Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Jueves 18 de Julio de 2024         •         Dólar= $925,93         •         UF=$37.594,72         •         UTM=$65.967

NORMA ISO 22320
Herramientas necesarias para el control de pérdidas
Por Felipe Rodríguez, Director General de Emercon felipe.rodriguez@emercon.cl
La gestión de emergencias requiere considerar puntos tan importantes como control, información y colaboración. La norma ISO 22320 incluye estas variables para responder efectivamente ante eventos repentinos.
Felipe Rodríguez.

La prevención de riesgos tiene un enfoque multidimensional que busca permanentemente manejar los riesgos para evitar o reducir la ocurrencia de eventos no deseados. En tanto, todos los programas o sistemas de gestión asociados a cumplir este objetivo son parte de la política de Seguridad y Salud Ocupacional que mantiene la organización y de la cual la prevención de riesgos se hace cargo.

Es por eso que cuando adoptamos una mirada integral a la reducción de consecuencias de incidentes o accidentes, encontramos que las consecuencias -en términos cuantitativos- producidas por un accidente laboral son muy inferiores a las consecuencias producidas por una emergencia con daño a la propiedad dentro de la organización en una relación de 1 a 50 (“Liderazgo práctico en el control de pérdidas”, F.E. Bird Jr. & G.L. Germain – 1985). De aquí nace la importancia de contar con las herramientas necesarias para controlar este tipo de pérdidas.

Si bien se crea a raíz de la búsqueda de la protección civil, la aplicación de la norma ISO 22320 “Protección y seguridad de los ciudadanos, gestión de emergencias y requisitos para la respuesta a incidentes”, permite de muy buena manera adoptar esta forma de trabajo en la industria con el fin de dar respuesta eficiente y efectiva a las emergencias que se pueden generar en su interior.


Condiciones básicas

1. Mando y control: requiere el establecimiento de un sistema de mando y control que permita a la organización sostener el trabajo durante la emergencia. Este sistema de mando y control debe ser escalable, flexible, apto y adaptable.

2. Información operacional: obtener la información operacional de la organización y ponerla a disposición es un objetivo fundamental de la norma. De esta manera, se evaluarán todos los aspectos que sean relevantes y que puedan interferir en el resultado final de nuestro trabajo. La información debe ser recopilada, procesada y analizada para permitir la planificación de la dirección, la difusión e integración y, por último, la evaluación del proceso.

3. Colaboración y coordinación: siempre es necesario evaluar la necesidad de colaboración y cooperación de otras entidades (ya sean internas o externas a la organización) al enfrentar la respuesta a un incidente. Este objetivo es fundamental para lograr acuerdos de colaboración, permitir que los procesos sean multijerárquicos, alcanzar los objetivos de la coordinación y aumentar la difusión de la información.

Toda vez que nos preparamos para responder a una emergencia, logramos una respuesta efectiva, permitiéndonos controlar la situación de manera eficiente y, por consiguiente, reducir las consecuencias que para el caso de la industria normalmente son económicas.


Implementación

La implementación de este sistema de gestión responde a una serie de procedimientos y protocolos que se ajustan a la realidad de cada industria, pero fundamentalmente se basa en lo siguiente:

1. Auditoría de Brecha: en donde se debe acceder a la información de la empresa en relación a cómo gestiona sus emergencias en la actualidad y cuáles son las herramientas de gestión con las que cuenta.

2. Implementación del modelo: realizando la consultoría necesaria para aplicar la normativa, estableciendo el mando y control, reuniendo la información operacional de la industria para ponerla a disposición y estableciendo procedimientos y protocolos de coordinación y colaboración.

3. Auditorías de seguimiento: con el fin de determinar los avances del sistema, detectar desviaciones o aportar mejoras y, de esta manera, permitir la recertificación.

Esta norma ISO 22320 es certificable y constituye una herramienta efectiva y poderosa a la hora de controlar las pérdidas operacionales en cualquier sector industrial, ya que permite generar un modelo de gestión tendiente a la reducción de las consecuencias producto de un incidente o accidente; además, se integra con otros sistemas de gestión ISO, ya que mantiene procedimientos en común con ellos.

La implementación de este modelo de gestión de emergencias conlleva diversos beneficios, siendo el más relevante la reducción de las consecuencias. No obstante, podemos mencionar los siguientes ventajas para la organización:

1. La empresa nunca pierde el control de la emergencia.

2. Incrementa la seguridad de sus colaboradores.

3. Demuestra ante sus clientes que mantiene un sistema de gestión que le brinda continuidad operacional, lo que se traduce en un elemento diferenciador potente.

4. Aumenta sus posibilidades de nuevos negocios.

5. Mejora la relación con las autoridades locales.

6. Incrementa la seguridad al nivel gerencial de la empresa en aspectos judiciales al poder demostrar que cuenta con el mejor modelo técnico existente en caso de una emergencia.

7. Puede utilizar el modelo de gestión como una estrategia de marketing.

Abril 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.