Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 20 de Julio de 2024         •         Dólar= $934,31         •         UF=$37.593,51         •         UTM=$65.967

El desafío de hacer prevención en las Pymes
Por César Cabrera, Subgerente de Pymes, Asociación Chilena de Seguridad.

Si bien las tasas de accidentabilidad del país tienden a la baja, el desafío es realizar acciones que igualen esa tendencia entre las pequeñas y medianas empresas.

Sin duda, los resultados obtenidos en 2012 en materia de accidentabilidad laboral son alentadores. La tasa de 4,9% del sistema mutual y el 4,57% logrado entre las más de 42 mil empresas adheridas a la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), son una señal de que las organizaciones están comprendiendo la importancia y el valor de la seguridad, al integrarla en sus procesos productivos y considerarla un pilar clave en la estrategia de sustentabilidad de cada negocio.

Si llevamos esta medición a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) se puede observar que en los últimos años también ha habido avances significativos. Sin embargo, aún persiste una brecha preocupante en la gestión preventiva entre las Pymes, prácticamente en todos los sectores productivos: la brecha entre ambos segmentos llega al 22% en la tasa de accidentabilidad y al 44% en la de siniestralidad.

Industria, construcción, transporte y agricultura son las actividades económicas en que las Pymes tienen los niveles más altos de accidentabilidad, mientras que minería, servicios y comercio presentan los menores índices. La mayor fatalidad se concentra en la industria y el transporte.

Las tareas con mayor riesgo estimado en este segmento de empresas, que cuentan con 12 trabajadores en promedio, están asociadas a la conducción de vehículos, operación de equipos con partes en movimiento y al trabajo con artefactos energizados.


Gestión en las Pymes

En este análisis en importante mencionar que la realidad de las Pymes es, por cierto, muy distinta a la de las grandes empresas. Entre esas importantes diferencias se observa que por tener un número reducido de personas, cualquier accidente o día perdido tiene un peso relativo mayor en su tasa, afecta en forma inmediata sus indicadores y sobre todo sus procesos o cadena productiva. Es una realidad que para la Pyme, la prioridad en su día a día es producir y operar el negocio para mantenerlo, muchas veces con recursos económicos y humanos ajustados. Es recurrente que el dueño sea a la vez el gerente y también el responsable directo de todas las áreas, gestionando personalmente desde los temas administrativos hasta la logística, los recursos humanos y la operación.

En ese escenario, difícil es pensar en contar con una persona exclusivamente dedicada a gestionar la prevención de accidentes y enfermedades laborales, que maneje la terminología profesional, conozca la normativa legal, esté capacitado para detectar riesgos y proponer medidas de control, y pueda implementarlas y monitorearlas dentro de la empresa. Además, la seguridad laboral involucra inversiones monetarias en tecnología o adecuación de instalaciones, que no siempre les es posible asumir.

Entonces ante ese escenario, ¿qué hacer? ¿Debemos esperar a que ocurra un accidente en una Pyme emblemática para comenzar a pensar en soluciones? Desde luego la respuesta debe apuntar hacia la forma de hacer prevención en las pequeñas empresas, adecuándola a la capacidad real de gestión preventiva que éstas tengan.

Dada su realidad, las Pymes son las que mayor apoyo y asesoría necesitan para prevenir accidentes y enfermedades profesionales y, de esta manera, es una responsabilidad social contribuir y trabajar para que se genere una cultura de la prevención en estas organizaciones.

En esa línea, las soluciones deben ser simples y de bajo costo, orientadas a la acción y costo-efectivas, de manera de lograr masividad y favorecer su traspaso en otras áreas y empresas. Junto con ello, es fundamental conocer el contexto de cada Pyme y generar con ella un contacto personal en la asesoría y monitoreo permanente para el apoyo, que permita establecer confianza y generar planes de acción efectivos.

En base a esta realidad, hemos forjado un modelo de Atención Pyme que considera:

Visita en terreno por un Experto en Prevención al 100% de las Pymes.

Generación de un programa de trabajo preventivo según la realidad de la empresa.

Monitoreo y seguimiento permanente a través de canales remotos (call center, e-mail, web, chat, video conferencia).

Frecuencia de visitas de expertos en prevención según la criticidad de la empresa.

Capacitación en prevención gratuita a trabajadores y supervisores según riesgos de la empresa.

Formación de monitores en prevención para apoyar al dueño o gerente en la implementación de su plan preventivo.

Actualmente, de las 35 mil Pymes afiliadas a esta mutualidad, 30 mil cuentan con sus planes preventivos, lo que ha permitido reducir la tasa de accidentabilidad en este segmento desde un 6,1 en 2011 a un 5,05% a marzo de 2013.

Junio 2013
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.