Lunes 23 de Mayo de 2022       •      Dólar= $831,69      •      UF=$32.562,50       •      UTM=$55.537

Seguridad en Ruta, el resultado de un Plan Integral de Trabajo

La seguridad en ruta para las operaciones de transporte, abarca una serie de procesos de trabajo que van más allá de la salida del vehículo al tránsito. El trabajo con los conductores, vehículos, jornadas y turnos de trabajo, Planes de Seguridad, Organización y Servicio al Cliente, influyen sobre la situación de seguridad en la ruta. En esta columna revisaremos cómo lo hacen.
Diego Bozzano.

Aquellos que trabajamos en el ambiente del Transporte Carretero de Carga (TCC), sabemos que al momento de analizar un accidente, sobre todo cuando lamentablemente ha habido personas heridas, encontramos muchas situaciones que podrían ser trabajadas de mejor manera, y nos lamentamos por no haberlas analizado y gestionado antes. La salida a la carretera de un vehículo de carga, es la finalización de un proceso de trabajo que debe permitir ejecutar el viaje de la mejor manera posible. Ese proceso tiene varias etapas y se debe trabajar cada una de ellas.

La gestión del Conductor Profesional es sin duda una de las más importantes, ya que este es la única persona involucrada directamente en la ejecución del viaje, por lo que su preparación y disposición es crítica. La gestión del Conductor Profesional comienza desde el Proceso de Selección y Reclutamiento por parte de la empresa transportista o de distribución, la que debe contar con los procedimientos claros y filtros necesarios que certifiquen que el conductor tiene las competencias y experiencia requeridas. Sin embargo, este proceso es solo el inicio, ya que posteriormente se debe trabajar en la capacitación constante del conductor, haciendo énfasis en los sistemas y procedimientos de seguridad de la empresa, y asegurando que este cumpla a la perfección con su principal función: conducir. El conductor además debe conocer su máquina, operarla de manera correcta y tener la capacidad de informar cuando exista alguna falla en el vehículo. La gestión del Conductor debe ser constante, se le deben entregar Informes de Gestión y reforzar la capacitación sobre sus vicios y virtudes al momento de conducir, enfocándose en la seguridad además del rendimiento operacional.

El otro punto clave al momento de gestionar la seguridad en la ruta es el estado del vehículo. En ese sentido se hace necesario tener Planes de Mantenimiento Preventivo. Asimismo conocer el tipo de operación que realizará el vehículo es fundamental al momento de su selección, ya que se puede asegurar los requerimientos mínimos para su buen desempeño.

Finalmente, deben existir Planes de Contingencia para detenciones en ruta; más allá de la gestión de un accidente, debe haber un Plan de Contingencia para fallas mecánicas, que busque las opciones más rápidas para la recuperación de la operatividad del vehículo.

Como ya lo hemos mencionado en otra columna, la gestión del Plan de Viaje es uno de los pilares de la Seguridad en Ruta. El Plan de Viaje debe entregarle al conductor información clara sobre las rutas a utilizar, los lugares de descanso habilitados y aquellos no habilitados, los promedios de velocidad y tiempos aproximados a demorar en cada tramo, de acuerdo con el tipo de infraestructura a utilizar (autopista, ruta, caminos, calles, etc.). La correcta planificación del viaje permitirá que se realice de una manera más fluida, ya que el conductor conocerá la ruta a utilizar y los tramos o puntos que presentan mayor riesgo para la seguridad. Adicionalmente, el Plan de Viaje colabora con la planificación de la jornada de trabajo, asegurando que esta se cumpla de acuerdo con la ley vigente. Deben agregarse a esta planificación los Sistemas de Gestión que entreguen información sobre modificaciones al Plan de Viaje, ojalá en tiempo real.

El Área de Salud, Seguridad y Medio Ambiente (SSMA) es importante en cualquier empresa, pero cuando hablamos de Operaciones de Transporte su importancia se hace aún más fuerte. La gestión de Seguridad tiene que ver no solo con aspectos documentales o de cumplimiento de la ley, sino también con la gestión de cómo se opera. Un Conductor Profesional que conduzca su vehículo siguiendo las técnicas de manejo defensivo asegura un mejor rendimiento de este, tanto en su rendimiento kilómetro por litro de combustible, como en el mantenimiento, ya que colabora con una conducción más suave y prudente. Para esto debemos trabajar sobre aspectos que permitan que el conductor opere su máquina tranquilo, entregándole la confianza y el entrenamiento necesario para que realice sus descansos de manera óptima, brindándole espacios sobre la ruta para su correcta alimentación y asegurando la disponibilidad de los insumos necesarios para realizar el viaje, tanto desde los Elementos de Protección Personal como la disponibilidad de Combustible.

La organización de la empresa debe apoyar la gestión de la Seguridad en Ruta, entregándole un soporte permanente al conductor.

Este soporte tiene que contar con tres aristas: Supervisión Operativa, Supervisión de SSMA y Supervisión de Gestión; por lo cual toda organización de transporte de carga debe estar apoyada por un Supervisor de Operaciones que tenga la capacidad de gestionar en terreno, junto con un Prevencionista de Riesgos, el análisis de las posibles contingencias y colaborar con los cambios en los planes de viaje o de seguridad en ruta. Por último, siempre es óptimo contar con un soporte telefónico que pueda apoyar al conductor y un Sistema de Monitoreo de Flota o Centro de Control de Operaciones.

Los clientes también pueden colaborar con la gestión sobre la Seguridad en Ruta, ya que son los que permiten que la descarga se realice en tiempo y forma, asegurando las condiciones para esta, como: el espacio para que el vehículo ingrese al lugar de descarga; la capacidad de recepción para el pedido que se está entregando; personal autorizado para recibir la entrega; y la comunicación constante con la empresa transportista. En este punto es importante destacar que esta comunicación se debe realizar sin la intervención del conductor. Es muy habitual que conductor y cliente intercambien datos telefónicos con el objetivo sano de mantenerse comunicados durante las entregas, sin embargo, esta situación muchas veces termina generando presiones sobre los tiempos y la performance del conductor, lo que puede llevar a que este conduzca de manera inadecuada solo para poder cumplir con las expectativas del cliente. Debemos evitar esta posible situación entregándole al cliente información, como la ubicación del vehículo a tráves de GPS, o la posibilidad de comunicarse con los encargados de la operación de transporte. También se debe mantener informado, ojalá de manera automatizada, sobre el horario de salida y ETA (Tiempo Estimado de Arribo), de forma de que el mismo esté preparado para recibir al vehículo.

Finalmente está el aspecto financiero, el cual tiene muchísima relevancia tomando en cuenta la necesidad de liquidez que exigen las operaciones de transporte en nuestro país. Es muy habitual que un conductor que realiza un viaje de larga distancia deba contar con una suma de efectivo importante para el mismo, considerando la necesidad de cancelar peajes, alimentación, hospedaje y otros gastos que surgen de imprevistos. En este sentido, todo lo que se pueda realizar para evitar que el conductor deba utilizar efectivo o incluso deba preocuparse de cancelar los gastos generados por la operación, es sano y positivo. Debemos tener la capacidad de gestionar el dinero necesario para la operación lo más centralizada posible; en este sentido, en la Región Metropolitana ya contamos con peajes automatizados por completo, y se está trabajando en avanzar con el sistema TAG en algunas de las autopistas interurbanas.

La gestión del gasto de combustibles a través de Tarjetas de las Distribuidoras de Combustible también colabora en este aspecto.

Finalmente, se debe trabajar en convenios con empresas de alimentación y hospedaje, con talleres de reparación, como vulcanizaciones (de lo más habitual durante un viaje es la rotura de algún neumático) y otros tipos de talleres. Todas estas gestiones colaborarán con que el conductor no deba llevar una suma importante de dinero en sus manos y sobre todo, que no deba preocuparse sobre si cuenta con los recursos o insumos para realizarlo de manera óptima.

En resumen, podemos observar que la Seguridad en la Ruta no comienza cuando el vehículo sale al camino, sino que es un proceso que empieza con mucha anticipación y que tiene que ver con sistemas de trabajo generales dentro de la empresa de transporte o distribución.


Diego Bozzano es Consultor en Logística y Transporte. Diplomado en Gestión de Operaciones y Logística, IEDE Escuela Española de Negocios (2011). Diplomado en Logística Estratégica Universidad de Chile (2012). Profesor Auxiliar Duoc UC en las carreras Comercio Internacional e Ingeniería en Gestión Logística. diego@dbozzano.cl
Julio 2016
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Mindugar. Somos Soluciones en Transportadores Intralogísticos
Logra notables reducciones de costos, tiempos en tareas intensivas en mano de obra y reduce riesgos de lesiones, caídas o por ergonomía en la carga de bultos. www.mindugar.cl
Desayunos
PROYECTOS INMOBILIARIOS LOGÍSTICOS: ¿Qué nos depara el nuevo año?
SOFTWARE LOGÍSTICO: Cuando la bodega se convierte en el core del negocio
SISTEMAS DE ALMACENAJE: Un mercado que avanza y se regula
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.