Domingo 21 de Julio de 2024       •      Dólar= $934,31      •      UF=$37.593,51       •      UTM=$65.967
Se vienen
los smartphones

Se han dicho muchas cosas sobre los smartphones, e incluso así, no existe un consenso en la industria respecto a qué es exactamente un smartphone, aunque todos concuerdan que cuando tienen uno en la mano, saben exactamente que se trata de un smartphone.

La definición más amplia dice que se trata de "un computador con el cual se puede hablar", mientras que las más precisas indican que a diferencia de teléfonos móviles convencionales, los smartphones son dispositivos abiertos, en el sentido que se les puede cargar aplicaciones de distintos fabricantes y no sólo lo que viene provisto en firmware por el fabricante; y son capaces de soportar aplicaciones similares y/o compatibles y sincronizables con las herramientas de escritorio tradicionales, léase e-mail, software de productividad, agendas, navegadores, multimedia, etc.

Lo otro que se está diciendo es que en el mundo se despacharán durante el 2007 la no menor suma de unos 1.000 millones de teléfonos móviles, de los cuales alrededor de un 10% corresponde a dispositivos tipo smartphone, lo que incluye los iPhone de Apple y varios modelos Nokia, Samsung, LG, Motorola, HTC, Palm, Blackberries y Sony, por mencionar algunos. Para el 2010, se espera que los smartphones representen un 20% del mercado de los móviles. Calcule unos cientos de dólares por equipo y comprenderá rápidamente porqué compañías como Apple, HP y Dell se están ‘sobando las manos’, a medida que se incorporan al selecto mundo de los proveedores de smartphones.


¿Es negocio para el canal?

smart3.gif (8377 bytes)De todos modos. No es arriesgado pronosticar que en menos de tres años, los smartphones representarán un segmento de negocios importante y lucrativo y que no estará restringido a las operadoras telefónicas y al canal retail, sino que va a estar abierto al canal en general, y más interesante aún, es que si bien la venta de dispositivos es de por sí rentable, más lucrativos aún pueden ser los servicios de valor agregado, tales como integración, software y seguridad.


Esa es la parte buena

La mala es que no cualquiera puede lanzarse de buenas a primeras en este negocio. Antes que nada hay que involucrarse con varias tecnologías nuevas y distintas a aquéllas con las que habitualmente se relaciona el canal tradicional. Estamos hablando fundamentalmente de telefonía, movilidad y nuevas aplicaciones, además de periféricos y sistemas operativos distintos y que es necesario conocer.

Hasta ahora, el grueso del negocio se lo están llevando los fabricantes que utilizan el sistema operativo Symbian. Tienen alrededor del 70% del mercado mundial con Microsoft Windows Mobile, BlackBerry de RIM, Palm y Linux repartiéndose el resto.

Sin embargo, a diferencia de otras industrias, si se comparan por geografía no existe un muy claro vencedor.

Symbian es particularmente poderoso en Europa y en menor medida en Japón y China, donde Linux ha logrado sacarle una buena tajada de participación, mientras que en Estados Unidos quienes se llevan la parte del león son RIM de los Blackberry y Windows Mobile de Microsoft. Apple, con su iPhone, podría alcanzar una muy interesante participación dado lo incipiente del mercado norteamericano. En unidades, a nivel mundial, Symbian es lejos el líder, pero su escasa influencia en Estados Unidos puede resultarle muy perjudicial cuando despegue el mercado norteamericano y ejerza su influencia en el resto del mundo.

Para complicar aún más las cosas y hacerlas aún más impredecibles, a comienzos de Noviembre un consorcio formado por gigantes de las comunicaciones como son Google, T-Mobile, HTC, Qualcomm, Motorola y otras 30 empresas anunciaron la creación de la Open Handset Alliance y, a través de ella el desarrollo de Android, una plataforma abierta para el desarrollo de dispositivos móviles que busca emular de algún modo el explosivo crecimiento del mercado de los PCs en la década de los 80’ trás alcanzarse estándares aceptados por el grueso de la industria en hardware y software.

La plataforma Android consiste en una "pila de software" que comprende sistema operativo, middleware, interfaz de usuario y aplicaciones. Se supone que para fines del 2008 ya deberían haber teléfonos en el mercado basados en Android.


¿Y está la infraestructura?

Los smartphones como dispositivos son aparatos que sin la existencia de una infraestructura de telecomunicaciones adecuada no pasan de ser un adorno caro. Sirven para impresionar a la novia y no mucho más. Su potencial se realiza sólo cuando existen redes con la velocidad adecuada para satisfacer los requerimientos del usuario móvil. Banda ancha y precios ajustados, son las medidas adecuadas como para masificar estos nuevos productos y servicios.

En Chile, hasta el momento existen promesas, pilotos y uno que otro sector "iluminado" con servicios de datos de última generación.

En términos de anuncios, Claro y Entel llevan la delantera, aunque en la práctica todavía no por mucho. Movistar, en silencio, también está echando a andar sus redes por lo que en Santiago, o al menos en parte de la capital, es posible conectarse a redes WCDMA, Wideband Code Division Multiple Access (Acceso Múltiple por División de Código de Banda Ancha), que es la versión 3G para los sistemas GSM y que permite llegar a velocidades de 2 Mbps en áreas locales y hasta 512kbps en coberturas amplias.

smart4.gif (6711 bytes)En los últimos días, también ha comenzado la operación de la red 3,5G de Claro, con cobertura limitada basada en HSDPA (High Speed Downlink Packet Access) que puede llegar a velocidades de 14 Mbps, suficiente para ver videos mejor que en la tele. Desafortunadamente, todas estas redes están en su período inicial, los costos aún son altos y no se sabe que podría pasar con las velocidades cuando el servicio se masifique y haya muchos usuarios bajando el último chascarro de la Bolocco.

Por otro lado, las nuevas generaciones de dispositivos vienen habilitadas para poder acceder a toda clase de redes, y no sólo a los servicios de los carriers. Así, un mismo aparato podría conectarse a Internet vía Wi-Fi o incluso WiMax para llamadas de voz mediante Internet cuando ésta se encuentra disponible, abaratando los costos de comunicación. Un usuario podría tener un solo número para todas sus necesidades de telefonía, sin importar donde se encuentre. Las promesas son muchas, y no cabe duda de que viene un profundo cambio en un futuro muy cercano. De hecho, la integración de la telefonía móvil es mencionada por los analistas como uno de los motores que potencian la introducción de Wi-Fi en las empresas.

Hasta ahora, estos servicios móviles de altas prestaciones están siendo orientados a los segmentos de mayores recursos. Sin embargo, es un hecho que por competencia, regulaciones y demanda del público, no tardarán en masificarse.

Para entonces, el canal está a tiempo de capacitarse en estas nuevas tecnologías de modo de estar preparado para brindar las mejores respuestas a las necesidades que sus clientes les plantearán.

Diciembre 2007
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos Tecnológicos
ALMACENAMIENTO PARA DATA CENTER: Un mercado que seguirá en alza y desarrollo
CIBERSEGURIDAD: Cuando la Educación es más importante que la Tecnología
MERCADO DE LA DISTRIBUCIÓN TIC: Desafíos en la era del modelo híbrido
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919, Of. 203,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2023 Editora Microbyte Ltda.