Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 20 de Julio de 2024         •         Dólar= $934,31         •         UF=$37.593,51         •         UTM=$65.967

La importancia de la alimentación en la jornada laboral
Por Cecilia León, USM.

Existe una estrecha relación entre salud y trabajo y la alimentación es uno de los factores que afectan nuestra salud. En la actualidad vemos cómo el cambio en la alimentación chilena, ha repercutido en el aumento de enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad, con todas las consecuencias que ello conlleva.

La alimentación es necesaria adaptarla a la actividad laboral, con el fin de mejorar el rendimiento y reducir la fatiga. El tipo de alimentación que consume una persona en el trabajo, tiene repercusiones nutricionales y de salud, por lo que es importante saber elegir los alimentos. El problema es que hoy las personas pueden elegir entre comida rápida, que lamentablemente está cargada hacia los lípidos, sal y la ventaja es que es económica; mientras que otro tipo de alimentación indica una preparación culinaria donde están presentes las proteínas, carbohidratos, fibras y en menor escala los lípidos, pero requiere más tiempo de preparación para su consumo.

Una mala alimentación en el trabajo puede provocar que las personas no puedan enfrentar adecuadamente su jornada. Por ejemplo, si no completan sus aportes energéticos, también se puede tener un factor de poca concentración en lo que realiza, decaimiento y descontento. Por otra parte, si la alimentación no es equilibrada o balanceada se expone a las personas a padecer de enfermedades de carácter nutricional por excesos o déficit.


Desorden alimentario

Los requerimientos energéticos diarios de las personas están relacionados con su edad, sexo y actividad, por lo tanto es obvio que si el trabajo demanda un gasto de energía importante su alimentación será primordial para terminar su jornada de trabajo con productividad. Incluso, existen personas que cuando les falta una alimentación adecuada su característica de personalidad cambia haciéndolas más irritables.

La alimentación de las personas influye directamente en el rendimiento físico e intelectual. Una persona mal alimentada encontrará dificultades para mejorar su calidad de vida, puesto que la capacidad de trabajo, directamente proporcional a la alimentación, irá descendiendo cuando esta es deficiente y, en lo que a trabajo físico se refiere, puede llegar a disminuir hasta un 30% respecto al desarrollo normal.

También es importante destacar que el stress laboral puede alterar el apetito y el hambre y, como consecuencia, la correcta alimentación y nutrición; lo que equivale a decir que el stress influye sobre nuestra alimentación o forma de alimentarnos. Modelos erróneos de vida y de alimentación conducen a formas diversas de enfermedad.

Cuando nuestras células soportan algunos estados carenciales de alimentos y no reciben los elementos nutritivos indispensables, se produce en el organismo una carga de stress muy importante que, por lo general, no notamos o percibimos.

Este desorden alimentario en el trabajo nos lleva a los modos más sutiles de dañarnos, y que se encuentran muy difundidos socialmente, como es el consumo excesivo de calorías procedentes de los hidratos de carbono refinados, de las bebidas alcohólicas y de las grasas inconvenientes.

Reglas básicas para una alimentación sana a recomendar serían: comer gran variedad de alimentos, pero no gran cantidad; comer despacio y masticar bien; evitar ingesta excesiva de grasa de origen animal; usar en las comidas aceite de oliva cuando sea posible, pero con moderación; comer alimentos que contengan fibra; limitar el consumo de azúcares; beber dos litros de agua al día; comer frutas, importante para el suministro de vitaminas; evitar las comidas rápidas; llevar una dieta controlada en cantidad y calidad nutritiva de alimentos.


Alimentación y productividad

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en un estudio realizado en 2005, señaló que una mala alimentación laboral causa pérdidas de hasta 20% en la productividad. Por ende, es importante que las empresas garanticen horarios de alimentación y que hagan valer el artículo 30 del DS 594 que indica que: “ningún trabajador deberá consumir sus alimentos al mismo tiempo que ejecuta labores propias del trabajo”.

Por esto mismo, la alimentación en el trabajo debe considerar los factores de actividad laboral, de la edad y sexo de los trabajadores, para elaborar una dieta adecuada y que considere a las personas con problemas de salud (hipertensión, obesidad, diabetes). Lamentablemente, esto se hace difícil y depende de los recursos con que cuenta el servicio.

Para lograr una buena alimentación en el trabajo es necesario clasificar las distintas actividades laborales de acuerdo al esfuerzo físico que se requiere en su ejecución, de aquellas que son de tipo intelectual. En esto podemos considerar trabajos sedentarios de poca actividad física como, por ejemplo, el de oficinas, conductores de transporte; también hay trabajos de gran stress físico o psíquico, para los cuales las empresas deben considerar una dieta de mayor aporte calórico. Un ejemplo de esto último son los deportistas profesionales, trabajos en el campo, trabajos con horarios especiales, personas que trabajan en turnos, en hospitales, etc.

Por último, es importante considerar la actividad física -idealmente unas tres veces por semana por un tiempo no menor a una hora- y tener presente que la actividad laboral no es ejercicio físico para mantener la salud.

Cecilia León es docente de Técnico Universitario en Control de Alimentos,
Universidad Santa María (USM), Sede Viña del Mar.

Septiembre 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Juan Diaz Guevara INSTITUTO NACIONAL DE SALUD (14/03/2019)

mUCHOS TRABAJADORES TIENE PROBLEMA DE OBESIDAD, HIPERTENSIÓN, DIABETICOS, ENFERMEDADES ONCOLOGICAS Y OTRAS ENFERMEDADES CRONICAS, MUJERES GESTANTES; SEGUN OIT-FAO-OMS DEFINIERON QUE LA ALIMENTACION DEBERIA SER INTEGRAL Y CONTINUO POR 365 DIAS Y EN ALGUNOS CASOS TAMBIEN SE LE ESTAN OTORGANDO EN VACACIONES, ESTA PRACTICA SALUDABLE ES MUY BUENA E IMPORTANTE Y DEBERIA SER MAS PROMOVIDA.

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.