Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

Vibraciones mecánicas y sus efectos en el organismo
Por Osvaldo Barriga Ramírez, Director de Carreras de Prevención de Riesgos del IP-CFT Santo Tomás, sede La Serena.
Los sistemas mecánicos generan vibraciones, y su interacción con los trabajadores puede generar efectos nocivos en su salud. Conocer la gravedad y las fuentes de riesgo ayudan a mitigar los efectos.

Los procesos productivos están compuestos generalmente por una serie de equipos mecánicos que cumplen una función específica. Estas máquinas o equipos mecánicos vibran debido a las tolerancias inherentes a cada uno de sus elementos constructivos.

Desde el punto de vista de Salud Ocupacional, la vibración mecánica puede definirse como cualquier movimiento o fuerza mecánica oscilante, continua o intermitente, que afecta al hombre en el trabajo a través de estructuras y receptores distintos al oído. En tanto, en el convenio 148 de la OIT, el término se define como toda vibración transmitida al organismo humano, por estructuras sólidas, que sea nociva para la salud o entrañe cualquier tipo de peligro.

En los procesos productivos, las vibraciones de las máquinas generalmente no tienen una frecuencia determinada, sino que son una mezcla de vibraciones de diversas frecuencias. Basta que un aspa de un ventilador de gran volumen acumule suciedad para que produzca altas vibraciones. Lo mismo ocurre cuando el sistema de transmisión por poleas se encuentra desalineado o cuando los pernos de anclaje se encuentran sueltos. Si a esto le sumamos problemas similares de otros equipos que componen el proceso productivo, nos encontraremos con la aludida mezcla de vibraciones.

Lo anterior nos revela la importancia que juega un estricto programa de mantenimiento de equipos para asegurar una buena limpieza, un sistema de transmisión correctamente instalado, rodamientos y cojinetes debidamente lubricados; todas acciones que evitarán la aparición de este fenómeno físico que trae consigo lesiones y daño a la salud de los trabajadores.


Efectos en los trabajadores

La exposición a vibraciones mecánicas de los trabajadores está asociada a determinadas patologías, las que -en algunos casos- están bien determinadas, tales como problemas vasculares, osteoarticulares, nerviosas o musculares.

Un ejemplo claro de los efectos de las vibraciones en el cuerpo humano es la aparición de náuseas en algunas personas, al subir a un barco que se mueve con frecuencias naturales con valores aproximados a los del estómago. Las principales fuentes de vibraciones en estas embarcaciones son la hélice, el motor principal y los auxiliares (todos generan vibraciones periódicas), además de los efectos del mar, que produce vibraciones aleatorias. Los efectos de las vibraciones son muy diversos y varían en función de su frecuencia.

Cuando las vibraciones de equipos e instalaciones entran en contacto con el cuerpo humano o algunas de sus partes (como cabeza, espalda, extremidades, nalgas, manos, entre otras) se produce una agresión, cuyos efectos pueden representar al principio una incomodidad, pero con el paso del tiempo pueden llegar a reducir la eficiencia, ocasionar lesiones o incluso provocar estados patológicos.

La transmisión de vibraciones al sistema mano-brazo, puede traer una serie de trastornos neuro-vasculares, conocidos en conjunto como síndrome de dedos blancos o Enfermedad de Raynaud, caracterizada en sus etapas de inicio por un entumecimiento y empalidecimiento de los dedos, así como por la pérdida de sensación de control.

Para las vibraciones que afectan a todo el cuerpo, aún no se conocen certeramente las secuelas, pero algunos estudios indican que una exposición prolongada produce daños en la columna vertebral (como lumbalgias, calcificación de discos, osteocondilitis intervertebral, etc.); en el aparato digestivo, hemorroides y enfermedades gástricas; en la visión, pérdida de agudeza visual; y en el comportamiento, retardo en el tiempo de reacción y menor habilidad manual. Por esta razón, debemos pensar en la necesidad de prevenir los efectos de las vibraciones en los distintos ambientes donde las personas desarrollan sus actividades a diario.


Consideraciones

En ningún caso, la exposición de los trabajadores debe superar los valores límites, y si pese a las medidas adoptadas se sobrepasasa dicha frontera, deben tomarse de inmediato acciones para reducirla a niveles inferiores, determinándose las causas por las que se ha superado y modificándose, en consecuencia, las medidas de protección y prevención para evitar que se vuelva a sobrepasar.

Cuando en un proceso productivo se superen los valores establecidos de exposición diaria, tanto por vibraciones mano-brazo como de cuerpo entero, se establecerá y ejecutará un programa de medidas de Ingeniería y/o Administrativas, destinado a:

1. Evitar los riesgos.

2. Evaluar los riesgos que no se puedan evitar.

3. Combatir los riesgos en su origen.

4. Adaptar el trabajo a la persona, en particular en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo, así como a la elección de los equipos y los métodos de trabajo y de producción.

5. Tener en cuenta la evolución de la técnica.

6. Sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún riesgo.

7. Planificar la prevención buscando un conjunto coherente que integre en ella la técnica, la organización del trabajo, además de las condiciones de trabajo y las relaciones sociales.

Septiembre 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.