Inicio
Facebook
Twitter
Lunes 29 de Mayo de 2017         •         Dólar= $669,98         •         UF=$26.627,55         •         UTM=$46.647

VEHÍCULOS DE SOPORTE
Ideales para los diferentes
tipos de operaciones de carga y traslado

Los vehículos de soporte cumplen hoy un rol muy importante en las operaciones de transporte y logística, desde el movimiento de personal de apoyo, como supervisores o prevencionistas o transporte de carga, hasta la provisión de asistencia técnica en ruta. Cada funcionalidad requiere de características especiales en los vehículos utilizados. Analizaremos los diferentes tipos de vehículos para entender la mejor utilización de cada uno de ellos.

Existen diferentes tipos de vehículos para el soporte de operaciones de transporte en terreno, los que han sido diseñados para resolver situaciones específicas.

La camioneta tipo pick-up, con cabina simple o doble, es un vehículo con su zona de carga abierta, que habitualmente posee una capacidad de carga de entre 1 y 2 toneladas. Estas características la hacen especialmente apta para el movimiento de trabajadores o de personal de supervisión de manera segura y confortable, pero también le permiten trasladar productos de gran tamaño, como neumáticos u otros tipos de repuestos, entre diferentes bases de transporte o incluso hacia algún punto en la ruta donde sea necesario acercar estos insumos.

Por otro lado, es un vehículo adaptable a diferentes tipos de terreno, sobre todo en su versión 4x4. Hoy en día ya se comercializan versiones completamente adaptadas para su funcionamiento dentro de faenas mineras, contando con todo el equipamiento necesario (barra antivuelco internas y externas, pértiga, baliza y otros requerimientos). Esta capacidad de adaptación a terrenos difíciles no le genera una falta de adaptación a la ruta, por lo que también puede ser utilizada para realizar seguimientos durante el viaje o controles en puntos específicos del camino. Sin embargo, si el vehículo solo será utilizado para este tipo de tareas se recomienda incorporar la versión 4x2 o de tracción simple, considerando los costos de mantenimiento y el consumo del motor.

Asimismo, con características cada vez más enfocadas en el confort, es también una opción viable para el personal de áreas comerciales o de gestión de ventas, que en algunos casos deben acudir a puntos de complejo acceso. Incluso, muchos de estos usuarios destacan su diseño y presencia como una ventaja de imagen ante potenciales clientes, sobre todo en empresas de servicios logísticos o de transportes de carga, así como también de productos y servicios asociados.

La principal desventaja de este tipo de vehículos es su incorrecta utilización, ya que en muchos casos, no se aprovecha su doble tracción o suspensión reforzada, por lo que los usuarios deben tomar en cuenta que para aplicaciones específicas de ruta o incluso de trabajo urbano, existen otros formatos de vehículos que pueden ser mucho más convenientes, sobre todo en cuanto a costos de mantenimiento y rendimiento diario del combustible.

El análisis al momento de adquirir un vehículo de este tipo no debe estar únicamente relacionado con la presencia o la máxima capacidad de este, sino también con aquellos usos que efectivamente se le darán a lo largo de su vida útil. También, es importante cerciorarse de que los usuarios que lo conducirán estén debidamente capacitados para este fin, y que se manejen en aspectos tales como el control de la suspensión trasera sin carga o el manejo de la doble tracción. De no estar correctamente capacitados, accidentes o daños al vehículo pueden suceder con facilidad.


La versatilidad de los furgones

Los vehículos de tipo furgón han sido, en los últimos 20 a 30 años, uno de los grandes éxitos de las automotrices a nivel mundial. Su versatilidad le permite prestar servicios en distintos tipos de operaciones o faenas.

Su principal aplicación en operaciones de transporte tiene que ver con actividades de asistencia en ruta o incluso de movimiento de trabajadores y equipos entre diferentes lugares de operación; especialmente, para el traslado de equipos de alto valor, los que es preferible no queden expuestos en camionetas pick-up, pues podrían quedar comprometidos a condiciones de clima adversas o incluso a hurtos. En ese sentido, los furgones permiten la protección de estos productos al ser transportados en un espacio cerrado.

Adicionalmente, este tipo de vehículos tienen la particularidad de generar configuraciones especiales en su furgón de carga para el movimiento de insumos o herramientas, necesarios para la realización de los trabajos del personal que los utilice, como repisas internas o compartimentos aislados para documentación. En este sentido, proporcionan una gran utilidad para el personal de asistencia en ruta y, dependiendo del tipo de vehículos a atender, se pueden utilizar furgones de asistencia de mayor o menor tamaño. También, es fuertemente utilizado en operaciones de distribución de productos de tipo paquetería, (de pequeño tamaño), tomando en cuenta su capacidad de adaptarse al tránsito urbano.

Además, alguna de las presentaciones de los furgones permite el traslado de pasajeros, incluso hasta con cinco asientos y un confort mínimo para transportarlos en viajes cortos. Esto permite contar con una zona de carga cerrada y con otra zona de pasajeros. Habitualmente, la zona de pasajeros es removible, permitiendo establecer una mayor capacidad y dándole versatilidad al vehículo.

Finalmente, al considerar las opciones de adquisición de este vehículo, es importante, al igual que en el caso de las camionetas, tener claro el nivel de utilización que este tendrá, ya que si es bajo o esporádico, la mejor opción es el Leasing Operativo, delegando en el operador del leasing todos los aspectos de mantenimiento y garantía del vehículo. Si bien este tipo de leasing no permite la adquisición del vehículo al finalizar el contrato del mismo, sí asegura por completo la disponibilidad de este, entregando los aspectos técnicos de cuidado y reparación del mismo a empresas especializadas en ello. Este tipo de financiamiento permite evitar la carga financiera para la empresa, rebajar rápidamente el costo del vehículo en caso de que se requiera por dificultades del negocio y, por sobre todo, asegurar la disponibilidad de este.

Para el caso de empresas de transporte o de operaciones logísticas en general, es habitual que cuenten con servicios de mantenimiento interno que les permiten asegurar un buen costo del mismo; a su vez, la incorporación del vehículo no está atada necesariamente a un negocio en particular, sino que a una serie de operaciones diferentes que son necesarias de abarcar. Para este tipo de situaciones, el financiamiento a través del leasing financiero es una ventaja considerando que el vehículo puede ser adquirido al final del contrato de arrendamiento, utilizando su valor residual para la adquisición de un nuevo vehículo de soporte.

Finalmente, la compra directa solo se recomienda cuando se cuenta con un flujo de dinero en efectivo que, en caso de depósito o inversión, asegure un rendimiento menor a la tasa de interés del leasing u otro método de financiamiento. Sin embargo, considerando las tasas actuales de interés, esta modalidad es poco atractiva.




Por Diego Bozzano, Consultor en Logística y Transporte. Diplomado en Gestión de Operaciones y Logística, IEDE Escuela Española de Negocios (2011). Diplomado en Logística Estratégica Universidad de Chile (2012). Profesor Auxiliar Duoc UC en las carreras Comercio Internacional e Ingeniería en Gestión Logística.

diego@dbozzano.cl
Marzo 2017
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clwww.electroindustria.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.embconstruccion.clwww.revistahsec.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.