Sábado 28 de Marzo de 2020       •      Dólar= $834,87      •      UF=$28.586,42       •      UTM=$50.021

Estrategias de Seguridad en la Ruta
Por Diego Bozzano, Consultor en Logística y Transporte, Gerente General de Do Better. / diego@dobetter.cl
Para evitar robos o asaltos a vehículos de transporte de carga, existe una serie de técnicas que permiten disminuir el riesgo de que estos sucedan, desde la planificación del viaje, la capacitación del personal operativo y el aseguramiento de la carga, hasta la incorporación de diferentes tipos de tecnologías.

Las operaciones de transporte en nuestro país vienen sufriendo una serie de siniestros relacionados con hurtos o robos, los que, en algunos casos, han sido perpetrados con violencia hacia el personal operativo. A partir del estallido social del año pasado, estos riesgos han ido en aumento, especialmente debido a que las fuerzas policiales han debido cambiar su foco de acción. Ante esta situación, se han buscado múltiples soluciones, sin embargo, siempre es bueno volver a lo básico, para posteriormente ver cómo a estos procesos de trabajo se les puede implementar tecnología, de manera de optimizarlos o automatizarlos.

Hasta el día de hoy, la mejor herramienta para evitar un robo o hurto durante el transporte de carga, sigue siendo la planificación del viaje. Siempre debemos entender que un plan es, en definitiva, un rango de control que establecemos para una determinada operación.

Cuando algún dato se aleja de ese rango de control, entonces podemos activar alarmas, gestiones o planes de contingencia que sirvan para responder ante cualquier eventualidad. Si el plan no existe, no hay criterio contra el cual comparar o controlar.

Un plan de viaje debe considerar todos los aspectos relativos a la capacidad del vehí- culo de movilizarse, por ejemplo, ¿cuál es la ruta óptima o factible de utilizar? ¿Dónde debemos realizar el reaprovisionamiento de combustible? ¿Cuáles son los peajes por los cuales debe circular el vehículo?, entre otros.

Todos estos hitos en la ruta pueden ser establecidos como puntos de control en una plataforma GPS, para administrar el horario y tiempo de estadía para cada uno de ellos. Si estos tiempos se mantienen según el plan, entonces no necesitamos intervenir. Si alguno de estos hitos no se cumple en los tiempos estipulados, entonces debemos realizar alguna gestión que nos entregue más información. Otro ítem a planificar es la jornada de trabajo del conductor, especialmente cuando esta se define como una operación “interurbana” y que mantiene un horario de trabajo diferente del normal. Es decir, según el Artículo 25 Bis del Código del Trabajo, el conductor puede tener una mayor flexibilidad para el cumplimiento de los horarios, pero, al mismo tiempo, se le exigen períodos de descanso en ciertos plazos máximos.

Entonces, tomando en cuenta lo anterior, la jornada del conductor y sus descansos también deben ser planificados y considerar, especialmente, las zonas de estacionamiento y los períodos en que este tomará sus tiempos de reposo y alimentación.

Muchas veces estos lapsos son críticos, ya que en las zonas de descanso se producen muchos de los hurtos menores. Por ello, es importante detenerse en lugares de descanso establecidos, que permitan estacionar el vehículo en un lugar protegido y que no estará rodeado de personas, transeúntes o conductores, vehículos menores u otros. Básicamente, el principal objetivo es disminuir la exposición al riesgo del camión y, especialmente, de la carga.


Escoltas y caravanas

Las caravanas siempre han sido una muy buena forma de cuidar las mercancías, sin embargo, hay que tomar en cuenta importantes aspectos al momento de organizar una operación de este tipo.

Lo crítico en una caravana es, lógicamente, la coordinación. Para que un grupo de vehículos, idealmente no superior a cinco, se mantenga circulando durante un trayecto prolongado, es necesario que los conductores estén muy bien alineados en torno a la ruta a utilizar, los puntos de detención y, especialmente, a las velocidades y tiempos de circulación. En este sentido, al momento de planificar un viaje de una caravana se deben verificar que las condiciones técnicas de los vehículos sean medianamente similares, especialmente en relación al rendimiento de estos.

Es habitual ver en nuestro país intentos de realizar caravanas entre equipos o vehículos de diferentes empresas de transporte, los cuales pueden no compartir los incentivos para realizar el viaje. Quizás uno de estos transportistas tiene una tarifa por viaje, mientras que el otro, una tarifa plana. Simplemente con esa diferencia, probablemente se tenga un primer equipo que va a una velocidad promedio mucho mayor que el segundo, desordenando o directamente eliminando a la caravana organizada.

También sucede que las condiciones técnicas de los vehículos son variables. Hay que recordar que siempre en una caravana el promedio de velocidad es la del equipo más lento, y como buena práctica, se debe seleccionar a este vehículo para que lidere. Sin embargo, la paciencia no siempre es la principal virtud de los conductores, y cuando estos ven que tienen la posibilidad de moverse a una mayor velocidad, normalmente dejan atrás al vehículo más lento. El liderazgo del control de la caravana debe aparecer en ese momento. Finalmente, el objetivo del servicio de escolta, es solo para efectos disuasivos, es decir, no va a intervenir durante un potencial robo o intento de secuestro del vehículo. Sin embargo, son una muy buena primera alerta.

Pensando en una caravana, el servicio de escolta puede permitir mantener a la caravana reunida durante todo el trayecto del viaje, proporcionando de esta manera una opción adicional al resguardo ya entregado por la caravana.


El papel de la tecnología

Hoy en día contamos con suficiente tecnología para poder controlar y monitorear que un vehículo esté cumpliendo con el plan de viaje asignado. No es necesario que hablemos de Inteligencia Artificial, Blockchain u otras tecnologías en boga. Simplemente se debe utilizar el GPS instalado en el vehículo y monitorearlo.

Para aquellas empresas con menos recursos, las plataformas GPS existentes en el país tienen valores accesibles y cuentan con herramientas de parametrización, que permiten recibir alarmas e información en línea, estableciendo, de esa manera, una relación directa entre lo que está sucediendo con el vehículo y la capacidad de supervisión y rápida reacción. Incluso si se pierde la señal, ya sea por falta de antenas de cobertura o por interrupciones forzadas, se puede alertar y gestionar la ayuda.

Adicionalmente, existen tecnologías como candados digitales, sensores de apertura de puertas, sensores de movimiento y cámaras de video, entre otras, que nos pueden apoyar en este proceso de monitoreo. Lo importante es estar atentos y en línea.

Marzo 2020
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
PROYECTOS INMOBILIARIOS LOGÍSTICOS: ¿Qué nos depara el nuevo año?
SOFTWARE LOGÍSTICO: Cuando la bodega se convierte en el core del negocio
SISTEMAS DE ALMACENAJE: Un mercado que avanza y se regula
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.