Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 20 de Julio de 2024         •         Dólar= $934,31         •         UF=$37.593,51         •         UTM=$65.967

Cultura ambiental en la Industria
Por Raimundo Bordagorry, investigador del Centro de Energía y Desarrollo Sustentable de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UDP.
Muchos avances desde el Estado se han materializado en el último tiempo con respecto al medioambiente. No obstante, aún falta construir una cultura industrial que promueva una producción acorde a esta materia.

Ya han transcurrido más de 27 años desde el comienzo de la Ley de Bases del Medio Ambiente, en 1991, que significó un cambio importante en la cultura empresarial e industrial en Chile; pasando desde un desarrollo industrial con casi nula gestión ambiental, hacia una cultura más sustentable. Sin embargo, este cambio ha sido muy lento, inicialmente implementado solo en proyectos nuevos o en grandes industrias, especialmente en aquellas con estándares extranjeros o en compañías exportadoras que debían responder a las exigencias de sus mercados. De igual modo, esto también ha significado acotar el problema de la sustentabilidad solo a la “permisología”, muchas veces dejando de lado las herramientas de gestión ambiental, tales como la producción limpia, la eco-eficiencia o los sistemas de gestión ambiental, tanto certificables como no certificables (como la ISO 14000, el Total Quality Environmental Management o los APL).

Con el paso del tiempo, las exigencias crecientes en materia ambiental de los mercados externos (principalmente los europeos), la creación más bien reciente del Ministerio del Medio Ambiente, de la Superintendencia y los Tribunales Ambientales; así como los esfuerzos realizados tanto por el Estado como por la sociedad, tales como la educación ambiental, los programas e incentivos públicos-privados (como los Acuerdos de Producción Limpia, los programas de eficiencia energética, el cambio tecnológico, la participación ciudadana y últimamente el empoderamiento de la sociedad civil), han generado una profunda toma de conciencia en las empresas.

Adicionalmente, las nuevas leyes de protección al ambiente (por ejemplo, la de Responsabilidad Extendida del Productor) se van haciendo cada día más estrictas y las personas estamos adquiriendo mayor conciencia ecológica, de modo que cada vez nos fijamos más en el comportamiento social y ecológico de las compañías.

No obstante, aún falta para construir una cultura empresarial e industrial, en especial entre el mundo Pyme, que proporcione condiciones ambientales saludables y que nos ayude a comprender que generamos externalidades que afectan los ecosistemas, la salud y la calidad de vida de las personas, a través de los procesos productivos, más allá de desarrollar un reglamento de conductas básicas de respeto al medioambiente o del mero cumplimiento legal.

Es cierto que esto puede originar que la empresa tenga que invertir y que se incrementen los costos operativos a corto plazo, pero es necesario adoptar una actitud proactiva y no defensiva frente al medioambiente. En este sentido, enfocarnos en la visión a largo plazo podría traducirse en mayor rentabilidad, reducción de gastos (gracias a la eficiencia en los procesos), y en beneficios medioambientales y sociales, entre otros.


Claves en la gestión

Los instrumentos de gestión ambiental empresarial, como las Tecnologías Ambientales incluidas en las categorías de tecnologías limpias, preventivas y de producción limpia, o bien como tecnologías de gestión ambiental y de recursos naturales, para que tengan éxito en su implementación y logren generar también un cambio cultural al interior de las organizaciones, deben abordar cuatro aspectos básicos:

• Los procesos de producción: ser específicas para cada proceso.

• La tecnología del producto: deben ser costo-eficientes y eficaces.

• La Alta Gerencia: debe estar involucrada, promover la cultura ambiental, y estar abierta a la innovación.

• La organización de la empresa: establecer y seguir los procedimientos. Maximizar beneficios económicos, sociales y ambientales.


En la actualidad, las empresas reciben de parte de clientes, consumidores e inversionistas, cada vez más exigencias de productos y servicios amistosos con el medioambiente. De tal modo, resulta prácticamente imprescindible para alcanzar el éxito -en el ámbito empresarial- adoptar un estándar internacionalmente reconocido de Gestión Ambiental, idealmente específico para el respectivo sector industrial.

Tal como la industria ha internalizado culturalmente los aspectos de seguridad en el trabajo, en donde es y ha sido fundamental el trabajo que realizan los prevencionistas de riesgo, es importante ir avanzando en la implementación de una verdadera cultura ambiental, que permee todo el proceso productivo y las labores cotidianas de los colaboradores. Para esto, se deben implementar sistemas de gestión que incluyan tanto los aspectos propios del proceso industrial, así como también la responsabilidad social, el ciclo de vida, el cambio climá- tico, la gestión del agua, entre otros desafíos que provoca el implementar una cultura de la sustentabilidad.

Mayo 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.