Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

¿Por qué es mejor una producción sustentable?
Por Nelson Campos, Gerente Agro Negocios Cono Sur en PepsiCo.
Más que una tendencia, la sustentabilidad es una manera de enfocar los negocios para conectar los trabajadores, el ambiente y la producción. Una fórmula que llegó para quedarse.
Nelson Campos.

La sustentabilidad ha pasado por diferentes etapas desde que se empezó a hablar de este concepto a fines de los años 80. En un principio, se vio como una moda que permitía mejorar la imagen de quien decía o se atribuía que producía bajo normas sustentables. A mediados de la dé- cada pasada, muchas corporaciones internacionales vieron una gran oportunidad en fomentar que sus operaciones empezaran a evaluar las ventajas y desventajas que significaba entrar en esta nueva forma de producir. Sin duda, esto significó cambios que alteraron la manera tradicional de cómo se venía haciendo: mayores gastos, nuevos protocolos y normas por cumplir y estar sometido a diversas auditorías que pudieran acreditar en qué nivel o estado de cumplimiento se encontraban. Otra barrera a superar fue eliminar el prejuicio creado en el pasado referente a que todo lo que significara la protección del ambiente estaba asociado a grupos radicales que atentaban contra la productividad y el crecimiento, y, por ende, con los exigentes objetivos económicos que las empresas debían cumplir. Sin embargo, la sustentabilidad llegó para quedarse, y hoy es mucho más que lo expuesto anteriormente. Es una manera de pensar, un modo de convivir sinérgicamente con el entorno social y ambiental, llegando a ser mucho más eficientes e incluso más competitivos. Las empresas deben desempeñar su labor, pero con un propósito que vaya más allá.


Conocer las bases y tendencias

Sus pilares principales son el cuidado del planeta donde vivimos y el empoderamiento de las comunidades donde interactuamos. Lo anterior, sin dejar de lado un sólido desempeño económico sostenible de la empresa. A dichos pilares se suman diversos desafíos que las empresas deben cumplir según su área de desempeño. En nuestro caso, buscamos reducir el impacto ambiental del sistema alimentario a través de la eficiencia operativa y la movilización de los proveedores y nuestros socios comerciales. Específicamente en la obtención de materia prima de origen agrícola, tenemos algunos retos que se traducen en ahorros comprobables desde un inicio.

Uno de los grandes aliados para que la sustentabilidad sea vista como parte del plan estratégico es la incorporación de la tecnología de última generación en la agricultura de precisión. Por ejemplo, el uso de GPS (Global Positioning System) permite optimizar el uso del suelo y la aplicación de agroquímicos, lo que aumenta la productividad al aplicar lo justo y necesario para que el cultivo dé su máximo potencial. El uso de monitoreo satelital, o últimamente de drones, permite reaccionar ante situaciones de enfermedades o déficit que atentan contra los objetivos que las organizaciones se plantean. En ese mismo sentido, el riego tecnificado evita pérdidas innecesarias de agua, orientándose a aplicar solo lo que la planta necesita para su desarrollo, ayudando así a disminuir en un 20% la cantidad de agua (en comparación al riego tradicional).

Hay una gran cantidad de innovaciones disponibles y alcanzables económicamente. No hay excusa para no invertir en este tipo de avances, ya que los montos se recuperan en el corto plazo, pero la tecnología, los beneficios y las buenas prácticas permanecen por mucho tiempo. Visto desde una perspectiva económica, aparece el concepto “Más por Menos”, lo que significa que no desperdiciamos ningún tipo de insumo productivo, aplicando solo lo necesario para optar al máximo potencial. Esta racionalización de insumos nos genera un ahorro que, a la hora de hacer la estructura de costos, puede demostrarnos que la sustentabilidad es un gran negocio. En tanto, la interacción con el entorno social deja de ser una responsabilidad moral y pasa a ser parte de la estrategia del negocio. El respeto por el derecho de los trabajadores y, en general, por el bienestar de la comunidad, crea un ambiente propicio para que se cree un compromiso y lealtad, pudiendo invertir en capacitación e incorporar nuevos talentos locales.

La suma de todo lo anterior crea un sistema empresarial virtuoso, donde todos se ven favorecidos. El valor percibido por los productores, proveedores, clientes y consumidores es positivo, generando finalmente una imagen corporativa de alto valor y mínimo riesgo.

La paradoja de todo esto es que lo que se vio como una gran alteración al sistema productivo tradicional imperante, y que para muchos entró de manera forzada, hoy se ha transformado en una necesidad estratégica de la que ninguna empresa se puede dar el lujo de prescindir, ya que es vital asociar el éxito del negocio a la sustentabilidad del mundo que compartimos.

Octubre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.