Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Sábado 20 de Julio de 2024         •         Dólar= $934,31         •         UF=$37.593,51         •         UTM=$65.967

Accidentes de trabajo por fatiga en el transporte por carretera
Por Andrés Cañas Duronea, Especialista Sector Transporte y Logística de ACHS.
Según algunos autores, la fatiga es un elemento presente al menos en el 80% de los casos de accidentes en el sector transporte. Analizar sus causas permite un mayor control del riesgo.
Andrés Cañas Duronea.

Diversas causas pueden generar fatiga en un trabajador, y las principales apuntan a una excesiva cantidad de horas de trabajo. Además, la fatiga puede producirse por mala calidad del sueño, estrés prolongado, conducción nocturna y monótona, gasto de energía por trabajo físico antes de comenzar la conducción, no respetar los ciclos de sueño y vigilia, alimentación inadecuada, uso de medicamentos contraindicados para conductores, influencia de hábitos personales, transtornos del sueño y condiciones climáticas adversas, entre otras causas.

Un estudio de la Universidad Politécnica de Cataluña (2005) realizado a conductores y auxiliares de transporte interurbano de pasajeros, indica que:

El 60% de los trabajadores evaluados presentó síntomas de trastornos del sueño.

El 46% presentó fatiga crónica superior a lo normal.

El 46,6% consideró que su sueño no era reparador.

Para tener cautela frente a este fenómeno, es necesario poner atención a los bostezos frecuentes, “cabeceos”, desgano, sensación de frío, sequedad en la boca, pesadez en los párpados, desconcentración o desorientación al conducir, velocidad irregular, cambios de pista involuntarios, movimientos y reacciones lentas, dificultad para permanecer alerta y para recordar cómo se ha alcanzado la ubicación actual. Cuando un conductor advierte una o más de estas señales, la única acción que se debe tomar es la detención y descanso inmediatos, debido a que el riesgo de tener un accidente por fatiga y/o somnolencia es inminente.


Medidas para evitar la fatiga

Como medidas para reducir el riesgo de accidentes por fatiga, es fundamental que el empleador establezca medios técnicos y tecnológicos para asegurar el cumplimiento de las horas de descanso, así como la implementación de un sistema en que la relación trabajo/descanso considere los límites fisiológicos y mentales de la persona. Para ello, el diseño de turnos de trabajo resulta fundamental y debe estar basado en las horas de descanso y factores personales de los trabajadores.

No permitir la automedicación de los conductores e incorporar dispositivos para dar aviso a los choferes cuando se quedan dormidos durante la conducción, también ayudan a la hora de prevenir. Asimismo, capacitarlos y sensibilizarlos sobre el impacto y la importancia de los hábitos personales, incluso fuera del horario laboral, como son la alimentación saludable y los hábitos de sueño que permitan recuperar energías para luego conducir, entre otros. Estas medidas también deben ser dirigidas hacia las familias de los conductores, ya que la fatiga debe tratarse de manera integral en los diversos medios en donde el conductor se desenvuelve, ya sea por motivos laborales o personales, ya que, sin duda, lo que el conductor realice fuera de su jornada de trabajo repercutirá durante la conducción.

Durante la ruta, se les aconseja hacer detenciones cada 150 o 200 km, o bien cada dos horas, consumir líquido para evitar la deshidratación, realizar ejercicio moderado de estiramientos para favorecer la circulación sanguínea, mantener la cabina del vehículo ventilada, evitar posturas incómodas al volante, y usar ropa holgada y cómoda que no entorpezca la circulación y permita mantener una temperatura corporal confortable.


Lo que dice la normativa

No debemos olvidar los aspectos legales que regulan las horas de conducción y descanso. El artículo 25 bis del Código del Trabajo señala que “la jornada ordinaria de trabajo del personal de choferes de vehículos de carga terrestre interurbana es de 180 horas mensuales, la que no puede distribuirse en menos de 21 días”. Además, la norma establece que el conductor en ningún caso puede manejar más de cinco horas continuas, después de las cuales debe tener un descanso de dos horas como mínimo y por cada 24 horas un descanso ininterrumpido de ocho horas.

Todo esto apunta a que la gestión para evitar accidentes en tareas de conducción profesional no solo debe estar orientada a tener vehículos en óptimas condiciones. Un eje fundamental es la evaluación permanente de los conductores en cuanto a sus competencias técnicas y factores personales, y la posible variación de estos en el tiempo, con el fin de anticiparse a los problemas de fatiga y poder reaccionar a tiempo.

Si este tema -la fatiga- lo relacionamos con la fatalidad laboral durante la conducción, se hace más relevante aún. Aunque determinar si el haberse quedado dormido al volante, o un simple y mínimo “pestañeo”, puede haber causado un accidente de tránsito es complejo, bien se sabe que es una realidad y que está presente día a día y en cada viaje.

En Chile, durante 2015 ocurrieron 251 accidentes de trabajo con consecuencias fatales, considerando el sistema de mutualidad privado y público. De estos, en el 52% de los casos estuvo presente un vehículo y en el 55% de los casos fueron atribuibles solo a los camiones, lo que nos demuestra claramente que la conducción o la operación de un equipo en desplazamiento es una actividad de alto riesgo y con consecuencias gravísimas, ya sea para el mismo conductor o para terceros expuestos a los riesgos de esta actividad, ocasionando pérdidas incalculables para las familias de los trabajadores que fallecen y también para las empresas.

Octubre 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.