Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

Tareas seguras en movimientos de tierra en minería
Artículo gentileza de Nelson Maldonado, Gerente SIG y Sustentabilidad de Empresas Santa Elvira.

El movimiento de tierra es el eje motriz de la minería, desde la fase de construcción de los proyectos mineros hasta su cierre. El desplazamiento de equipos para esta tarea implica un sinnúmero de peligros, dado los tamaños de la maquinaria y las magnitudes de la energía utilizada, los que, de no ser controlados, pueden traer consigo accidentes catastróficos, como lo demuestra la historia reciente.

En el movimiento de tierras, podemos considerar algunas actividades que son focos de alto riesgo: carguío de camiones, transporte de material y descarga de material. Cada una de estas actividades implica peligros y riesgos, los que deben ser identificados y evaluados para una adecuada planificación de controles que eviten los accidentes.

En cada una de estas actividades, nos enfrentamos con, al menos, tres frentes de atención: el equipo propiamente tal (su condición, estado de mantención, tipo adecuado a la operación, etc.); la condición del entorno (el lugar en donde se realiza la tarea, pendientes, caminos, desniveles, taludes, tipo de material a mover, etc.); y las personas, tal vez el foco más importante, ya que del hombre depende el desplazamiento de estos equipos y la forma en que son operados, por lo que requiere que estas personas cuenten con el entrenamiento y experiencia necesarios para su operación.


Principales riesgos

Al analizar cada una de estas actividades, nos encontramos con los siguientes peligros principales y sus controles mínimos:

Carguío: En la zona de carguío, normalmente de espacio reducido, interactúan los equipos que cargan y los camiones, en movimientos sistemáticos y permanentes, lo que implica riesgos de choques y colisiones. Por ello, la tarea debe ser planificada con anticipación pensando en los movimientos que estos equipos y el punto de carguío.

Se debe prohibir la circulación de personas en el lugar, considerando que los operadores de los equipos cuentan con visibilidad reducida. Adicionalmente, se debe establecer un protocolo de acercamiento a vehículos menores, siendo razonable definir una zona de aparcamiento cercana donde los operadores puedan bajarse, recibir instrucciones, hacer cambios de turno o necesidades personales.

Transporte de materiales: En el desplazamiento de los camiones cargados hacia los puntos de descarga, es necesario considerar la calidad de las rutas en donde transitarán los equipos. Una buena práctica es realizar el recorrido con anterioridad al inicio de la tarea, en un vehículo menor, prestando atención a suelo de la ruta, pendientes, curvas, existencia de cables aéreos, pasos sobre nivel, portales, curvas, bermas, ancho de la ruta y accesos, realizando las reparaciones, ajustes, señalización y protecciones necesarias.

La ruta debe ser siempre predefinida, y en ningún caso, improvisar el tránsito. Es altamente conveniente segregar este tránsito de equipos de operación con los equipos menores y de servicios, para evitar colisiones entre ellos, así como establecer una jerarquía de preferencia de paso. La decisión de uso de calzada derecha o izquierda, dependerá del tamaño de los equipos a utilizar y la capacidad de visión del operador.

Las rutas deben ser permanentemente mantenidas, eliminando la piedrecilla que provoca desestabilización de los camiones, regada para evitar la pérdida de visibilidad por el polvo en suspensión y generación de polvo en suspensión. Este riego debe ser programado y segmentado en zonas de pendientes, dejando siempre zonas secas, ya sea en segmentos o en uno de los ejes de los equipos, así se evitará el resbalamiento de los camiones que circulan, con riesgo de volcamientos, salidas de ruta o choques frontales.

Se debe mantener bermas de seguridad en toda la ruta, especialmente en las zonas en donde hay desnivel; deben tener una altura de media rueda del equipo circulante de mayor tamaño. Estas bermas serán la contención al equipo que, por alguna razón, tienda a salirse de la ruta.

Las curvas son una fuente de riesgos en el transporte. De ser posible, se deben evitar las curvas cerradas con visión reducida, y en caso de que esto sea imposible, se pueden establecer protocolos para los conductores, tales como avisos por radiotransmisor, toque de bocina, señaleros, etc.

Un accidente de posible ocurrencia es el contacto de las tolvas con cables aéreos y colisiones de la tolva con estructuras como pasos sobre nivel o portales. En la planificación, se debe considerar la altura de los equipos y realizar esfuerzos para evitar el paso de equipos bajo estos. Cuando esto sea imposible, existen mecanismos técnicos que aseguran alertar al operador cuando la tolva se encuentra en alto.

Descarga de camiones: Tal vez la fase más crítica de la actividad, tanto por el historial de accidentabilidad como por el volumen de riesgo implícito. Como todas las otras tareas de movimiento de tierra, el proceso de descarga debe ser cuidadosamente planificado considerando al menos las siguientes variables:

Se debe tener en cuenta que, en movimiento de tierra, las descargas nunca son en terrenos nivelados; siempre existe una inclinación, la que puede poner en riesgo la estabilidad del camión, por lo que incluso cuando esta pendiente sea leve, debe ser corregida previamente.

Solo luego de la inspección pre-operacional y preparación de terreno, los equipos deben comenzar la descarga.

Debido a que habrá en el lugar un flujo importante de camiones, se debe definir claramente la ruta de acceso, de salida, de aculatamiento de los camiones, de tal forma que no exista posibilidad de encuentro entre ellos, en las diferentes etapas de la descarga. El conductor debe tener total visibilidad al ingresar a esta zona, realizando idealmente el menor número de maniobras, vale decir, ingresar a la zona de descarga y retroceder hasta el punto de vaciado.

Para operaciones con equipos de alto tonelaje, no es recomendable la guía con colero, ya que el riesgo es mucho mayor y el operador cuenta con la visibilidad adecuada. Sin embargo, siempre se deben mantener las referencias, como la berma de seguridad.

Enero 2014
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.