Inicio
Facebook
Twitter
Viernes 14 de Diciembre de 2018         •         Dólar= $684,91         •         UF=$27.565,79         •         UTM=$48.353

LA INDUSTRIA LOGÍSTICA EN 2018
¿Qué podemos esperar para este año?

Tras un 2017 “lento”, se espera que el nuevo año traiga consigo una reactivación de varios sectores económicos, y con ella, un mayor crecimiento de la industria logística. Sin embargo, cabe preguntarse si estamos preparados para aprovechar este aumento en la actividad. Algunos miembros de nuestro Comité Editorial nos entregan su visión de lo que fue el año pasado y de cómo podemos enfrentar 2018.

No cabe duda de que 2017 no será recordado como un año de gran movimiento para la Logística nacional, industria que generalmente sigue los vaivenes de la economía interna. En este sentido, se espera que durante este año se produzca un repunte en las inversiones y un crecimiento en la actividad económica.

Para Patricio Lira, Socio Fundador de KP Ingeniería Logística, “2017 no estuvo marcado por las grandes inversiones y necesidades en el ámbito logístico, porque las empresas estaban a la expectativa de lo que sucedería con las elecciones, por lo que finalmente optaron por una reducción y optimización de sus procesos”. Coincidiendo con lo anterior, Rodrigo González, Gerente General de Imolog, explica que el año pasado estuvo marcado por la “búsqueda de eficiencia en los procesos, tanto en la eliminación de costos innecesarios, como en la disminución del uso de recursos”. El ejecutivo agrega que “el tema laboral también fue importante este año; en una industria tan intensiva en mano de obra esto se transformó en un tema muy relevante”. Carolina Vera, Directora Senior de Miebach, aclara que “a nivel de proyectos de implementación, 2017 no se comportó como esperábamos, pues si bien en parte se dio, la inversión no se limitó y varios proyectos de este tipo siguieron su curso”. En esta línea, agrega que el foco durante el año pasado fue “comprender e integrar las cadenas logísticas de las empresas. Estas han comprendido la necesidad de invertir en herramientas más poderosas que las ayuden a incorporar todos los eslabones de la cadena con un mismo fin”.

Patricio Lira, Socio Fundador de KP Ingeniería Logística.
Rodrigo González, Gerente General de Imolog.
Carolina Vera, Directora Senior de Miebach.
Rodolfo Torres-Rabello, Consultor Internacional en Logística y Supply Chain Management.

A juicio de Rodolfo Torres-Rabello, Consultor Internacional en Logística y Supply Chain Management, no se ha avanzado en la relación entre empresas, clientes y operadores logísticos (3PL). “Las primeras compran precio, a través de contratos ‘leoninos’ redactados por abogados, no por logísticos. Los segundos están obligados a reducir al mínimo sus costos y a restringir sus inversiones en tecnología. Un contrato de tres años es insuficiente para que un 3PL invierta en un almacén automatizado o en tecnologías disruptivas”, sostiene.

Para estos expertos, otros elementos en los que falta avanzar son Legislación (“al parecer, los políticos, cuando escuchan hablar de transporte, piensan en transporte de pasajeros, no en el transporte de carga”, dice Torres-Rabello), y en muchas empresas, los problemas del “día a día”: los quiebres de stock, las diferencias de inventarios, los bajos niveles de servicio y los largos lead-times.


Lo que trae 2018

Para Torres-Rabello, los cambios en los hábitos de compra de los consumidores se consolidarán durante este año. “El comercio electrónico está creciendo a tasas de dos dígitos, lo que implicó que miles de tiendas tradicionales en EE.UU. se vieran obligadas a cerrar durante 2017. Además, empresas de e-commerce, como Amazon, han demostrado tener cadenas de suministro innovadoras y ágiles, capaces de entregar productos ‘puerta a puerta’ con lead times sorprendentemente bajos. Esto no es sencillo ni barato, pero hasta el momento los accionistas han premiado más el crecimiento que las rentabilidades de Amazon y de este tipo de organizaciones”, indica.

Por su parte, Carolina Vera coincide con que “este podría ser un año de cambios sistémicos y tecnológicos dentro de las empresas”, y puntualiza en que estas se están encontrando cada día con un consumidor más exigente, donde las ventanas horarias de despacho y los niveles de servicios esperados son fuertes desafíos para la operación y distribución. “Esto, sin aumentar considerablemente los precios. Desarrollar una buena logística de la última milla será clave”, asevera. “El acceso a una gran oferta internacional a bajos costos es una fuerte competencia en el caso del retail, donde diferenciarse en los puntos anteriores será una necesidad”.

Para Torres-Rabello, otra tendencia que se manifestará con fuerza en 2018 es la incorporación intensiva de tecnología, que poco a poco va cubriendo el mapa de las cadenas de suministro. “La tecnología ha irrumpido dramáticamente, cambiando los modelos de negocio de diversas industrias. En las cadenas de suministro, los cambios disruptivos aún no ocurren, pero el tsunami de tecnología viene y es imparable. Ya tenemos camiones autónomos en minería, drones, robots, y pronto tendremos inteligencia artificial, realidad aumentada, impresión 3D y otras tecnologías que llevarán a cambiar la forma cómo estamos haciendo el abastecimiento, la producción y la logística”, predice.

En términos de infraestructura, Gonzá- lez ve la necesidad de “recuperar la senda de implementación de nuevos proyectos, centros de almacenamiento, centros de transferencia, carreteras, puertos y aeropuertos”. “Creo que en 2018 habrá un repunte económico que permitirá darle una mejor utilización a la capacidad instalada que hoy se ve algo subutilizada. Eso seguramente incrementará en algo los costos logísticos para tender a estabilizarse en un mediano plazo”, pronostica.

Respecto de la industria de almacenaje de sustancias peligrosas, este fue un año marcado por la entrada en vigencia del nuevo decreto que regula esta actividad (DS 43), el cual está en práctica desde los últimos meses de 2016. “Esto sin duda generó un movimiento importante de empresas en búsqueda de enmarcar sus operaciones dentro de la nueva normativa, pero evidentemente, el efecto de este proceso se vio aminorado por el desaceleramiento económico, lo que tendió a suavizar el efecto del cambio normativo”, observa González. “Para este 2018, se espera una mayor fiscalización del cumplimiento de la nueva norma, lo que sumado a un mayor crecimiento económico (sobre todo, de las industrias manufacturera y minera) debiese darle un importante impulso a esta industria de nicho dentro de los operadores logísticos”.

Otro desafío para 2018 –según Lira- es profesionalizar la industria e invertir la pirámide de importancia. “Las empresas que reconocen una logística comercial como uno de sus pilares, tienden a resolver sus problemas de stock, disponibilidad, ventas, margen, etc.”, ejemplifica. “Para este año, pienso que habrá una reactivación de la economía, con mayores inversiones nacionales y extranjeras, lo que traerá como consecuencia un aumento en el consumo. Esto significa muchas más piezas que deben ser movidas y controladas y, por consiguiente, un mayor crecimiento en el aspecto logístico”, adelanta.

En tanto, Carolina Vera previene que “aquellas organizaciones que no han sabido mirar más allá del desaceleramiento económico, podrían encontrarse, una vez que esto mejore, con una logística que no esté preparada para fuertes crecimientos. Muy por el contrario, aquellas que han aprovechado las circunstancias y tienen la espalda económica para desarrollar buenos proyectos, tendrán una ventaja competitiva cuando esto ocurra”.

Enero 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embconstruccion.clwww.revistahsec.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
8 Editora Microbyte Ltda.