Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 20 de Julio de 2024         •         Dólar= $934,31         •         UF=$37.593,51         •         UTM=$65.967

Liderazgos más horizontales: La apuesta en seguridad laboral
Por Jaccob Sandoval Hauyón, Director Nacional del Instituto de Seguridad Laboral. / jsandovalh@isl.gob.cl
Si bien las políticas nacionales sobre la Salud y Seguridad en el Trabajo entregan un marco robusto, es necesario trabajar en los liderazgos en esta materia, para hacer que todo trabajador sea un participante activo en su propia protección.
Jaccob Sandoval Hauyón.

En agosto de 2016, la Presidenta de la República promulgó el DS 47 que da origen a la nueva Política de Seguridad y Salud en el Trabajo (PNSST), que con arreglo al Convenio 187 de la OIT suscrito por Chile genera un marco promocional en estas materias. Esta política es fruto de una convergencia de voluntades tripartitas entre empleadores, trabajadores y el Estado, cuyo objetivo es cambiar la lógica reactiva del actual sistema ante los riesgos laborales y construir una cultura preventiva en el país.

En la construcción de esta nueva cultura preventiva, resulta clave el tipo de liderazgo que impulse, oriente y gestione este propósito y, en ello, es relevante considerar un liderazgo colaborativo, descentralizado y participativo, toda vez que son distintos actores los que deben interactuar para alcanzar los objetivos planteados en la PNSST.

Actualmente, la responsabilidad en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo recae en el empleador y se tiende a confundir las obligaciones de este con su liderazgo. En efecto, los empleadores, salvo excepciones, se acercan a estos asuntos desde la lógica del temor a incumplir la ley, pues ello implica incurrir en infracciones y, en consecuencia, recibir multas.

Otra percepción, es que los temas de Seguridad y Salud Laboral son un costo, en circunstancia de que diversos estudios de organismos internacionales muestran que por cada unidad monetaria invertida en prevención, el retorno es de 2,2 veces. (“The return on prevention. Calculating the costs and benefits of investments in ocuppational safety and health in companies”. ISSA 2013). En Chile, esta lógica de inversión no existe, y ello es el principal desafío para quienes pretenden liderar estas materias en el marco de la PNSST.


Los avances en la materia

Pero así como hay desafíos, también hay avances. La PNSST, en sus líneas de acción, incluye mayores niveles de participación de los actores laborales y del sistema educativo, así como también fomenta enfoques de género y de no discriminación. Asimismo, la recientemente promulgada Reforma Laboral pone entre las materias mínimas de discusión de las negociaciones colectivas las condiciones de trabajo, entregando una significativa oportunidad a los sindicatos para que lideren este cambio cultural entre sus bases.

Otras leyes:

1. Norma sobre Manejo Manual de Carga, que reduce el peso máximo de 50 a 25 kg (Ley N° 20.949); entró en vigencia en septiembre de 2017.

2. Modificación Ley de Trabajos Pesados (Ley N° 20.984).

3. Ley que confiere competencia a los tribunales laborales en las contiendas en que los causahabientes del trabajador, buscan hacer efectiva la responsabilidad del empleador, derivada de accidentes del trabajo o enfermedades profesionales (Ley N° 21.018).

4. Aprobación de Ley que garantiza la seguridad de los trabajadores en situaciones de riesgo grave y emergencia o Ley de Salida Intempestiva (Ley N° 21.012).

5. Seguro de Acompañamiento para Niños y Niñas (SANNA): regular la cobertura, los requisitos de acceso y las prestaciones de un seguro solidario para padres de menores afectados por enfermedades graves (Ley N° 21.010).

6. Circular N° 3.298, de mayo de 2017, de SUSESO que instruye a los OAL sobre protocolo de normas mínimas de evaluación que se deben cumplir en el proceso de calificación del origen de las enfermedades denunciadas como profesionales.

7. Proyecto de ley que elimina las diferencias entre obreros y empleados (Boletín 11053-13).


Nuevo desafío

Estas políticas aportan a la mayor participación y liderazgo de los trabajadores en temas de Seguridad y Salud Laboral. El desafío, entonces, está en cambiar el tipo de liderazgo con que hoy se conducen estas materias en los distintos grupos de actores laborales (empleadores, trabajadores y Estado), basándose en liderazgos jerárquicos y formales, con funciones y facultades otorgadas por normativa, con empleadores que tienen obligaciones por normativa -como en el caso de los que tienen más de 25 trabajadores y deben contar un comité paritario-. Se debe permitir a los trabajadores ser actores más protagonistas y empoderados en variados temas, incluyendo su propia seguridad laboral.

Necesitamos un liderazgo compartido, integrado y coordinado, más horizontal, que abra espacios a la participación, que tenga una especial habilidad para conformar equipos de trabajo y que, desde esa perspectiva, esté disponible para hacer los reconocimientos que sean necesarios a los distintos actores, porque en esto tienen responsabilidad los empleadores, los trabajadores y los organismos del Estado y, por lo tanto, ese liderazgo es más complejo.

Se requiere de liderazgos que tengan a la vista la situación particular de cada centro de trabajo, sin perder de vista las condiciones en las que está desarrollándose la seguridad laboral del sector o la industria; es decir, liderazgos más sistémicos.

Además, resulta clave incorporar de manera más determinante a los trabajadores y sus organizaciones, potenciándolas mediante espacios de participación, capacitación y formación, pues, en la cotidianeidad, son ellos quienes se enfrentan de forma directa y material a los desafíos productivos de la empresa y, en consecuencia, los que no solo están expuestos a los riesgos, sino que también los que deben tener conciencia de su seguridad y ser los principales actores en la generación de mejores condiciones de trabajo.

De este modo, vamos a acercarnos más a tener una nueva cultura de prevención que nos permita tener menores tasas de accidentabilidad, menos días perdidos por accidentes o enfermedades profesionales, pero, más importante aún, un impacto que se traducirá en mejoras en las condiciones de trabajo para todos: lugares más seguros y trabajos más decentes que permitan a los trabajadores aportar de forma más comprometida al desarrollo del país.

Octubre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.