Miércoles 29 de Mayo de 2024       •      Dólar= $902,40      •      UF=$37.420,85       •      UTM=$65.182

IMPRESIÓN 3D
Más allá del área industrial

Cuando Cody Rutledge Wilson, un estudiante estadounidense de 25 años, consiguió reproducir una pistola en una impresora 3D y la probó, un avance que parecía aún limitado a la ciencia ficción, saltó a la realidad, en lo que hoy es una de las tendencias en auge que ya está empezando a tener prototipos comerciales y que, auguran, se convertirá en uno de los mayores desarrollos del mundo digital. Algo así como una segunda revolución industrial.

Actualmente, las impresoras 3D tienen la capacidad de crear objetos sorprendentes, desde tejidos humanos como un tráquea artificial para un bebé o una prótesis para la cara de una persona; hasta armas, como Liberator, un revólver creado exclusivamente de plástico, excepto por el clavo que actúa como percutor; o incluso autos, como el Urbee 2, un automóvil ligero, de tres ruedas y ecológico. Es cierto, la impresión física de objetos en tres dimensiones ya es una realidad y las expectativas son enormes en industrias tan diversas como la médica, de construcción, arquitectura, aeropespacial, moda, robótica, defensa e incluso gastronomía.

A diferencia de la impresión tradicional, este tipo de equipos, apoyado en un programa de diseño, actúa imprimiendo, pero no usando papel ni tinta, sino algún material líquido sobre sí mismo (en general polímeros, pudiendo ser plástico, goma e incluso metal). Y lo hace mediante la superposición de capas sucesivas de material, que es lo que permite dar volumen. Es así como puede imprimir a bajo costo modelos a escala, piezas, prototipos, etc. Incluso, es factible modelar estructuras temporales como postres, logrando comida con diseños particulares.


De consumidores a productores


Si bien esta tecnología comenzó en el área industrial, ligada principalmente a la impresión de prototipos, hoy se ha logrado ofrecer modelos de tamaño más pequeño y menor precio que permiten incluso su llegada al hogar, lo que adelanta todo un cambio de paradigma en que los usuarios pasarán de ser sólo consumidores a ser productores.
Actualmente, se investiga en el uso de otros materiales -principalmente centrados en el plástico-, que permitan ampliar su utilización a nivel de usuarios finales, como sal, cemento, nylon o pulpa de madera y papel.

Según se proyecta, se trata de una tendencia que puede generar sorprendentes creaciones, y en que las únicas limitaciones serán el tamaño del equipo y los materiales que se usen.

Por lo mismo, también se espera que surja todo un mercado en torno a ella, pues además de los modelos de impresoras, se proyecta que afloren nuevas tiendas que brinden el servicio de impresión en 3D. También es esperable todo un fuerte debate respecto a la propiedad intelectual, porque fabricantes y diseñadores verán cómo sus diseños son replicados con facilidad, y es que la impresión 3D permitirá copiar, modificar, compartir e imprimir objetos 3D de forma sencilla.

En definitiva, estamos hablando de una industria que ya generó US$2.200 millones en 2012 y que, según datos del reporte anual de impresión 3D de la consultora Wohlers Associates, se estima que alcance los US$3.100 millones en 2016, prometiendo revolucionar la fabricación, al permitir la impresión de objetos en forma remota, ahorrando tiempo y costos.

Septiembre 2013
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos Tecnológicos
CIBERSEGURIDAD: Cuando la Educación es más importante que la Tecnología
MERCADO DE LA DISTRIBUCIÓN TIC: Desafíos en la era del modelo híbrido
SERVICIOS GESTIONADOS DE IMPRESIÓN: Negocios de largo plazo y valor en servicio
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2023 Editora Microbyte Ltda.