Inicio
Facebook
Twitter
Miércoles 18 de Julio de 2018         •         Dólar= $654,64         •         UF=$27.191,08         •         UTM=$47.538

GESTIÓN DE LA CADENA DE SUMINISTROS
Del 1PL al 5PL
Por Alexander Czischke L., Ingeniero Civil Industrial y Diplomado en Transporte de la Pontificia Universidad Católica de Chile.
En diversas empresas, la responsabilidad de la ejecución y gestión de algunas actividades logísticas recae en compañías especializadas. En la actualidad, esta tendencia ya ha llevado a algunas organizaciones a confiar el diseño y desarrollo de sus cadenas de suministro en operadores que se hacen cargo de toda la operación y administración de la misma.
Alexander Czischke L.

La administración y gestión de la cadena de suministros implica múltiples funciones, entre las que destacan: abastecimiento, transporte, almacenaje y preparación de pedidos, control de stocks, logística de reversa, actividades de valor agregado a los productos, entre otras. Todas estas actividades se han ido convirtiendo en estratégicas para las compañías, dado que el éxito del negocio depende cada vez más del correcto funcionamiento de su cadena de suministros.

En este contexto, las áreas de Supply Chain & Logística están abocadas a diseñar cadenas de suministros que les permitan cumplir con los objetivos del negocio y estándares de la industria en la que se encuentran insertas. A modo de ejemplo, en la industria del retail y consumo masivo, el foco está puesto en el desarrollo del e-commerce, en el que resultan claves aspectos como tiempos de respuesta, exactitud de las entregas, ventanas horarias y omnicanalidad. En tanto, para la minería, son fundamentales la seguridad y el aprovisionamiento de materiales críticos para la continuidad operacional, mientras que en la industria farmacéutica, las exigencias están en el cuidado y la preservación del producto, así como disponer de trazabilidad a lo largo de toda la cadena.

Para cumplir con estos desafíos, existen diversos modelos que implican la externalización de algunas (o todas las) funciones logísticas, con la que se busca optimizar costos, evitar inversiones, focalizarse en el negocio propio, mejorar los niveles de servicio y de flexibilidad operativa, entre otros objetivos. Ahora bien, un aspecto clave a la hora de externalizar la logística es definir dicho grado de tercerización, lo que nos lleva a evaluar los modelos 1PL, 2PL, 3PL, 4PL, incluso hasta el 5PL.


1PL y 2PL

Se considera un modelo 1PL, cuando la empresa administra directamente todas sus operaciones logísticas, para las que debe disponer de todos los recursos necesarios (personal, sistemas, bodegas, camiones y equipos de movimientos de carga, entre otros).

En el caso del modelo 2PL, la empresa externaliza un servicio básico (como el transporte o el almacenaje) a un proveedor de servicios logísticos (LSP, del inglés “Logistics Service Provider”), pero mantiene siempre la gestión y control de la operación. Estos servicios son generalmente estándares (por ejemplo, transporte aéreo, marítimo o terrestre por tramos) y no requieren de un diseño a la medida por parte del proveedor logístico.


3PL y Lead Logistics Provider (LLP)

Los operadores 3PL prestan una amplia gama de servicios logísticos, entre los que sobresalen el transporte de entrada, la operación de centros de distribución, el control de stocks, los servicios de valor agregado, el transporte de salida, la logística reversa, entre otros. En este caso, la empresa contratante cede parte importante de la gestión y ejecución de las operaciones al 3PL, y se concentra en controlar el cumplimiento de los SLAs (del inglés “Service Level Agreements” o acuerdos de nivel de servicio) convenidos en el contrato, en la mejora continua de las operaciones, y en la planificación y gestión de la cadena de suministros en su conjunto.

Para prestar los servicios 3PL, el operador logístico tiene que ser capaz de desarrollar un servicio “a la medida” que cumpla con los requerimientos específicos de cada cliente, para lo que debe considerar aspectos como procesos, sistemas (WMS, TMS, etc.), infraestructura (bodegas, layout, sistemas de almacenaje), equipos (grúas, transportes, etc.) y gestión logística (control de KPIs y mejora continua). Dadas las exigencias específicas de cada industria, los operadores logísticos han tendido a especializar su oferta de acuerdo a los requerimientos y estándares exigidos en cada sector. Es así como existen operadores que segmentan sus servicios de acuerdo a verticales de negocios (retail & consumo, industrial, minería & energía, pharma, química, etc.) y otros que se enfocan en algunos nichos específicos.

En este mismo sentido, están surgiendo y desarrollándose cada vez más los Lead Logistics Provider (LLP). Estos son operadores logísticos que toman una mayor importancia respecto a los demás proveedores logísticos que puede tener una empresa, pues tienen el objetivo de desarrollar un servicio “door to door”. Su misión principal es integrar los servicios de todos los proveedores logísticos y ser el responsable del cumplimiento de los SLAs comprometidos, para lo que debe disponer de procesos y sistemas que permitan integrar las operaciones, dar visibilidad y trazabilidad a lo largo de la cadena y ser el único canal de comunicación entre la empresa contratante y sus proveedores logísticos.


4PL y las nuevas tendencias

El modelo 4PL considera que la empresa externaliza el diseño, implementación, control y gestión de toda su cadena de suministros. De este modo, el 4PL tiene como primera misión diseñar la cadena de suministros que permita cumplir con las exigencias del negocio de la empresa contratante y luego contratar a operadores logísticos (3PL) para ejecutar los servicios en cada eslabón que la componen.

La principal diferencia entre los modelos 4PL y 3PL es que en el primero lo que se terceriza es el proceso logístico, mientras que en el segundo, son las funciones asociadas a dicho proceso. Por esto, una de las características esenciales del 4PL es su neutralidad respecto a la ejecución de estas operaciones logísticas, implicando que en ningún caso, realiza en forma directa actividades como transporte, operación de CDs o servicios de valor agregado.

Para desempeñar estas funciones, los 4PL disponen de herramientas tecnológicas relacionadas con la planificación y optimización de la cadena de suministros, tales como Demand Planning, Supply Planning, Supply Chain Design, entre otras. Además, las operaciones se controlan y administran a través de una “torre de control”, la que permite tener una visibilidad y trazabilidad completa de la cadena de suministros.


5PL: hacia el futuro

Las nuevas tendencias de economía colaborativa y de redes, están llevado a que se comiencen a desarrollar los denominados 5PL. Este modelo apunta a gestionar múltiples cadenas de suministro con el objetivo de lograr una escala que les permita disponer de menores costos debido a los mayores volúmenes; mejores niveles de servicio al aumentar las frecuencias, y mayores eficiencias medioambientales, disminuyendo la huella de carbono.

Para esto, los 5PL deben gestionar verdaderas alianzas estratégicas con los operadores 3PL y 4PL, y disponer de sistemas basados en nuevas tecnologías como Blockchain y Big Data, entre muchas otras, lo que representa un tremendo desafío al que deberemos estar atentos a su desarrollo.

Abril 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.clwww.revistahsec.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.