Martes 17 de Mayo de 2022       •      Dólar= $856,45      •      UF=$       •      UTM=$55.537

Desafíos en la logística de la salud en la era del Covid-19
Por Álvaro Albornoz Bueno, Doctor en Gestión y Dirección de Empresas, Profesor de Postgrados y Speaker Internacional y Director Ejecutivo de Business Architects Consultoría y Capacitación. / alv.albornoz@business-architects.cl
La crisis sanitaria ha afectado a las cadenas de suministro, sin embargo, la farmacéutica ha tenido que mantenerse firme en sus operaciones, lo que no quiere decir, que su modelo de funcionamiento sea el óptimo. Muchos actores de esta cadena deberán analizar y replantearse sus estrategias, para afrontar de mejor manera el regreso post Covid-19.

El Covid-19 continúa extendiéndose rápidamente por todo el mundo forzando a los sistemas de salud y creando una tragedia humanitaria. Los líderes de todas las latitudes se están esforzando especialmente en resguardar la salud de las personas, pero también, está dentro de sus objetivos, evaluar las implicaciones comerciales de esta crisis sanitaria, incluidas las interrupciones resultantes de los cierres de fábricas, la pérdida de trabajo y de salarios, y escasez de productos. Para las empresas de diversas industrias, incluidas la farmacéutica, la electrónica, la automotriz, la aeroespacial y el retail en general, tales repercusiones económicas podrían ser particularmente graves, dada la extensión de sus redes globales y la complejidad de sus cadenas de suministro (profundamente multinivel).

Ya vemos como las compañías que siguen un modelo de ventas que requiere contacto humano (por ejemplo, la venta de remedios en farmacias), intensifican el impacto por la baja del tráfico peatonal. Desde este punto de vista, la atención del paciente, ya sea a través de la atención hospitalaria o bien de la disponibilidad de insumos y medicamentos por medio de los diferentes canales (entre ellos el retail farmacéutico), está cambiando rápida y radicalmente. Tradicionales prácticas que alguna vez fueron exitosas ya no son la respuesta a algunas de las necesidades de atención médica más urgentes en la actualidad. El “motor” del desarrollo clínico y de productos ha experimentado una profunda interrupción a medida que los trabajadores aún siguen adaptándose a entornos de trabajo remotos y la capacidad de los laboratorios se reduce. Debido a esto, no se deben ignorar las tendencias que se extenderán en la era post Covid-19. El mundo de la salud, entiéndase farmacéuticas, empresas de tecnología médica, hospitales y clínicas, farmacias y los médicos, deben adaptarse y repensar sus ofertas para satisfacer las necesidades futuras.

Las cadenas de suministros en el mundo de la salud son altamente complejas desde que la norma era menos productos, una demanda más estable y márgenes altos. Hoy, más que nunca, es de vital importancia, responder ante las diversas demandas de los canales y segmentos comerciales, por lo que se necesita de modelos de cadena de suministro que respalden las prioridades estratégicas tales como agilidad, servicio o rentabilidad de esos diferentes segmentos.

Por otro lado, los medicamentos recetados, a menudo son solo un aspecto del negocio, ya que las farmacias buscan compensar los márgenes cada vez más pequeños al expandirse a nuevas áreas: genéricos, productos de venta libre (OTC), servicios de salud, dispositivos complementarios y muchos otros productos o servicios.

Al mismo tiempo, los proveedores utilizan canales de distribución directos al consumidor, directos a la farmacia y directo al hospital o centros de acopio gubernamental u otros nuevos, y confían más en socios externos para la fabricación, venta y prestación de otros servicios. El resultado de ello es una proliferación de plantas, productos, proveedores, canales, clientes, perfiles de demanda y requisitos de servicio, y una estandarización mínima de procesos, procedimientos e interfaces.

Sin embargo, a pesar de estos profundos cambios y las claras tendencias, pocas compañías han rediseñado sus cadenas de suministro. En su lugar, están utilizando modelos tradicionales y hasta obsoletos, que no satisfacen la necesidad actual de segmentación estratégica de la distribución. Debido a esta desconexión, la cadena de suministro sigue operando de manera táctica en lugar de ser un arma competitiva poderosa.

El Covid-19 afectará a todos los sectores, pero los siguientes factores pueden exacerbar los problemas en la cadena de suministro de medicamentos:

Falta de transparencia en la cadena de suministro, más allá de los proveedores directos, lo que dificulta anticipar posibles interrupciones.

Redes globales complejas que dificultan el desarrollo de una respuesta coordinada.


Según el Boston Consulting Group en el “Rethinking the Pharma Supply Chain” del año 2013, y extrapolando hacia una solución a estos desafíos, propone cuatro modelos de cadenas de suministros para la distribución de medicamentos. (Ver Tabla 1).


Detrás de esta propuesta está que los diferentes mercados, áreas terapéuticas y tipos de productos, incluidos medicamentos recetados, genéricos, biológicos y de venta libre, deberían tener diferentes prioridades estratégicas, las que determinarían el diseño de la cadena de suministro de las redes de farmacias.

Por ejemplo, las prioridades para un medicamento oncológico protegido por una patente pueden ser minimizar los riesgos de calidad, permitir el acceso al mercado y garantizar la disponibilidad del producto mediante la distribución directa al hospital. Sin embargo, para un producto cardiovascular genérico, la disponibilidad seguiría siendo importante, pero las principales prioridades probablemente serían optimizar la rentabilidad para competir contra otros genéricos de esta clase y desarrollar la capacidad de gestionar un negocio de licitación cargado de incertidumbre y volatilidad.

En temas vinculados a redes de suministro de productos y medicamentos en salud hay mucho por desarrollar desde la gestión de la complejidad de los medicamentos, visibilidad ‘end to end’ en la cadena, la planificación de la demanda y los inventarios, la gestión de proveedores, por mencionar algunos tópicos, dejando en claro que como en todo orden, todas las funciones a lo largo de la cadena de suministro estarán involucradas en la transformación, aumentando la importancia de un enfoque programático para la gestión del cambio y la alineación organizacional.

Particularmente crítico para permitir e incorporar la transformación será el compromiso del liderazgo en esta “nueva normalidad” con el desarrollo de capacidades, la alineación organizacional, el análisis, el acceso a datos y el análisis completo de costos. Los cambios importantes siempre son desafiantes, pero será muy necesario comenzar con innovaciones pensando en el regreso post Covid-19. Los cambios en las conductas de los pacientes y en los portafolios de los productos, son una evolución a tener en cuenta, la cual ya está mostrando sus consecuencias en muchas industrias. Aquellos actores de la red con visión de futuro que adopten nuevos modelos de distribución (o los propuestos) finalmente tendrán cadenas de suministro que ayudarán en lugar de obstaculizar sus prioridades estratégicas y obtendrán una poderosa ventaja competitiva.


La industria de la salud en la “nueva normalidad”

Se han identificado nueve tendencias que impactarán en la cadena de servicios de la industria de la salud en la llamada nueva normalidad:

Movilidad en las poblaciones de pacientes y sus necesidades.

Mayores expectativas del paciente ante los servicios y la disponibilidad de medicamentos, particularmente los no discrecionales.

Reconocimiento de que muchos tipos de atención se pueden brindar mejor en entornos comunitarios o a nivel local.

La atención de alta calidad requiere centros de gran volumen y la aparición de centros independientes de una sola especialidad.

Nuevos avances en conocimiento clínico y tecnología médica.

Impacto de las tecnologías digitales en la forma en que se presta la asistencia sanitaria y en la cadena de distribución.

Dificultades para atraer y retener una fuerza laboral adecuadamente capacitada.

Desafíos financieros y de financiamiento.

Requisitos para medir la calidad de la prestación de servicios.

Junio 2020
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Mindugar. Somos Soluciones en Transportadores Intralogísticos
Logra notables reducciones de costos, tiempos en tareas intensivas en mano de obra y reduce riesgos de lesiones, caídas o por ergonomía en la carga de bultos. www.mindugar.cl
Desayunos
PROYECTOS INMOBILIARIOS LOGÍSTICOS: ¿Qué nos depara el nuevo año?
SOFTWARE LOGÍSTICO: Cuando la bodega se convierte en el core del negocio
SISTEMAS DE ALMACENAJE: Un mercado que avanza y se regula
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.