Inicio
Facebook
Twitter
Domingo 24 de Junio de 2018         •         Dólar= $637,82         •         UF=$27.142,50         •         UTM=$47.538

La industria marítima de Chile
se consolida como referente global
Por Tomás Pablo Roa, Presidente Ejecutivo de Wolf y Pablo Consultores, S.L. / info@wolfypablo.com
El transporte marítimo es uno de los sectores chilenos que más transformaciones ha experimentado como consecuencia de su apertura e integración al comercio planetario a través de la firma de una veintena de tratados de libre comercio, en los cuales participan naciones que en su conjunto representan un porcentaje cercano al 90% del Producto Interno Bruto.

Los intercambios comerciales de Chile con el exterior se vuelven a acercar a los 150.000 millones de dólares, teniendo en la vía marítima el principal vehículo de envíos y recepción de mercancías: alcanza un 90% del total de lo desplazado en ambos sentidos.

La mayoría de estos tránsitos se hacen con naciones del hemisferio norte, lo que obliga a los actores locales a ser cada vez más eficientes en todo lo relacionado con la conectividad, ya que finalmente su buen hacer repercute de modo significativo en la reducción de los costos. Tal es la importancia atribuida a estas mejoras que una reducción de un 1% en el precio del transporte facilita elevar en más de un 4% las exportaciones.

De ahí las permanentes metamorfosis realizadas en los últimos 20 o 30 años tanto en las infraestructuras portuarias como en los servicios y gestión logística, o directamente en las compañías navieras. A los puertos de Chile pronto se añadirá el Puerto de Gran Escala de San Antonio. Se trata de una inversión de 2.000 millones de dólares destinados a la construcción de un megapuerto con dos muelles de 3.600 metros, un dique de 3.700 metros, 90 hectáreas de explanadas, zona de parqueo para camiones, conexión ferroviaria y carretera; todo ello permitiría la manipulación de 6 millones de TEU por año.


Conectado con el mundo

Chile tampoco es ajeno a las Cadenas Globales de Valor (CGV) promovidas por grandes compañías que persiguen abaratar costos de producción externalizando algunas de las fases de sus procesos productivos (investigación y desarrollo, diseño, fabricación, distribución, servicios posventa) encargando su ejecución a otras firmas. Esto es debido a los avances tecnológicos y, cómo no, a los constantes cambios habidos en la industria del transporte. Se afirma que un 50% del negocio internacional está vinculado a CGV; circulan varios trabajos que demuestran una favorable afinidad entre una logística eficiente y expedita y el crecimiento de las compraventas internacionales.

Las dos mayores navieras chilenas, Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV) y la Compañía Chilena de Navegación Interoceánica (CCNI), no se han quedado atrás, y han conseguido acuerdos de fusión y compraventa con firmas alemanas en sus negocios de portacontenedores. CSAV se fusionó con Hapag-Lloyd en 2014, quedándose con un 31,6% de la sociedad fusionada. Los otros accionistas de referencia son la Ciudad de Hamburgo y Kühne Maritime. En junio de este año Hapag Lloyd, se fusionó con United Arab Shipping Company (UASC), convirtiéndose así en la quinta naviera más grande del mundo. La empresa combinada tendrá una capacidad total de movilización de carga de 1,6 millones de TEU y volú- menes transportados al año de alrededor de 10 millones de TEU. La CSAV se quedará con un 25% en esta nueva fusión.

En cuanto al acuerdo de compraventa entre CCNI y Hamburg Süd, que se concretó en 2015 por 160 millones de dólares, Hamburg Süd figura después de esta adquisición en el décimo puesto del mercado naviero global con un total de algo más de 600.000 de TEU de capacidad. Esta operación no significó que el grupo Urenda se retirara del negocio, sino que solo dejará de operar en el ámbito internacional de contenedores.

Otro es Ultranav, la división naviera del grupo Ultramar, más conocido a nivel masivo por sus operaciones de puertos como el terminal TPS en Valparaíso. Ultranav hoy opera 180 barcos, cerca de 60 de ellos de su propiedad.

Una de las tareas de Chile es continuar impulsando su cometido logístico obteniendo la conectividad y competitividad que demanda un país incorporado a los mercados globales, adaptándose, también, a las mutaciones e innovaciones habidas en el tráfico oceánico.

Enero 2018
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.clwww.revistahsec.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.