Viernes 6 de Diciembre de 2019       •      Dólar= $783,34      •      UF=$28.267,34       •      UTM=$49.623

Dimensión social y sustentabilidad
en el transporte en tiempos de cambio
Por Julio Villalobos, Director CTL-UNAB; Miembro Comité Editorial Rev. Negocios Globales. / jvillalobosc@unab.cl
Instalar competencias de gestión para reducir las emisiones de contaminantes y gases de efecto invernadero, ha sido para las empresas de transporte la alternativa más elegida en su estrategia sustentable. Sin embargo, la dimensión social en la operación de transporte está quedando en segundo plano. Tenemos que trabajar mancomunadamente para encontrar respuestas a estas necesidades.

Invisibilizada es la palabra que mejor describe la dimensión social de la sustentabilidad en el transporte de carga y logística. Este es el principal aprendizaje que he tenido en mi ámbito profesional estos días de profunda conmoción social en Chile.

La premisa central sobre la cual se desarrollan los servicios de Transporte de Carga por Carretera (TCC) es contribuir de forma eficiente y sustentable a dar accesibilidad de bienes, productos y materias primas a los puntos de transformación productiva o consumo final de todas las cadenas de suministro y, de esta forma, contribuir al desarrollo económico de los países.

El objetivo más importante para el TCC como principal proceso logístico debe ser la mejora en los servicios y la disminución de los costos logísticos, como factor de competitividad y productividad de empresas y países. El transporte y la logística poseen una reconocida capacidad de contribuir a ello en un contexto de economías globalizadas, sin embargo, hace ya algunos años esto no abarca todo el desafío.

Permanecer, perdurar y construir compañías para el futuro es la visión que guía a quienes logran dar el salto a la excelencia. Es una visión que asume que los generadores de carga y sus cadenas de suministro siempre requerirán crecer, innovar y adaptarse al mercado de la mano del transporte, por lo que se trata de internalizar que el Transporte de Carga por Carretera siempre estará dondequiera que lo necesiten sus clientes, ya sea que se trate de mejor y más oportuna información, entregas internacionales o inter-modales, mayores estándares ambientales o de eficiencia energética, cero accidente o servicios adicionales; en resumen, tener la capacidad de estar con sus operaciones y habilidades donde se les requiera.

Cuando el desafío de la sustentabilidad se impone como requisito para las organizaciones de transporte, la mayoría de las empresas comienzan por lo más evidente, rentable y de mayor impacto en los contratantes: abordar los impactos ambientales producto de la quema de combustible a través de la eficiencia en su consumo, es decir, instalar competencias de gestión para reducir sistemáticamente las emisiones de contaminantes locales y gases de efecto invernadero.


Sustentabilidad

Se entiende por "Sustentabilidad en la Cadena de Suministro" a la gestión de los impactos ambientales, sociales y económicos, y el fomento de las prácticas de buen gobierno corporativo, a través de los ciclos de vida de productos y servicios.

Ya no se trata solo de perdurar y desplegarse económicamente, sino que el cambio de visión que trajo la sustentabilidad se refleja en el conflicto existente entre dos puntos de vista estructurales. Por un lado, la visión imperante, y que hoy se encuentra en crisis, que apunta a maximizar el valor para los accionistas (Friedman, 1970); y, por otro lado, el responder a las necesidades de la sociedad (Post, Preston, Sachs 2002).

Este conflicto se traduce en un cambio de visión, más bien una ampliación, respecto de cómo entender las posibilidades de desarrollo de las cadenas de suministro y de su eslabón central: el Transporte de Carga por Carretera.

Para la ONU, el transporte de carga sustentable es considerado un objetivo clave de desarrollo, y plantea desafíos en los tres pilares de la sustentabilidad (ver imagen superior).



Dimensión social en el transporte y logística

En Chile hemos sido muy ágiles y decididos para abordar, con un anhelo sustentable, la dimensión medioambiental del transporte y la logística. Son muchas las organizaciones de transporte y empresas generadoras de carga que están abordando seriamente el desafío de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y los contaminantes locales en las cadenas de suministro en las que participan, incorporando tecnologías de vanguardia como flotas eléctricas y sistemas de gestión avanzados en sus operaciones.

Además, a nivel nacional, hemos desarrollado programas pioneros en la Región como GiroLimpio y Acuerdos de Producción Limpia, entre otros. Sin embargo, de forma evidente y sin justificación alguna, hemos dejado atrás la dimensión social de la sustentabilidad y hoy de manera dramática el país nos lo hace ver de forma integral, la que en este sector específico tiene su correlato.

Nos hemos centrado en ser eficientes económicamente y responsables ambientalmente, pero ¿qué diagnóstico tenemos de la dimensión social de nuestras cadenas de suministro y específicamente, de las operaciones de transporte? Mi respuesta es que lo hemos invisibilizado y poco hemos hecho respecto de la dimensión social.

Si hubiera que partir por identificar tres temas que, de forma inconsciente, hemos dejado de lado o abordado con una indolencia inexcusable, partiría por señalar:

1. La falta de control y respeto por las horas de conducción y descanso de todos los conductores profesionales en Chile (ya sean asalariados o dueños de su camión).

2. La insensibilidad respecto de los largos tiempos de espera en puertos y centros de distribución que impiden dar predictibilidad a las jornadas de trabajo de los conductores, sumando a ello la inexistencia de condiciones mínimas para estas esperas (baños, lugares de descanso, alimentación adecuada, etc.).

3. Teniendo en Chile carreteras comparables a las de países desarrollados, no se ha establecido una polí- tica clara para que las concesiones tengan zonas de descanso en los lugares apropiados que sean dignas y seguras para los todos los conductores y transportistas.


Para terminar, tan solo repetir lo que escribí al comenzar de esta columna: "Invisibilizada" es la palabra que mejor describe la dimensión social de la sustentabilidad en el transporte de carga y logística. Este es el principal aprendizaje que he tenido en mi ámbito profesional estos días de profunda conmoción social en Chile.

Noviembre 2019
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
SOFTWARE LOGÍSTICO: Cuando la bodega se convierte en el core del negocio
SISTEMAS DE ALMACENAJE: Un mercado que avanza y se regula
Logística con ojos de mujer
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.