Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

La seguridad de los trabajadores temporeros
Por Francisco Barraza, ACHS, y Ricardo Zúñiga, INACAP.

Las labores del trabajador temporero en nuestro país han tenido un progresivo desarrollo a partir de los años ‘90. Esto se debe, en gran parte, a que las empresas se han abocado exclusivamente al quehacer propio del negocio, externalizando labores de soporte y apoyo, como limpieza, aseo, mantención, transporte, seguridad de instalaciones y otras.

En algunas áreas productivas como la agricultura, pesca y acuicultura, el modelo se volcó hacia la exportación, lo que exigió a las empresas focalizar sus labores en concordancia con las temporadas y procesos de manejo de los productos. En el caso de la agroindustria, se genera una fuerte demanda de mano de obra en temporadas de poda, cosecha, selección y embalaje de frutas. Estos cambios en la manera de producir derivaron en el crecimiento del grupo de “trabajadores por temporada”, comúnmente llamados “temporeros”. Se trata de personas que son empleadas en épocas puntuales del año, con una duración definida y por un trabajo altamente especializado.

Esta mano de obra específica responde a ciclos, pagos, derechos y deberes distintos a los de un trabajador permanente, lo que permite ingresar al mercado laboral a una población que durante la mayor parte del año se dedica a otras actividades. Se cuentan aquí dueñas de casa, estudiantes y adultos mayores, gran parte de ellos de estrato socioeconómico bajo y con un escaso nivel de escolaridad, el que, en el caso del agro, no supera los ocho años de acuerdo a datos de la Sociedad Nacional de Agricultura. Estos trabajadores suelen poseer mucha experiencia en la labor que desarrollan -lo que redunda en alta productividad–, pero no cuentan con una certificación de sus competencias que les permita mejorar sus salarios, los que suelen ser bajos.


Condiciones laborales adversas

Por lo general, los trabajadores temporeros se desempeñan en condiciones laborales difíciles, pues están expuestos a temperaturas extremas, suelen estar lejos de los servicios higiénicos, con beneficios de alimentación y transporte que no siempre son suficientes y, en muchas ocasiones, sin los elementos necesarios de protección. Estos últimos son fundamentales porque su trabajo los expone a riesgos por el uso de pesticidas -en el caso de la agricultura- y, principalmente, por la operación y mantención de maquinaria y herramientas de mano.

Dada su condición laboral, el trabajador temporero no se siente involucrado con la empresa que lo contrata ni con aquella en la que presta servicios, que muchas veces no es la misma. No posee identidad corporativa ni sentido de pertenencia a una organización, lo que hace muy difícil incorporar en su jornada actividades de prevención de riesgos, como charlas o cursos de formación y competencias. En este sistema de trabajo, el temporero gana por la cantidad de producción que realiza, por lo que puede ver en las actividades de seguridad y salud en el trabajo sólo una pérdida de remuneraciones al restar tiempo a su labor.

Esto es problemático, porque un trabajador mejor informado es capaz de distinguir entre un trabajo con riesgos controlados y otros más riesgosos. Además, puede conocer las herramientas que están a su disposición, como los seguros por accidentes laborales y enfermedades profesionales, que muchas veces no son utilizados por desconocimiento.


Cómo abordar su seguridad

Dentro de las alternativas para involucrar a estos trabajadores en la prevención y mejorar su cultura preventiva, está incorporarlos en las actividades de la empresa principal o usuaria de los servicios, llevar la capacitación al lugar de trabajo y en los horarios que les sean de mayor facilidad (en muchas ocasiones fuera del horario hábil laboral), y realizar campañas masivas de concientización para los trabajadores en autocuidado y buenas prácticas.

Otras soluciones que se están aplicando apuntan a educar en prevención de riesgos en edades tempranas, es decir, desde el colegio. En instituciones de educación superior se está incorporando a los alumnos a cursos de monitores de prevención de riesgos, para que al momento de ingresar a un trabajo temporal posean los conocimientos que permitan evitar un accidente en estos jóvenes por su inexperiencia. También se están llevando a cabo programas de capacitación y campañas a la comunidad en general.

En resumen, la seguridad de los trabajadores temporeros es responsabilidad tanto de ellos como de los empleadores que los contratan y de la empresa que finalmente recibe sus servicios. Por una parte, no importa cuánto tiempo dure su trabajo, o si la actividad es agrícola en terreno o industrial en packing, o si dura una semana o cuatro meses. Es obligación del empleador generar un contrato de trabajo y protegerlo frente a cualquier accidente o enfermedad laboral.

Es importante capacitar, es necesario proveer los elementos de protección, es imperativo crear y promover puestos de trabajos sanos, seguros y dignos. Por otra parte, a los trabajadores hay que exigirles que se comprometan con su seguridad, que practiquen el autocuidado, que se informen y den el tiempo de aprender lo necesario para que realicen su trabajo minimizando los riesgos. Las personas, el mercado y el mundo globalizado exigen productos de calidad y hechos con seguridad.

Francisco Barraza es experto sectorial de Agricultura ACHS, y Ricardo Zúñiga es Docente de Prevención de Riesgos de INACAP Santiago Sur. Ambas entidades tienen un convenio interinstitucional de capacitación.

Octubre 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Gabriela Castro CCSL (11/09/2019)

Que pasa con el departamento de prevención de riesgos? como aplicaría acá el Experto permanente? en caso que una empresa tenga 25 trabajadores durante el año y solo en temporada asciende a 130 trab.?

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.