Domingo 17 de Noviembre de 2019       •      Dólar= $780,86      •      UF=$28.125,05       •      UTM=$49.229

SOFTWARE LOGÍSTICO
Cuando la bodega se convierte en el core del negocio

Pese a que Chile es considerado un early adopter en materias de implementación de tecnología, el sector logístico en nuestro país aún no está a la vanguardia en la adopción de este tipo soluciones, y el lápiz y papel siguen reinando hasta en las más grandes empresas. En un desayuno de Revista Negocios Globales, importantes actores del rubro nos hablan sobre las oportunidades y desafíos de este mercado.

Aunque suena increíble, muchas de las grandes empresas en Chile, cuyo negocio depende del área logística, aún resuelven parte de sus operaciones con lápiz y papel, con todos los errores que ello conlleva, mientras otras han dado un pequeño paso adelante con la incorporación de Excel.

Fallas en la digitación, la imposibilidad de contar con información en línea y un serio retraso en la toma de decisiones, son algunos de los escenarios a los que se enfrentan aquellas compañías que aún no toman la decisión de incorporar software logístico en sus procesos.

Según Elvira Guerra, Sales Manager para Chile de Infor, explica que gran parte de esta falta de tecnologización responde a la cultura de los trabajadores del área logística. “Mucha gente viene de la escuela antigua, donde se hacía toda la planificación a mano. Entonces, ‘enchufarse’ a una solución, sea la que sea, es difícil, y sacarlos de su zona de confort cuesta. Operativamente ellos manejan y funcionan bien con el Excel, es más cómodo porque lo conocen; pero evidentemente eso está cambiando, y cada vez hay más iniciativas de poder evaluar estas soluciones de nicho”.

Visión similar comparte Cristian Contreras, CEO & CMO de Poligonix, para quien el tema cultural es uno de los principales inhibidores del mayor desarrollo del mercado. “Es impresionante ver, por ejemplo, retailers -que tienen hasta robots- con un desorden en sus bodegas e inventario, impresionante.

Asimismo, hoy muchas empresas que ni siquiera tienen un ERP y empiezan a subirse a uno, pero con un foco exclusivamente centrado en la contabilidad, en ordenar números, y dejan toda la parte de producción y logística en segundo plano”, comenta el profesional.

Elvira Guerra, INFOR.
Cristian Contreras, POLIGONIX.
Alan Marín, UNIGIS.
Ignacio Aldunate, TDS.
Andrés Cuevas, STG Chile.
Luis Santander, VALGRETI.
Sebastián Ojeda, BEETRACK.
Patricio Rojas, ANTARA.
Adriana Abad, SIMPLIROUTE.
Víctor Hugo Contreras, IDEUM GROUP.

Alan Marín, Country & Sales Manager de Unigis, atribuye la escasez de inversiones en soluciones tecnológicas para logística a la prosperidad económica que hoy se vive en Chile. “Esa prosperidad hace que los aspectos operativos pasen a segundo plano y que las empresas todavía no estén enfocadas a optimizar costos”.

Complementando este escenario, para Ignacio Aldunate, Director Gerente de TDS, “es increíble corroborar que empresas grandes que piensas que tienen todo resuelto, funcionan con lápiz y papel, y lidian a diario con los errores que ello conlleva. Sin embargo, de a poco se están dando cuenta de que existen ciertas herramientas que pueden ayudarles a subirse a esta plataforma digital”.


El empuje del e-commerce

La apertura comercial de Chile, la globalización y el comercio electrónico, son algunas de las razones detrás de la transformación de los negocios en nuestro país, lo que ha redundado en una abundancia de bodegas y del llamado modelo de “bodega con oficina”, instalaciones especialmente ideadas para empresas que buscan evitar el costo de mantener tiendas y que necesitan un sistema de logística eficiente para satisfacer las necesidades de sus clientes.

En este contexto, surge una serie de aplicaciones específicas para cada área del proceso, como son las soluciones de tracking, proof of delivery o todas las relacionadas con la entrega de última milla; sin embargo, se mantienen las deficiencias en los procesos internos.

Como indica el ejecutivo de Unigis, “las empresas están evolucionando y es así como apuntaron inicialmente a la implementación de soluciones WMS (Warehouse Management System), y lo que también están mirando son soluciones de última milla, pero, por lo menos desde nuestra mirada, no es una visión tan correcta, porque están trackeando y validando procesos que no nacen optimizados. A mi juicio, el punto de partida son los optimizadores o planificadores de rutas”.

Por su parte, Andrés Cuevas, Gerente de Negocios Estratégicos de STG Chile, explica que, especialmente las bodegas o centros de distribución, deben estar siempre pendientes de medir sus indicadores principales o KPI, para determinar sus avances.

“En este sentido, la planilla de cálculo obliga al operario a estar en puestos fijos, eliminando la movilidad. No obstante, hoy en día todo se hace a través de terminales móviles comunicados con el WMS, y el ERP tiene la información en línea. Muchos retailers abren y abren tiendas, pero el problema está en la entrega, en la última milla, en la satisfacción del cliente. Tienes cobertura de venta, pero no tienes capacidad de entrega, y estas soluciones eliminan tanto los papeles como las planillas de cálculo”, asegura el ejecutivo de STG Chile.

“Dado este boom del e-commerce, hoy en día las empresas sí le dan la importancia que tiene un centro de distribución o una bodega. Antiguamente eran el patio trasero de la compañía, donde además de los productos que vendían, mandaban allí todo lo que no servía. Hoy eso no ocurre: la bodega está profesionalizada, invierten en racks, en mecanizado y en sistemas, pero todo empujado por el tema del e-commerce”, comenta Luis Santander, Gerente de Consultoría de Valgreti.

Según su opinión, gracias al auge del comercio electrónico, las empresas han visto que los clientes sí están dispuestos a pagar más ante la promesa de una entrega en tiempos más acotados, y es esta experiencia del cliente y su satisfacción la que empuja la adopción de tecnologías.

Sebastián Ojeda, CEO de Beetrack, tiene una opinión similar y explica el auge de las soluciones tecnológicas de logística en el retail: “Yo creo que el B2C está siendo mucho más amplio, cuesta mucho más fidelizar a los clientes y es más exigente que el B2B. El B2B es una relación que se basa en contratos, mientras que el B2C no tiene esa amarra. El hecho de que un cliente sea mucho más exigente te obliga a estar innovando permanentemente; en ese sentido el retail está muy presionado para adoptar tecnologías”.


La resistencia al cambio

Aunque la industria minera tiene características muy distintas al retail -por ejemplo, las aplicaciones de última milla no aplican-, los problemas en el área logística son muy similares, e incluso peores, según afirma Patricio Rojas, CEO & Co-Founder de Antara, un software centrado en proporcionar visibilidad y trazabilidad a las empresas mineras.

“Estas empresas, que son gigantescas, administran muchas cosas en Excel que, si bien es muy útil, no está hecho para esto. La cadena de valor en la minería está llena de tecnología muy cara, de alta sofisticación, principalmente extranjera; pero cuando el producto ya tiene su mayor valor, es decir, cuando está listo para ser vendido, el proceso se maneja en Excel y en papel”, explica Patricio Rojas.

El profesional añade que “es por eso por lo que nosotros tenemos cabida y nos está yendo bien, pero es ridículo que grupos gigantescos, con presupuestos enormes, hagan eso. En un levantamiento para una empresa detectamos 178 a 180 planillas Excel en sus procesos, lo que es un indicio de que allí nadie trabaja, todo el mundo está digitando, haciendo gráficos, copiando, pero nadie está haciendo gestión”.

A su juicio, la ausencia de soluciones innovadoras que eliminen este tipo de procesos manuales en la minería es el resultado de la alta competitividad en dicha industria. “En minería hay 50 personas esperando por entrar a un puesto, por lo que cualquier innovación trae consigo el temor de perder tu puesto de trabajo. En minería, si me pongo a innovar pierdo, entonces ya nadie lo hace”.

A nivel más general, efectivamente, las áreas operativas de las empresas, no solo las mineras, muestran mucha más resistencia a las nuevas soluciones, principalmente por el temor a que sus puestos sean reemplazados por la tecnología.

“Cuando implementas tecnología las empresas saben que vas a tocar diferentes áreas de sus operaciones, entonces tenemos que, para los transportistas, hay un miedo o rechazo a ser controlados, y, para los planificadores, el miedo a ser reemplazado”, indica Adriana Abad, Analista de Marketing de SimpliRoute.

La ejecutiva añade que “si bien la tecnología puede automatizar ciertos aspectos que se venían trabajando de cierta forma, también genera nuevas oportunidades laborales que antes no existían, y por los próximos 5 años eso va a seguir así”.

De acuerdo con Luis Santander, la mirada que tenga la empresa que está adquiriendo la tecnología o la solución es clave para abordar el temor de los trabajadores. “Hay empresas que derechamente dicen ‘yo quiero comprar este sistema para ahorrar costo y gente’. Pero, hay otras que quieren incorporar tecnología para estar preparadas cuando venga el boom, de manera que, con las mismas personas con las que cuentan hoy, capacitadas con un buen software, puedan ser capaces de producir más”, afirma.


¿Por dónde se debe comenzar?

Según Víctor Hugo Contreras, Gerente General de Ideum Group, lo primero que una empresa debe hacer cuando busca incorporar tecnología a sus operaciones es un levantamiento de procesos, ya que muchas veces el desorden en las bodegas es tal que hasta la solución más sofisticada no tendría un mayor impacto en las operaciones. “Como proveedores de soluciones, tenemos que ser profesionales y decirle al cliente cuando está equivocado, ya que nuestra misión es ayudarlo”, indica el profesional.

La misma opinión comparte Andrés Cuevas, para quien es importante que el proveedor vaya muy de la mano con el potencial cliente. “En una oportunidad le dije a un cliente que quería un WMS que me mostrara lo que tenía, y cuando vi lo caótica que era su bodega le dije: ‘por más dinero que inviertas en el mejor software de WMS, tus problemas no van a cambiar’. Esto debe partir por evaluar qué es lo que hay en la bodega, cómo mejorar los procesos, las personas, las maquinarias y, después de eso, ver un WMS”, explica.

Por otra parte, el diseño del proyecto de implementación tecnológica también es una etapa crucial para el éxito o fracaso. Un ejemplo de problemas relacionados con el diseño del proyecto es el que relata Adriana Abad. “Me pasó con una empresa muy grande que quería implementar un software, pero con excesivos cambios antes de partir. Esto se trata de una transformación y a su vez de una transición. Entonces, el querer implementar todo al mismo tiempo también puede llevar al fracaso. La idea es empezar a implementar de a poco y luego llevarlo a escala”, comenta la ejecutiva.

Adicionalmente, Víctor Hugo Contreras recomienda a las empresas que buscan adoptar tecnologías de logística trabajar con buenos consultores. “Si tienes buenos consultores, tu proyecto va a arribar en el tiempo y bien”, explica.

Finalmente, la recomendación de Alan Marín aborda el compromiso de la empresa en general y no solo del área logística. “No cabe duda de que un consultor o una buena empresa de consultoría ayudan, pero si no hay un compromiso dentro de la empresa, y si no hay un buen equipo a la cabeza del proyecto, este va a fracasar. Es un tema de involucramiento. Cuando vemos organizaciones involucradas, que tienen la garra, el tesón y están involucradas y quieren luchar por la adopción de tecnología, eso casi garantiza el éxito del proyecto”.

Septiembre 2019
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
SOFTWARE LOGÍSTICO: Cuando la bodega se convierte en el core del negocio
SISTEMAS DE ALMACENAJE: Un mercado que avanza y se regula
Logística con ojos de mujer
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.