Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Miércoles 24 de Julio de 2024         •         Dólar= $946,70         •         UF=$37.587,44         •         UTM=$65.967

CASCO DE SEGURIDAD
Principal protección de la cabeza
Por Luis Ahumada Fuentes, de la carrera Técnico en Prevención de Riesgos de la Universidad del Pacífico. / luis.ahumadafuentes@gmail.com
Cuando se está eligiendo un casco de seguridad, su selección y mantenimiento son dos factores esenciales a considerar, lo que se traduce en una respuesta efectiva del elemento en momentos de accidentes.

Los Elementos de Protección Personal (EPP) son considerados como aquellos equipos destinados a ser llevados o sujetados por el trabajador para que le proteja de uno o varios riesgos que puedan comprometer su seguridad o su salud en el trabajo, así como también cualquier complemento o accesorio destinado a tal fin. Dentro de ellos, se encuentran los cascos, que deben cumplir otros requisitos adicionales, como la protección frente a salpicaduras de metal fundido (industrias del hierro y del acero), protección frente a contactos eléctricos, etc.

Los principales elementos del casco se presentan en el esquema inferior:

Casquete: Elemento de material duro y de terminación lisa que constituye la forma externa general del casco.

Visera: Es una prolongación del casquete por encima de los ojos.

Ala: Es el borde que circunda el casquete.

Arnés: Es el conjunto completo de elementos que constituyen un medio de mantener el casco en posición sobre la cabeza y de absorber energía cinética durante un impacto. Banda de cabeza: Es la parte del arnés que rodea total o parcialmente la cabeza por encima de los ojos a un nivel horizontal que representa aproximadamente la circunferencia mayor de la cabeza.

Banda de nuca: Es una banda regulable que se ajusta detrás de la cabeza bajo el plano de la banda de cabeza y que puede ser una parte integrante de dicha banda de cabeza.

Barbiquejo: Es una banda que se acopla bajo la barbilla para ayudar a sujetar el casco sobre la cabeza. Este elemento es opcional en la constitución del equipo, y no es obligatorio que todos los cascos cuenten con él.


¿De qué me tienen que proteger?

En el lugar de trabajo, la cabeza del trabajador puede hallarse expuesta a riesgos de naturaleza diversa, los que pueden clasificarse en tres grupos, según su forma de actuación:

a. Lesiones craneales debidas a acciones externas.

b. Riesgos para las personas por acciones sobre la cabeza.

c. Riesgos para la salud o molestias vinculados al uso del casco de seguridad.


Clasificación

Es determinante considerar que existen diferentes clases. Dicha clasificación está determinada por:

Protección que proporciona, pudiendo ser Clase A, B, C y D.

Tipos de cascos, de acuerdo a su forma (Tipos I y II).



¿Qué cuidados debo tener?

Para proporcionar una protección eficaz contra los riesgos, los cascos deben mantenerse útiles, duraderos y resistentes frente a numerosas acciones e influencias, de modo que su función protectora quede garantizada durante toda su vida útil.

Entre estas influencias que pueden amenazar la eficacia protectora del casco, cabe recordar que la mayoría de los casquetes de los cascos de seguridad son de plástico. En condiciones normales, este material se altera muy lentamente; sin embargo, las siguientes acciones pueden acelerar la reducción de la función protectora, especialmente cuando se trata de materiales termoplásticos:

Determinadas acciones químicas.

Calor y frío.

Luz solar (radiaciones UV).

Acción mecánica.


¿Cómo usarlos?

Algunas indicaciones prácticas de interés en los aspectos de uso y mantenimiento son:

La mejor protección frente a la perforación la proporcionan los cascos de materiales termoplásticos (policarbonatos, ABS, polietileno y policarbonato con fibra de vidrio) provistos de un buen arnés. Los cascos de aleaciones metálicas ligeras no resisten bien la perforación por objetos agudos o de bordes afilados.

No deben utilizarse cascos con salientes interiores, ya que pueden provocar lesiones graves en caso de golpe lateral. Pueden estar provistos de un relleno protector lateral que no sea inflamable ni se funda con el calor.

Cuando hay peligro de contacto con conductores eléctricos desnudos, deben utilizarse exclusivamente cascos de materiales termoplásticos. Deben carecer de orificios de ventilación, y los remaches y otras piezas metálicas no deben asomar por el exterior del armazón.

Los cascos destinados a personas que trabajan en lugares altos (en particular, los montadores de estructuras metálicas), deben estar provistos de barbiquejo.

Para mejorar la comodidad térmica, el casquete debe ser de color claro y disponer de orificios de ventilación.

La forma de casco más común dentro de las diversas comercializadas es la de “gorra”, con visera y ala alrededor. Cuando se trabaja a cierta altura, es preferible utilizar cascos con forma de “casquete”, sin visera ni ala, ya que estos elementos podrían entrar en contacto con las vigas o pilares entre los que deben moverse a veces los trabajadores, con el consiguiente riesgo de pérdida del equilibrio.


Mantenimiento

Los cascos fabricados con polietileno, polipropileno o ABS tienden a perder la resistencia mecánica por efecto del calor, el frío y la exposición al sol o a fuentes intensas de radiación ultravioleta (UV). Si este tipo de cascos se utilizan con regularidad al aire libre o cerca de fuentes ultravioleta, como las estaciones de soldadura, deben sustituirse al menos una vez cada tres años.

El casco debe desecharse si se decolora, se agrieta o desprende fibras. También si ha sufrido un golpe fuerte, aunque no presente signos visibles de daños.

La limpieza y desinfección son particularmente importantes si el usuario suda mucho. La desinfección se realiza sumergiendo el casco en una solución apropiada, como formol al 5% o hipoclorito sódico.

Los materiales que se adhieran al casco, tales como yeso, cemento, cola o resinas, se pueden eliminar por medios mecánicos o con un disolvente adecuado que no ataque al material del que está hecho el armazón exterior. También se puede usar agua caliente, un detergente y un cepillo de cerda dura.

Los cascos de seguridad que no se utilicen deberán guardarse horizontalmente en estanterías o colgados de ganchos en lugares no expuestos a la luz solar directa ni a una temperatura o humedad elevadas.


Vencimiento de los cascos de seguridad

Por disposición obligatoria de la normativa nacional e internacional, se debe incorporar la fecha de fabricación del casco, la que se expresa habitualmente mediante un gráfico tipo polar, ubicado en la parte interior de la visera. Generalmente tiende a confundirse esta información con la fecha de vencimiento del producto, lo cual es un grave error.

Ninguna norma define la vida útil o fecha de vencimiento del casco, ya que lo anterior está directamente relacionado con las condiciones ambientales de la faena donde se encuentre el producto, lo que podría afectar en mayor o menor grado a la degradación del plástico que constituye el casco.

Abril 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.