica y ultravioleta la desarrollan prematuramente. Aquí también entra la prevención como herramienta principal y el uso de protección ocular es fundamental.


Lesiones habituales

Las lesiones más serias y, lamentablemente, aún frecuentes, son los traumatismos y causticaciones. Los traumatismos del ojo se dividen en abiertos (donde se penetra el ojo) y cerrados (donde se mantiene la indemnidad de su pared). Los primeros son de peor pronóstico y, por lo tanto, mucho más graves, pudiendo llevar a la pérdida de la visión y del globo ocular. La magnitud del daño depende de la energía del traumatismo.

La sintomatología es muy variable (desde un dolor punzante hasta la pérdida inmediata de la visión). Muchas veces los síntomas de lesiones graves son inicialmente muy leves, por lo que es muy importante, ante la sospecha de una lesión ocular, buscar ayuda especializada en oftalmólogos con experiencia en trauma. Los traumatismos de menor cuantía pueden ser un cuerpo extraño bajo el parpado que dañe la córnea por el roce o una esquirla de esmeril que impacte sobre la superficie. En estos casos, con el manejo adecuado, se logra una recuperación rápida y total. Cuando la energía es mayor, generalmente se requiere una terapia compleja, cirugía y ausencia laboral prolongada.

Los trabajadores más expuestos a estos traumatismos son aquellos que realizan trabajos manuales o manipulación de maquinaria. Uno de los mecanismos más frecuentes y graves de heridas con introducción de una esquirla en el ojo es el simple martilleo de un clavo donde, por la alta energía, se desprende la cabeza de este o un trozo de martillo.

Por supuesto, la prevención es nuevamente la pieza fundamental. No se debería realizar ninguna labor manual ni manipulación de herramientas y o maquinarias sin protección ocular. Idealmente, esta debe contemplar lentes de policarbonato con un grosor necesario para resistir el trauma relacionado con nuestra actividad (no es lo mismo un lente que debe resistir un pedazo de clavo a alta velocidad que uno que debe parar un pulpo que se rompe). Para esto, debe existir una asesoría del departamento de Prevención de Riesgos con el consejo de un oftalmólogo experto. Hay que instruir a los trabajadores en el uso continuo y evitar a toda costa el retirarlos “para ver con más detalle el trabajo” o porque se siente mucho calor o se empañan.


Las causticaciones

Otra condición grave son las causticaciones o quemaduras por líquidos o gases abrasivos. Estos pueden ser ácidos o alcalinos, siendo estos últimos los más graves, pues penetran profundamente en el ojo. El mecanismo más frecuente es el ingreso accidental del líquido en el ojo, al caer bruscamente o al manipular un envase de manera inadecuada. La sustancia más comúnmente involucrada es el cloro o la lejía que se usa en el aseo de baños e industrial. El síntoma inicial es un dolor penetrante, reducción de la visión, e imposibilidad de abrir el ojo.

Para todas las causticaciones, el tratamiento inmediato es fundamental y consiste en lavar profusamente el ojo con suero fisiológico (o si no se tiene a mano, con agua de la llave), por al menos cinco minutos. La idea es disminuir de cualquier modo la concentración del cáustico.

Las consecuencias de estas lesiones tienden a ser serias, pudiendo llevar a la pérdida de la visión o tratamientos prolongados y varias cirugías.

Por supuesto, la prevención es importante, mediante el uso de lentes de protección para los trabajadores en contacto con estas sustancias y que estos esten instruidos claramente en la manipulación de las mismas. También es fundamental que el personal conozca las medidas de tratamiento inicial, pues el futuro del ojo se juega en los primeros minutos de tratamiento.

Enero 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Daniel suarez Enpleado (22/10/2018)

A mí me entró glifosato en el ojo y ahora ando con problema de retina y una membrana dañada y en la retina Sesé generan pequeños agujeros.. estos pueden generarse por el glifosato... Espero la respuesta , gracias.

ricardo ssa (09/07/2018)

que pasa cuando una persona ve con un solo ojo por que tuvo un desprendimiento de retina gigante hacia los años 76,y quedo con perdida total de su ojo y hoy siendo un adulto adulto se le desprende el humero vitreo,con baja vision que lo imposibilitan para seguir ejercio su labor de paramedico en un hospital,a demas de haber sido operado de catarata bilateral.esa persona puede optar a una jubilacion por invalidez.

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.