Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Viernes 12 de Julio de 2024         •         Dólar= $912,83         •         UF=$37.602,00         •         UTM=$65.967

PREVENCIÓN DE RIESGOS
Oportunidad de mejora para el negocio forestal y maderero
Por Carlos Ackerknecht Ihl, Consultor Senior en Prevención de Riesgos y Desarrollo de Fuerza Laboral en el Sector Forestal, Colegio de Ingenieros Forestales.

El sector forestal se ha convertido en uno de los motores de la economía nacional, presentando resultados en productividad y calidad reconocidos en los mercados internacionales. No obstante, tiene varios desafíos por alcanzar, siendo uno de ellos mejorar los índices de rentabilidad del negocio por disminución de los siniestros ocupacionales.

Los rubros forestal y maderero son actividades económicas de alto riesgo en Chile, y así lo comprueban las estadísticas de las mutualidades que administran la Ley N° 16.744 sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

Según la ACHS, los accidentes laborales y enfermedades profesionales en el sector forestal representaban en 2011 una pérdida anual de unos US$11,2 millones para el país (de los cuales unos US$9,3 millones se desperdiciaban en industrias madereras). Si consideramos que aproximadamente el 75% de los accidentes se originan por fallas humanas, existe un alto potencial para evitarlos, enfocado en trabajo preventivo mediante la motivación del autocuidado y capacitación permanente en todos los niveles en las empresas.

Las operaciones productivas del bosque presentan un panorama más favorable en accidentalidad que las madereras (en parte, como consecuencia de la mecanización en las faenas), pero ello no debe considerarse una gestión exitosa y con riesgos más controlados. Siendo las actividades forestales de alta peligrosidad, donde se ha logrado una notable disminución de los accidentes, aún es preocupante el aumento progresivo en la gravedad de los mismos (principalmente por la mayor energía de trabajo existente en los potentes equipos en comparación a las antiguas labores manuales) y la reducción no significativa de las fatalidades.

Asimismo, la mejora tecnológica en operaciones madereras en recientes décadas ha permitido incrementar la automatización y control computarizado de procesos productivos, mediante equipos más sofisticados. Sin bien han reportado ostensibles aumentos en productividad, calidad y seguridad, las nuevas tecnologías no necesariamente involucran ambientes de trabajo más amigables, entregando a la ergonomía interesantes desafíos para solucionar incomodidades físicas y ambientales a los operadores (problemas posturales, fallas de diseño en equipos, trabajo repetitivo, control de emisión de polvo de madera y otros), y así, evitar dolencias, accidentes o enfermedades laborales incapacitantes.

A esto se agregan las enfermedades profesionales que afectan a los trabajadores forestales y madereros, siendo la hipoacusia (sordera ocupacional) una de las principales patologías causadas por la exposición al ruido de motosierras y maquinarias industriales. Otras afecciones laborales comunes son dermatitis por contacto con plantas irritantes (litre) o agentes químicos (plaguicidas, adhesivos y soluciones anti-manchas o para impregnación de la madera), además de tendinitis y otras lesiones músculo-esqueléticas.


Riesgo de accidentes


En cuanto a la casuística de los accidentes en operaciones forestales y madereras, las estadísticas más relevantes son: tipo de accidentes golpeado por o contra objetos y materiales, sobreesfuerzo y movimiento brusco, y contacto con objetos cortantes. Respecto a la zona del cuerpo lesionada, con mayor frecuencia se afectan los dedos de las manos, otras partes de las manos, ojos y párpados, y espalda (lumbagos).

Sobre nuevas preocupaciones preventivas, durante la última década en el sector forestal se ha enfatizado el control de exposición a radiación solar, la rehidratación y el diseño de vestuario de trabajo más amigable para operarios forestales y madereros, entre otros.

La mayoría de las actuaciones preventivas de las empresas productivas se orientan hacia estas ocupaciones críticas, estableciéndose todas ellas bajo sistemas de gestión en seguridad y salud ocupacional mayormente basadas en OHSAS 18.001, donde no deben desmerecerse factores psicosociales de los trabajadores y otros riesgos emergentes. Junto a ello, también han aportado al mejoramiento en seguridad y salud ocupacional de los bosques chilenos la implementación de buenas prácticas y modelos de manejo forestal sustentable bajo PEFC (Certfor) y FSC.


Educación sobre los riesgos


En el contexto educativo, se ha demostrado que la capacitación y formación de monitores en prevención de riesgos ha sido una buena forma de abordar la problemática. Estos promotores de la seguridad y salud ocupacional son trabajadores de las mismas empresas que, dada su natural predisposición hacia la prevención de riesgos, son entrenados en técnicas preventivas, liderazgo y supervisión, para incentivar el desarrollo de la seguridad e higiene industrial en los ambientes de trabajo de sus propias organizaciones, a fin de que los transfieran a sus pares y, a la vez, vigilen permanentemente el buen cumplimiento de ellos.

Si bien los resultados han sido positivos, quedan muchos desafíos pendientes. Por ejemplo, se puede mencionar que los modelos de formación para trabajadores forestales no están desarrollando las debidas competencias laborales requeridas para realizar un trabajo seguro. Asimismo, no se aprecia un cambio generacional en la fuerza laboral, existiendo un aumento alarmante en edad de los operadores en puntos de trabajo críticos, asociado a una falta de interés en la juventud por adoptar la profesión forestal en todos sus niveles (ingeniero, técnico y obrero), como también provocando aumento en accidentalidad de trabajadores sobre 40 años de edad. Finalmente, otro tema por mejorar es crear oportunidades para facilitar el rol combinado de mujer trabajadora-madre de familia, dada la significativa femenización del trabajo forestal y maderero.

El sector forestal enfrenta fuertes desafíos en el cumplimiento de normativas y compromisos que imponen los acuerdos de comercio internacionales suscritos por Chile. Por ello, fuera de entender que la permanencia en los mercados internacionales es de extrema importancia para el país, las empresas deben preocuparse de implementar mejoras efectivas tendientes al desarrollo de sistemas de gestión en seguridad y salud ocupacional, los que deben estar integrados con Calidad, Medioambiente y Responsabilidad Social Empresarial.

Junio 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
daniel SDLG (01/06/2016)

NO POS ME UNO XDNO MENTIRA
#HAILGRASA

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.