Inicio
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
top2.jpg (395 bytes)
Viernes 12 de Julio de 2024         •         Dólar= $912,83         •         UF=$37.602,00         •         UTM=$65.967

DE VUELTA AL TRABAJO
Accidente laboral, consecuencias y abordaje

Volver al trabajo después de un accidente es un tema difícil, que no solo trae consecuencias para el accidentado, sino también para el resto de su equipo. En tales momentos, es necesario reforzar valores y desplazar miedos dentro del grupo laboral.

Luego de un accidente, la persona se plantea al regresar al trabajo diferentes interrogantes: ¿Qué van a pensar mis compañeros? ¿Voy a poder cumplir con lo que se me pide?, entre muchas otras que incrementan los miedos. En este sentido, se deben reconocer en primer lugar algunas etapas:

Consecuencias psicológicas: El impacto de la experiencia propiamente tal es fuerte y afecta profundamente todas las esferas de la vida. De un momento a otro, cambia la existencia, siendo sorpresivo; la vulnerabilidad y la ausencia de control en nuestro devenir por el mundo se hace presente, afectando significativamente a la persona, su entorno familiar, social y laboral. El cómo cada persona experimenta un accidente laboral es único y cumple etapas constituyendo un proceso.

El accidente: La sensación de vulnerabilidad, aturdimiento y pérdida de control están presentes, en mayor o en menor grado, dependiendo de la gravedad del evento y del modo particular de cada uno de incorporar la experiencia.

La hospitalización y tratamiento: La reacomodación a esta nueva realidad, conforme a la gravedad de la lesión: hospitalización en los casos más severos, intervención médica ambulatoria, exámenes, evaluaciones, rehabilitación. Estas situaciones pueden generar diferentes niveles de angustia asociada a la toma de conciencia en relación al daño de las capacidades y su vida futura.

La convalecencia: Tiempo acorde a la magnitud del daño, implica quedarse en casa lejos de las actividades y rutinas habituales laborales y domésticas que, en un principio, puede generar conflicto en su núcleo más íntimo, el que igualmente está afectado. El acceso a apoyo psicológico y de redes de apoyo es muy importante, así como la cercanía del entorno social: amigos, compañeros y colegas de trabajo, es decir, una red de apoyo que ayude a la inserción y acomodación al nuevo estilo de vida.

Reintegro al trabajo: Lo más importante no solo es que regrese al trabajo, sino que lo haga de la mejor forma en términos de encontrarse en condiciones físicas y psicológicas adecuadas para evitar recaídas. En este sentido, el trabajo no debe dañar, sino apoyar la reinserción y restablecimiento integral gradual del trabajador.

En este proceso, se da una interacción que puede facilitar o no el proceso donde participan la persona, sus compañeros y colegas de trabajo, las jefaturas, el departamento de Personal (o Recursos Humanos), el equipo de salud a cargo, mutuales, etc. Para lograr esto, es indispensable la comunicación coordinada entre estos actores, realizar adecuaciones en las tareas y actividades, planificar acciones donde exista un ajuste de expectativas entre jefatura y trabajador, generar condiciones y una actitud de apoyo entre la persona y sus pares o colegas de trabajo.


Consecuencias en pares y colegas

Adicionalmente, un accidente laboral afecta (con diferente intensidad) a los compañeros del accidentado(a), como la dinámica relacional- laboral, lo que toma diversas formas. Se intenta dar explicaciones al hecho cuando el accidente se produce en el sitio donde se trabaja, a veces dirigido a responsabilizar del accidente a un descuido del equipo, culpando y/o victimizando al afectado.

También se pueden generar sentimientos de vulnerabilidad en el grupo (“a cualquiera le puede haber pasado”) en casos en los que el accidente se da en la calle (o durante un traslado, etc.), donde no necesariamente hay una explicación lógica de los hechos, o donde las explicaciones pasan por reflexiones como la mala suerte o el destino. Como sea, implica un cuestionamiento existencial profundo tanto del afectado como de las personas con las que interactúa.

En este sentido, los accidentes laborales constituyen un riesgo, siendo nocivo para el bienestar del individuo y del grupo, ya que desequilibran su relación entre el trabajo y el entorno. Desde esta mirada, se manifiesta el estrés laboral que surge cuando las demandas del trabajo y sus condiciones superan las capacidades del trabajador, y surgen factores donde se siente afectada la seguridad personal.


El regreso al trabajo

La importancia del trabajo grupal y de conversar sobre el tema, justifica otorgar espacios en las organizaciones para que los trabajadores expresen sus temores, dudas y prejuicios frente a la situación, lo que es de gran ayuda para los trabajadores y la persona accidentada. En estas circunstancias, es esencial trabajar diversos temas que ayuden a mejorar el regreso al trabajo, como el respeto entre los compañeros: aceptar cuando la persona que se está reinsertando no quiere hablar de lo sucedido, o cuando decide contar su experiencia, aprender a escuchar con atención, sin hacer preguntas innecesarias, y con el apoyo de la jefatura, generar un clima de confianza que sea grato para todos.

Las redes de apoyo son fundamentales; el trabajador no debe sentir que el pedir apoyo le hace ser débil; la capacidad de reconocer lo que le sucede y pedir ayuda es una fortaleza que lo hace más fuerte frente a la vida; el poder mirarse, aceptarse y valorar el haber podido recuperar su vida o en vía de, después de la situación límite experimentada. Puede ser difícil en un comienzo, pero se debe tomar en cuenta que es un proceso de adaptación cuya meta es sentirse cómodo con lo que hace y compartir con los compañeros. El apoyo familiar, de las personas en las que confía, y el apoyo psicológico, son estrategias para salir adelante, sin sobreexigirse.

La persona debe ir gradualmente reinsertándose e ir elaborando el estrés. Para ello, tras la rehabilitación médica, hay grandes desafíos: evaluar y apoyar a través de prácticas y actualizaciones a realizar el mismo trabajo; si eso no fuese posible, reubicarlo en otro puesto o entregarle herramientas técnicas que le permitan realizar un trabajo digno, remunerado, que posibilite mantener la misma calidad de vida previa al accidente.

Asimismo, la solidaridad en el grupo de trabajo es importante; un trabajador que se reubica laboralmente después de un accidente requiere de un tiempo de acomodación; gradualmente irá desarrollando recursos y habituándose al nuevo esquema hasta lograr el equilibrio a la par con el resto del equipo.

La gravedad y el impacto en todas las áreas de la vida de una persona que ha sufrido un accidente laboral demuestran la importancia de dirigir recursos en la implementación de medidas dirigidas a la prevención de riesgos laborales, siendo un tema que debería estar presente en todas las organizaciones que brindan trabajo. Entre ellas, se necesita llevar a cabo talleres prácticos preventivos dirigidos al trabajo en equipo y desarrollo de la solidaridad, como estrategias que ayudarían en la disminución de este flagelo, así como apoyar y desarrollar políticas laborales dirigidas a la creación de programas de reinserción y capacitación para las personas que han sido afectadas por un accidente.


Artículo gentileza de Beatriz Gazmuri Vergara, Psicóloga, Colegio de Psicólogos de Chile.
Octubre 2016
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.ng.clwww.embconstruccion.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.